LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Via Crucis Latinoamericano
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

viernes, 29 de febrero de 2008

Via Crucis Latinoamericano

Text Generator - http://www.mytextgraphics.com
1ª Estación
JESÚS ES CONDENADO A MUERTE


Jesús Condenado - Monseñor Romero

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO


LECTURA BÍBLICA: Se levantó toda la asamblea y lo llevaron ante Pilato. Ahí empezaron a acusarlo diciendo: "Hemos comprobado que este hombre es un agitador; no quiere que se paguen impuestos al César y se hace pasar por el rey enviado por Dios". Pilato lo interrogó. Ellos insistieron: "Está alborotando al pueblo y difunde su doctrina por todo el país". (Lc 23, 1-3.5-6)

COMENTARIO:
Pilato, embajador del Imperio Romano, y las autoridades de Jerusalén acusaron a Jesús de alborotar al pueblo y le condenaron a muerte. Hoy son muchos los injustamente condenados a muerte. Miles de hermanos son condenados a vivir en la miseria y a morir, lenta y cruelmente, de hambre. Cuando se atropella a las personas, Cristo vuelve a recorrer el camino de la pasión. Así, Jesús muere condenado por las leyes civiles y religiosas de su propio pueblo. Al discípulo no puede irle mejor que al maestro. Si a Jesús lo odiaron , a todos sus verdaderos seguidores también los van a odiar y a condenar a muerte; monseñor Romero y monseñor Gerardi son un ejemplo en nuestros tiempos de que la pasión de Jesús sigue porque no sólo estamos completando en nuestro cuerpo lo que falta a la pasión de Cristo sino también lo que falta a su resurrección. El pueblo entero de América Latina es condenado a muerte desde su nacimiento cuando se le impone un sistema que hace imposible usar en su propio provecho lo que el mismo pueblo produce; cuando todo lo recaudado por los gobiernos tiene que ser usado para pagar una deuda injusta, fruto de condiciones inhumanas y usurarias, y fruto, también, de administraciones corruptas y egoístas

ORACIÓN:

Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.


2ª Estación
JESÚS ES CARGADO CON LA CRUZ

Jesús con la Cruz - Lucha Diaria por vivir

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO

LECTURA BÍBLICA:

Entonces Pilato entregó a Jesús para que fuera crucificado. Ellos se apoderaron de Jesús. El mismo llevaba la cruz a cuestas y salió a un lugar llamado la Calavera, que en hebreo se dice Gólgota. (Jn 19,16-17)

COMENTARIO:
Cargaron a Jesús con una pesada cruz.
Hoy también, son muchos los que llevan sobre sus hombros la pesada cruz del hambre, la cruz de la enfermedad, la cruz de la falta de vivienda y trabajo. Nunca debemos someternos pasivamente bajo el peso de estas cruces.
De la violencia que se ha ejercido sobre ellos, los fuertes siempre se han defendido con la fuerza. Pero, ¿y los pobres?, ¿y los débiles?, ¿y los que no tienen quien dé la cara por ellos?, ¿y los que siempre son mirados con sospecha simplemente porque protestan o intentan defenderse?
Cristo, cargando con la cruz, nos revela también que humillar y sobrecargar al prójimo es humillar y crucificar a Dios.

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.



3ª Estación
JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ


Caída de Jesús - Caídos en la pobreza

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO



LECTURA BÍBLICA:
Y Jesús les dijo: "Si alguno quiere seguirme que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga". (Mc 8,34)

COMENTARIO:
El camino es largo y la cruz pesada. Jesús cae por vez primera.
Hoy también, son muchos los que caen por el peso de las cruces de la vida. Jesús nos invita a que le sigamos. Cargar con la cruz no es aceptar pasivamente el dolor. Frente a los problemas de la comunidad no podemos resignarnos a la impotencia. Seguir a Jesús es aliviar las cruces del dolor y de la miseria que hacen tropezar a los pobres.
En nuestro mundo sólo cuentan los que tienen éxito y, en el sistema imperante, el éxito se mide sólo en cantidades de dinero, en lo que se puede tener, poseer y comprar. ¿Y los que no tienen voz? ¿Quién es la voz de todos esos pueblos que porque, según los criterios del sistema neoliberal, no son pueblos ricos y por lo tanto triunfantes, no logran hacer que sus necesidades y sus posibilidades se tengan en cuenta en las mesas de discusión de los poderosos? ¿Quién es la voz de los que cayeron desde la primera vez: los indígenas, las mujeres, los desempleados, los jubilados?

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.


4ª Estación
JESÚS ENCUENTRA A SU MADRE

Jesús y su Madre - El niño y su madre

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO

LECTURA BÍBLICA:
Junto a la cruz de Jesús estaba su madre. Jesús, al ver a la madre y junto a ella a su discípulo, al que más quería, dijo a la madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Después dijo al discípulo: "Ahí tienes a tu madre". (Jn 19,25-27)

COMENTARIO:
María no abandona a su hijo. Ella no puede hacer nada por evitar tanto sufrimiento a su hijo, solamente puede consolarle con su mirada colmada de ternura.
Jesús nos da como madre a su propia madre. Honramos de verdad a María si seguimos el camino de su hijo.
En María, al pie de la cruz, estaban ya presentes todas esas mujeres que, como ella, proclaman que el Reino de Dios tiene que significar que los pobres son saciados y que los humildes tienen real acceso al poder. En María estaban ya presentes todas esas mujeres que, como ella, han visto torturar y morir a sus hijos, a sus esposos, a sus padres sólo porque ellos creían y luchaban cada día para que Dios reinara aquí. En María estaban ya presentes todas esas mujeres que acompañan a sus hijos hasta la cruz porque también los van a acompañar en la resurrección.

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.




5ª Estación:
OBLIGAN AL CIRINEO A LLEVAR LA CRUZ



Jesús y el Cirineo - Compartiendo la cruz


Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO



LECTURA BÍBLICA:
Cuando lo llevaron, tomaron a un tal Simón de Cirene que volvía del campo y le cargaron la cruz de Jesús para que la llevara detrás de él. (Lc 23,26)

COMENTARIO:
Sus mejores amigos le abandonaron. La mayoría de la gente miraba y se lamentaba. Solamente un hombre que venía del campo fue cargado con la cruz que Jesús debía llevar.
El verdadero cristiano es el que ayuda a cargar la cruz de los que sufren. Ser cristiano es hacer lo que esté a nuestro alcance para convertir el dolor de los humildes en alegría y felicidad.
De hecho, Simón de Cirene no ayudó a Jesús. Para Jesús hubiera sido mucho mejor morir en el camino que morir en la cruz, el peor de todos los suplicios en su tiempo. Simón de Cirene, de hecho, ayudó a los romanos a crucificar a Jesús. Con la mejor voluntad del mundo, y a lo mejor sin saber siquiera quién era Jesús, Simón fue obligado por los romanos a ayudarles a crucificar a Jesús. ¿Cuántas veces nos volvemos cirineos de los que crucifican a nuestro pueblo? A lo mejor, como Simón, hasta con buena voluntad, a lo mejor hasta porque ignoramos que nuestro pueblo está siendo crucificado con las condiciones impuestas a su vida, a su trabajo, a su progreso. ¿Cuántas veces nos hemos puesto de parte de quienes crucifican a nuestros hermanos y hermanas con un sueldo miserable, con condiciones inhumanas?

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.


6ª Estación
LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚS


Jesús y la Verónica - Los rostros de Jesús

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO.

LECTURA BÍBLICA:
Hay una tradición antigua que nos presenta a Verónica atravesando por entre la muchedumbre. Ella se acerca y limpia la cara de Jesús, aquella cara cubierta de sudor, de sangre y de salivazos.

COMENTARIO:
La cara ensangrentada de Jesús estaba hinchada y desfigurada. No era fácil ver en ella lo que había dicho Jesús: "El que me ve, ha visto al Padre". Asustaba mirarlo, no parecía rostro humano. Sin embargo, su rostro era la imagen de Dios.
Hoy, el rostro ensangrentado de Jesús está presente en los niños de la calle, en las mujeres maltratadas, en los campesinos sin tierra, en los encarcelados, los desempleados, los segregados y los ancianos.
Vemos el rostro ensangrentado de Jesús asomarse todos los días en los periódicos, en la televisión, en los medios de comunicación, pero no somos capaces de manifestar públicamente nuestra solidaridad con el herido, el muerto de hambre, con el falto de amor, con el segregado, con el abandonado. El machismo nos impide ver que cuando "revientan" a Cristo delante de nosotros son a veces las mujeres las únicas que dan la cara por El y llevan la voz cantante en el momento de pasar entre los opresores y manifestar la solidaridad eficaz con el oprimido.

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.



7ª Estación:
JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ


2da Caída de Jesús - Caídos en la miseria


Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO


LECTURA BÍBLICA:
Y Jesús les dijo: "En verdad les digo si el grano de trigo no cae en tierra y muere queda solo, pero si muere da mucho fruto". (Jn 12,24).

COMENTARIO:
Otra vez cae Jesús . Pero no se siente derrotado. No abandona su compromiso. Jesús sabe bien que lo malo no es caer. Lo verdaderamente malo es no levantarse.
Aunque caigamos mil veces, mil veces tenemos que levantarnos para seguir nuestro compromiso de dar vida y felicidad a nuestros hermanos.
Todas las caídas de Jesús y su muerte en la cruz en menos de tres horas, nos revelan que Jesús llegó a la crucifixión ya debilitado por los golpes que le habían dado al azotarlo en el pretorio. A veces ignoramos totalmente que nuestro pueblo llega a finales del siglo XX después de quinientos años de explotación y expoliaciones sucesivas, debilitado por hambres descaradas o subalimentaciones perpetuas y disimuladas, por condiciones de miseria que lo hacen caer en el camino de su liberación. Golpes recibidos de manos de representantes del imperio o de sus testaferros y representantes nacionales.

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.


8ª Estación:
JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES


Jesús y las mujeres - El consuelo espera

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO



LECTURA BÍBLICA:
Lo seguía muchísima gente, especialmente mujeres que se golpeaban el pecho y lloraban por él. Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: "Hijas de Jerusalén, no lloren por mí. Lloren más bien por ustedes y por sus hijos. Porque si así tratan al árbol verde ¿qué harán con el seco?" (Lc 23,27-28.31)

COMENTARIO:
En los momentos más duros para Jesús, son las mujeres las que le siguen y consuelan con su presencia.
Hoy, Jesús sigue sufriendo en todos los pobres y hambrientos que ambulan por nuestras calles.
Nos impresionamos cuando encontramos a nuestros "piedreros" registrando basureros para comer o cuando pasamos junto a los que duermen en la calle bajo algún alero de nuestros comercios, pero ¿nos compadecemos y nos solidarizamos? ¿Nos preocupa que los veinticinco centavos que nos suplican se lo vayan a gastar en droga o en alcohol?, ¿o nos preocupan ellos y cómo compartir lo nuestro con estos hermanos en los que Cristo registra basureros y duerme en nuestros calles y bajo los aguaceros? Las mujeres de Jerusalén no buscaron excusas, ¿nosotros sí?

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.


9ª Estación:
JESÚS CAE POR TERCERA VEZ


3ra caída de Jesús - Caídos en la indigencia

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO


LECTURA BÍBLICA:
El cortejo se aproxima a la cima del Calvario. La debilidad de Jesús se acentúa y cae por tercera vez. Entre la turba había muchas personas que anteriormente eran seguidores de Jesús, pero ahora esas mismas personas se burlan de él.

COMENTARIO:
La cruz cada vez pesa más. Jesús no aguanta y cae al suelo.
También hoy, muchos hermanos nuestros están caídos, al lado del camino. No es posible ser solidarios, si no cambiamos la situación de miseria en que viven, si no realizamos gestos significativos y concretos que les ayudan a levantarse.
Jesús nos enseña que no sólo se hace camino al andar, sino que también se hace camino al caer si cada vez que caemos aprendemos a levantarnos, si al caer, aunque hubiéramos caído tres veces, aprendemos a no volver a caer o a no volver a caer en lo mismo. Jesús no cayó tres veces solamente en el camino del calvario, Jesús sigue cayendo en todas las víctimas de nuestro sistema judicial y de nuestro sistema carcelario, tan brutalmente injustos, que tan claramente nos enseñan que las leyes y las cárceles son para caer sobre los pobres, que los grandes ladrones y asesinos se pueden reír de todas las leyes y de todo concepto de justicia.

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.



10ª Estación:
JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS


Jesús despojado - Despojados de dignidad

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO


LECTURA BÍBLICA:
Cuando los soldados pusieron en la cruz a Jesús, se repartieron su ropa en cuatro partes iguales, una para cada soldado. En cuanto a la túnica de Jesús, que era sin costura, de una sola pieza, decidieron: "No la rompamos, más bien echémosla a la suerte, a ver de quién será". Así fue como actuaron los soldados. (Jn 19,23-24)

COMENTARIO:
Jesús nació pobre en un pesebre y murió pobre en la cruz. Nunca tuvo nada y lo poco que tenía se lo quitaron: lo dejaron desnudo.
Así también hoy, despojan al pequeño campesino y al indígena de sus tierras, de la base del sustento. Lo dejan sin nada y le quitan aun lo que no tiene. La ambición de unos pocos es la causa de la miseria de muchos.
Todos los desnudos, los que no tienen con qué cubrirse o presentarse, los que saben que por el vestido que llevan se les niega un empleo o el respeto o la dignidad. Todos los segregados por su apariencia. Porque no viven en un barrio "decente" o no visten "decentemente", ¡como si la decencia fuera cuestión de barrio, casa o vestido y no de actitudes! Todos los ancianos y ancianas a quienes porque no se les puede quitar su dinero se les despoja diariamente de su dignidad o su autonomía. ¡Todos ellos quedaron muy bien representados por un Cristo a quien despojan de lo único que tenía!

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.


11ª Estación
JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ


Jesús en la Cruz - Crucificados en sus vidas

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos. QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO.


LECTURA BÍBLICA:
Entonces los soldados sacaron fuera a Jesús para crucificarlo. Eran como las doce del medio día cuando lo crucificaron.

COMENTARIO:
Jesús llega al Gólgota y allí lo clavaron en la cruz.
El árbol seco de la cruz, se convierte, por el sacrificio de Cristo, en el árbol de la vida. También hoy, la humanidad está llamada a hacer producir la tierra para que pueda dar fruto para todos.
¡Hay tantos para los que vivir es una verdadera tortura! ¡Tantos para los que sería mucho más piadoso estar muertos!, ¡tantos que no han muerto en una cruz, sino que viven o sobreviven crucificados cada día! Crucificados por la injusticia, por la pobreza, por la enfermedad, por la soledad. La encarnación fue verdadera con todas sus consecuencias. Somos hombres y nada humano, ni la peor de las vidas o las muertes, nos es ajeno. Vemos a nuestros pueblos crucificados por un sistema económico y por una deuda que no adquirieron ellos, muriendo cada día en la humillación y el desprecio, y hasta el desinterés de los países exitosos, y poderosos y ricos, ¿no podemos hacer nada para cambiar esta situación?

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.



12ª Estación: JESÚS MUERE EN LA CRUZ



Jesús Muere en la Cruz - Monseñor Angelelli


Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos. QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO


LECTURA BÍBLICA:
Como al mediodía se ocultó el sol y todo el país quedó en tinieblas hasta las tres de la tarde. En ese momento la cortina del templo se rasgó por la mitad y Jesús gritó muy fuerte: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu". Y al decir estas palabras, expiró. (Lc 23,44-46)

COMENTARIO:
Un grito muy fuerte fueron las últimas palabras de Jesús. El que vino para liberar a su pueblo de toda esclavitud, murió en la cruz para que tuviéramos vida en abundancia.
Jesús fue fiel a su misión hasta el final. Confiadamente entregó su vida en las manos del Padre. Ni la cruz, ni la muerte pueden separarle del Dios de la vida.
Las cruces, como la de Jesús, son las que dejan a las personas sin consuelo, sin protección de ninguna clase, sin defensa frente al dolor, frente a la humillación, frente a los mismos representantes de la ley. En esa cruz no mueren , sino que nacen millones de seres humanos de los cinco continentes. La cruz de la injusticia de la que Dios no protege a sus hijos o, peor aún, parece abandonarlos todos los días. La cruz en que viven y mueren condenados os inocentes, los profetas, los que dicen la verdad a todos los Caifás y Pilatos de este mundo nuestro; la cruz de Cristo es la cruz en la que mueren todos los días los que sirven al pueblo hasta dar la vida por él.

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.

13ª Estación:
JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ



María junto a Jesús - Compartiendo las muertes

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos. QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO


LECTURA BÍBLICA:
Alguien tuvo la valentía de ir donde Pilato y pedirle el cuerpo de Jesús. Era José, del pueblo de Arimatea. José bajó el cuerpo de la cruz y lo envolvió en una sábana que había comprado. (Mc 15,43.46a)

COMENTARIO:
Bajaron el cuerpo de Jesús y lo pusieron en brazos de su madre, María. No hay dolor más grande.
María es el ejemplo de la mujer fiel y perseverante. Ella sabe que la vida nueva sólo nace en el sacrificio.
Jesús, muerto, fue bajado de la cruz, pero el pueblo, representado por El, sigue allí, en la cruz. ¡Ay de los que crucifican al pueblo y no le permiten bajar de la cruz! Los pueblos recuerdan con honor a los crucificados por defender al pueblo, pero castiga con la eterna vergüenza y rechazo a quien lo cricificaron. Jesús, muerto, representa a todos nuestros muertos, igual que Jesús resucitado representa lo que Dios se ha comprometido a hacer con los que mueren al servicio del pueblo: resucitarlos.
Faltan madres y padres de familia con las actitudes de María, para que eduquen a sus hijos para el amor y la solidaridad.

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.


14ª Estación:
JESÚS ES PUESTO EN EL SEPULCRO



Jesus en el Sepulcro - Esperando la Liberación

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

QUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO


LECTURA BÍBLICA:
Cerca del lugar donde lo crucificaron, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, donde nadie había sido enterrado. Aprovecharon entonces este sepulcro cercano para poner ahí el cuerpo de Jesús. (Jn 19,42)

COMENTARIO:
Hay silencio y tristeza. Unos pocos enterraron a Jesús. Pero Jesús es ese grano de trigo que muere para dar vida.
La muerte de Jesús es salvadora si nos dejamos transformar por él y ponemos en práctica lo que él nos enseñó.
Pobre desde su nacimiento hasta su resurrección, Jesús es enterrado en un sepulcro ajeno, en un sepulcro prestado. Jesús, enterrado como todo ser humano, resucita como todo ser humano resucitará. La muerte y el entierro sólo adquieren su verdadero sentido con la resurrección: son un paso necesario, pero sólo un "paso". Nosotros los cristianos no predicamos la muerte, sino la resurrección, como no creemos en el pecado, sino en el perdón y en la gracia. Nosotros no somos testigos de Satanás, sino de Cristo y de su poder sobre el universo entero y la historia humana. Nuestra vida tiene que hablar no del poder de Pilatos, que crucifica, sino del poder de Dios, que resucita.

ORACIÓN:
Por todas las veces que hemos sido indiferentes ante el hambre que afecta a nuestro pueblo.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
Por las veces que, en la comunidad, somos como Pilato y "nos lavamos las manos" ante los problemas.

PERDONA A TU PUEBLO, SEÑOR,
PERDONA A TU PUEBLO, PERDÓNALE, SEÑOR.
PADRE NUESTRO:

- Si alguno quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame.

- AQUÍ ESTOY, SEÑOR.






SUGERENCIAS PARA EL VIA CRUCIS

1. El lugar
El mejor lugar para celebrar el viacrucis es la calle y la vida.
El viacrucis, como su nombre indica, es un camino hacia la cruz. Es muy importante que todos los que asisten al viacrucis caminen.
Esto, a veces, no es así; sobre todo cuando se celebra en el templo.
Aunque, por los motivos que sean, no podamos salir a la calle, siempre es conveniente hacer un recorrido: puede ser alrededor del templo, dando una vuelta por fuera.
Esto permitirá que haya el suficiente espacio físico para que todos puedan caminar, y no solamente el que lleva la cruz.
No es aconsejable hacer el viacrucis sin que la gente camine. Pues el caminar, como caminó Jesús, es uno de los signos principales del viacrucis.

2. Animadores y lectores
Es muy importante que no sea una sola persona la que "recita y dice la misa". Que no sea uno solo el que diga y lo haga todo.
En la celebración del viacrucis se pueden repartir estas tareas: animador, lectores, comentador, rezadores, cantores, quienes llevan la cruz…

3. La cruz
En toda celebración de la fe hay signos. Debemos darles mucha importancia. Durante el viacrucis, la cruz es el signo principal. Delante del pueblo que camina de estación en estación va una cruz grande.
Es necesario que la cruz sea realmente grande, para que todos la puedan ver desde lejos.
En cada estación se puede dar la cruz a otra persona de las que asisten al viacrucis.
También podemos pedir a la gente que traiga y lleve en sus manos una cruz pequeña y cuando llega el momento de anunciar cada estación que la levanten.
Otra idea que podemos promover es que en cada viacrucis un grupo de la parroquia adorne, según su creatividad, la cruz grande o la cruz de cada estación. En un viacrucis se puede pedir que la adornen los jóvenes, en otro los niños, en otro las mujeres, en fin, según sean los grupos que hay. Lo importante es que todos tengan la oportunidad de participar.

4. Los carteles
Como en los viacrucis hay mucha gente, no todos ven el altar de la estación; por eso, sugerimos que pintemos los nombres de cada estación en mantas y las coloquemos sobre el altar correspondiente.
También, si en la comunidad, hay alguien a quien le guste dibujar, se pueden pintar las escenas de cada estación en un papel grande o en mantas, y también las colocamos en el lugar en que se hará cada estación.

5. La hora
Hay que escoger una hora en que la mayoría de la gente pueda participar.



Oficina Nacional de Pastoral Social-Cáritas Panamá
Apdo. 1149, Zona 9A, Panamá
Tel.: (502) 262-3777 / Fax.: (502) 262-3648
Correo electrónico: caritas@caritaspanama.org / coordinador@caritaspanama.org

Textos originales: Patricio Hanssens y Alejandro von Rechnitz



WebJCP | Abril 2007