LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Noticias Misioneras del Mundo: 18 de Octubre de 2011
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

martes, 18 de octubre de 2011

Noticias Misioneras del Mundo: 18 de Octubre de 2011

Publicado por OMPRESS

- Las OMP con las capillas del Vicariato Apostólico de Esmeraldas, Ecuador
- El DOMUND envía 100.000 dólares para la diócesis de Tsiroanomandidy, Madagascar
- Rueda de prensa del DOMUND con la presencia del Obispo de Almaty, Kazajstán
- "El DOMUND, una llamada de atención" según el cardenal arzobispo de Madrid
Image Hosted by ImageShack.us

Las OMP con las capillas del Vicariato Apostólico de Esmeraldas, Ecuador
OMPRESS-ECUADOR (17-10-11) Esmeraldas se encuentra en la costa del Pacífico, a trescientos kilómetros al noroeste de la capital de Ecuador, Quito. Este Vicariato Apostólico costero con una vegetación del color de las esmeraldas, está a cargo del obispo comboniano Mons. Eugenio Arellano, desde 1995.
Este año las Obras Misionales Pontificias, gracias al DOMUND, han enviado a este obispo, natural de Corrella, Navarra, 65.000 dólares para el sostenimiento de los misioneros y para algunos proyectos. Entre estos últimos está la reparación de 20 capillas en la zona del Alto Cayapa. Los misioneros combonianos comenzaron hace 60 años la evangelización de esta remota área a la que sólo se puede acceder por vía fluvial. Aquellos primeros misioneros recorrieron la zona construyendo capillas y formando catequistas y responsables de comunidades en cada pequeña aldea. Aquellas capillas se encuentran, después de tantos años, muy dañadas. Las aldeas son muchas, por lo que el Vicariato Apostólico ha solicitado que se ayude a las más aisladas del interior, que, por su pobreza y aislamiento, están marginadas social y políticamente.
Otro proyecto al que se hará frente será la construcción de la iglesia de Repartidero, Río Verde, una comunidad formada por colonos llegados de otras provincias buscando tierras para trabajar. Es una zona que queda aislada durante la época de lluvias. Con una población muy católica y hasta ahora con una capilla construida de palmas, la misma comunidad necesita de la nueva iglesia para que se un elemento de reunión y de integración social. Como en el caso de las capillas, se trata de financiar los materiales que no se encuentran en la zona, como los elementos metálicos de techos y canalones.



El DOMUND envía 100.000 dólares para la diócesis de Tsiroanomandidy, Madagacar
OMPRESS-MADAGASCAR (17-10-11) En 1962 llegaban a Madagascar los primeros misioneros trinitarios y se volcaban en la misión en Miarinarivo, Tsiroanomandidy y Ambatondrazaka. Los misioneros venían desde España, Italia y Canadá. De hecho, el obispo de Tsiroanomandidy es el trinitario vallisoletano Mons. Gustavo Bombín Espino.
Este año las Obras Misionales Pontificias han enviado 100.000 dólares a Tsiroanomandidy. Con esta suma destinada a los misioneros también se ha afrontado la reestructuración y ampliación de la Iglesia parroquial de “Nuestra Señora de la Asunción” de Maintirano y la de la Iglesia parroquial de Mahasolo.
El apoyo del DOMUND a esta diócesis rinde homenaje a la labor de los misioneros trinitarios en esta zona, que ha sido asombrosa, en un país de una pobreza extrema. Han construido escuelas, dispensarios, centros de acogida, residencias de ancianos, hogares para leprosos… Su labor se ha extendido incluso a algo que es muy propio de la espiritualidad trinitaria, – la redención de los cautivos, entre ellos Miguel de Cervantes – cuidando de las cárceles y los presos, a los que proporcionan medicinas y comida. Nada menos que 12 cárceles de la gran isla africana son atendidas por ellos.



Rueda de prensa del DOMUND con la presencia del obispo de Almaty, Kazajstán
OMPRESS-MADRID (17-10-11) Mañana martes 18 de octubre, a las 10,30 horas, tendrá lugar en la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias la rueda de prensa en la que se presentará la campaña del DOMUND de este año 2011, que este año lleva como lema: “Así os envío yo”.
La Jornada Mundial de las Misiones, conocida como el DOMUND, se celebrará en todo el mundo el próximo domingo día 23 de octubre.
A la presentación de dicha jornada asistirán Anastasio Gil, Director Nacional de las OMP y director del secretariado de la Comisión Episcopal de Misiones y Mons. José Luis Mumbiela, Obispo titular de la Santísima Trinidad de Almaty, Kazajstán.
Mons. Mumbiela nació el 27 de mayo de 1969 en Monzón (Huesca), y es sacerdote originario de la diócesis de Lérida. Nombrado obispo en marzo de 2011. Su consagración episcopal tuvo lugar el 8 de mayo de este mismo año.
La diócesis de Almaty tiene una extensión de 711.000 km2 en el sureste de Kazajstán, desde el mar de Aral hasta la frontera con China. Tiene una población de 6 millones de habitantes. 17 sacerdotes atienden las 7 parroquias que hay y la población católica diseminada por el territorio, que se calcula en unos 50.000.
Obras Misionales Pontificias: Fray Juan Gil, 5. Madrid. Telf/. 91 590 27 80



“El Domund, una llamada de atención”, según el cardenal arzobispo de Madrid
OMPRESS-MADRID (17-10-11) El Cardenal-Arzobispo de Madrid, Mons. Antonio Mª Rouco Varela, escribe a sus diocesanos con motivo del Domund 2011 en la que, entre otras cosas, les recuerda la necesidad de anunciar el Evangelio aquí mismo, “en nuestra diócesis, en nuestras ciudades y pueblos, hasta en nuestras propias casas.”
“Tenemos aún muy viva la memoria de la Eucaristía en Cuatro Vientos, junto al Papa Benedicto XVI, el pasado 21 de agosto. Con aquella celebración se concluía la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011, que anhelábamos con verdadera esperanza y que preparamos en nuestra diócesis con tanto esfuerzo y entrega, como entusiasmo y alegría. Pero lo sucedido en la JMJ ha superado con creces todas las expectativas, el Señor ha derramado su gracia a raudales, como una inmensa ‘cascada de luz’, en expresión del mismo Santo Padre en su primera Audiencia general tras su regreso a Castelgandolfo, de tal modo que no podemos menos que, inundados de ella, iluminar al mundo, ‘hasta los confines de la tierra’. A eso, exactamente, nos envía el Señor, y lo hace como Él fue enviado por el Padre, tal y como reza el lema de este DOMUND 2011. El mismo Benedicto XVI lo proclamó en Cuatro Vientos: ‘Queridos jóvenes, no se puede encontrar a Cristo y no darlo a conocer a los demás. Por tanto, no os guardéis a Cristo para vosotros mismos. Comunicad a los demás la alegría de vuestra fe. El mundo necesita el testimonio de vuestra fe, necesita ciertamente a Dios. Pienso que vuestra presencia aquí, jóvenes venidos de los cinco continentes, es una maravillosa prueba de la fecundidad del mandato de Cristo a la Iglesia: Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación (Mc 16, 15). También a vosotros os incumbe la extraordinaria tarea de ser discípulos y misioneros de Cristo en otras tierras y países donde hay multitud de jóvenes que aspiran a cosas más grandes y, vislumbrando en su corazón la posibilidad de valores más auténticos, no se dejan seducir por las falsas promesas de un estilo de vida sin Dios’.
A esa Misa con la que concluye la JMJ se la llama también ‘Misa del Envío’. Es la celebración con la que el Papa quiere que los jóvenes sientan el ánimo y la compañía de la Iglesia en la apasionante tarea de llevar el Evangelio, de llevar a Cristo a sus compañeros, familiares y amigos. Porque, como recuerda el mismo Benedicto XVI en su Mensaje para el DOMUND 2011, ‘todos aquellos que se han encontrado con el Señor resucitado han sentido la necesidad de anunciarlo a otros, como hicieron los dos discípulos de Emaús’ y no han dejado de hacer los discípulos de todos los tiempos, pues ‘la Iglesia existe para evangelizar’, ésa es su vocación propia; ‘su identidad más profunda’, en efecto, es ser misionera. Por eso, la Jornada Mundial de las Misiones tiene un relieve tan especial para toda la Iglesia y, de modo particular, para los jóvenes. A los que habéis participado en la JMJ del pasado agosto os reavivará, sin duda, la llamada del Papa en el rezo del Ángelus al final de la Misa de Cuatro Vientos: ‘Os invito a que deis un audaz testimonio de vida cristiana ante los demás. Así seréis fermento de nuevos cristianos y haréis que la Iglesia despunte con pujanza en el corazón de muchos’. ¡Reavivémosla todos, en nuestra Iglesia diocesana de Madrid!
El DOMUND debe ser, para todos nosotros, una llamada de atención, para que, en nuestro mundo, tan deshumanizado porque se empeña en vivir sin Dios, la luz de Cristo ilumine la vida entera de nuestros hermanos los hombres. La tarea misionera ‘no ha perdido su urgencia. Al contrario’, dice Benedicto XVI en su Mensaje: ‘No podemos quedarnos tranquilos al pensar que, después de dos mil años, aún hay pueblos que no conocen a Cristo y no han escuchado aún su mensaje de salvación’. Es esta urgencia lo que ha motivado a tantos misioneros a dejar casa, familia y seguridades para llevar a los países más lejanos la verdad de la fe, y en esta Jornada Mundial de las Misiones tenemos muy presentes a tantos misioneros de la diócesis de Madrid esparcidos por los cinco continentes. Ellos fueron enviados. No marcharon buscando una aventura apasionante que vivir y luego contar. Partieron convencidos de que seguían la voz de Dios y con la confianza de que era la Iglesia quien los enviaba en nombre de Jesús, como recuerda el lema de la Jornada de este año: ‘Así os envío yo’. Son las palabras de Jesús, ‘enviado del Padre’, que recoge el evangelio de San Juan (20, 21), dirigidas a los apóstoles y que siguen vivas y apremiantes para los misioneros de hoy. Subrayan que la vocación viene de Dios, que es Él quien envía, a través de la Iglesia, a realizar una tarea apasionante, sí, pero imposible por las solas fuerzas humanas, porque es sobrenatural, divina. Y nada necesitan tanto los hombres como a Dios.
Al igual que los apóstoles, hoy son nuestros misioneros quienes, en nombre de Cristo, llevan el Evangelio a todos los hombres. Para ellos es el mayor respaldo y aliento saberse enviados por la Iglesia diocesana, ¡no están solos! Su labor no nace de un capricho o de una corazonada, por noble o generosa que sea. Es la Iglesia quien se implica en su trabajo y les motiva cada día para seguir sembrando el amor de Dios por el mundo entero. Y también a nosotros, los que nos quedamos en nuestros hogares, en nuestras ciudades y pueblos, nos ayuda saber que los misioneros son enviados por Cristo, y así sentimos la responsabilidad de apoyarles y de acompañarles, como parte que son del mismo Cuerpo de Cristo que somos la Iglesia. Ayudarles significa rezar por ellos y sus obras de apostolado, tenerles presentes en nuestras peticiones diarias al Señor y en la Eucaristía del domingo. Y acompañarles es también aportar con generosidad y desprendimiento la limosna, no sólo de lo que nos sobra, sino ‘lo que tenemos para vivir’, como la viuda del Evangelio alabada por Jesús, que los ayude en las situaciones de dificultad y de penuria que en tantos países y regiones tienen que soportar. La diócesis de Madrid es generosa no sólo en la entrega de sus gentes a la tarea de la misión universal. Lo es también en su aportación económica que presenta al Santo Padre tras la celebración del DOMUND para la ayuda de los misioneros. Sin embargo, en estos momentos de verdaderas dificultades económicas en nuestras familias, hemos de pensar que muchos de ellos las tienen aún mayores hasta para lo más elemental, todos los días, todos los meses y todos los años. Nuestra ayuda es muy importante para ellos y para mantener la difusión del Evangelio. El Papa, que es quien aprueba el reparto de lo recaudado en todo el mundo con motivo de esta Jornada, conoce bien las dificultades que los misioneros pasan y cuenta con nuestra aportación para poder ayudarlos.
En este Día Mundial de las Misiones, no podemos olvidar tampoco la necesidad de anunciar el Evangelio aquí mismo, en nuestra diócesis, en nuestras ciudades y pueblos, hasta en nuestras propias casas. Es bien significativo que el Papa Benedicto XVI haya creado un nuevo dicasterio específicamente dedicado a la evangelización en los países de antigua tradición cristiana, especialmente en la vieja Europa: el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, y su necesidad la subraya el Santo Padre en su Mensaje para el DOMUND 2011. Tras resaltar la necesidad de llevar el Evangelio a pueblos que ‘después de dos mil años’ aún no conocen a Cristo, añade: ‘No sólo eso; es cada vez mayor la multitud de aquellos que, aun habiendo recibido el anuncio del Evangelio, lo han olvidado y abandonado, y no se reconocen ya en la Iglesia; y muchos ambientes, también en sociedades tradicionalmente cristianas, son hoy refractarios a abrirse a la palabra de la fe’. En este Domingo de las Misiones por excelencia, no podemos olvidarlo, ciertamente: no podemos olvidar que todos, y en todo tiempo y lugar, somos misioneros.
No quiero terminar esta Carta sin animar a los jóvenes que vivieron intensamente la pasada JMJ de Madrid a que se planteen como posibilidad real la vocación misionera, a que abran sus oídos y su corazón a Cristo. Y os lo digo con las palabras de Benedicto XVI al final de la homilía de inicio de su pontificado: ‘¡No tengáis miedo de Cristo! Él no quita nada y lo da todo’. Dios cuenta con la entrega de los jóvenes para poder continuar la tarea evangelizadora en el mundo entero. La Iglesia os necesita.
Termino poniendo tantos buenos propósitos y tantas ilusiones que brotaron en el aeródromo de Cuatro Vientos en manos de la Madre de Dios y Madre nuestra, Nuestra Señora de la Almudena. Que ella, Reina de los Apóstoles y de las Misiones, cuide de nuestros misioneros y ayude a que el pueblo cristiano de Madrid no pierda nunca el espíritu apostólico y misionero, al tiempo que os envío a todos mi saludo cordial y mi bendición.”


WebJCP | Abril 2007