LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 29 de Octubre de 2011 - XXX Semana del T.O - CICLO A
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 29 de octubre de 2011

Evangelio Misionero del Día: 29 de Octubre de 2011 - XXX Semana del T.O - CICLO A


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 14, 1. 7-11

Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. Y al notar cómo los invitados buscaban los primeros puestos, les dijo esta parábola:
«Si te invitan a un banquete de bodas, no te coloques en el primer lugar, porque puede suceder que haya sido invitada otra persona más importante que tú, y cuando llegue el que los invitó a los dos, tenga que decirte: "Déjale el sitio", y asÍ, lleno de vergüenza, tengas que ponerte en el último lugar.
Al contrario, cuando te inviten, ve a colocarte en el último sitio, de manera que cuando llegue el que te invitó, te diga: "Amigo, acércate más", y así quedarás bien delante de todos los invita- dos. Porque todo el que se eleva será humillado, y el que se humilla será elevado».

Compartiendo la Palabra
Por Dominicos.org

Los dones y la llamada de Dios son irrevocables

En el libro del Éxodo leemos: “Dios mandó a Moisés decir al pueblo de Israel: “Si vosotros oís mi voz y guardáis mi alanza, seréis el pueblo de mi propiedad entre todos los pueblos, un reino de sacerdotes, una nación santa”. S. Pablo se lamenta de que su pueblo, elegido por Dios, haya roto la alianza, despreciando la salvación que le ofrecía. Pero está convencido también de que la fidelidad de Dios dura siempre. La infidelidad del pueblo elegido, de Israel, ha sido la ocasión para que todos los pueblos formaran parte del Reino de los cielos. Pero llegará un día en que será salvado Israel como prometió Dios a los patriarcas. El mensaje que nos ofrece la lectura puede ser: “los dones y la llamada de Dios son firmes, para siempre” ¡El es Fiel! En esta convicción tenemos que apoyar nuestra esperanza ky nuestro deseo de aceptar su voluntad a costa de lo que sea .Creer en Dios, que existe, y creer a Dios, que nos habla, se nos revela y manifiesta su voluntad para que oriente nuestra vida.

El salmista nos asegura que Dios no rechaza a su pueblo: “Dichoso el hombre a quien Dios educa y enseña su ley”.

El que se humilla será enaltecido

Jesús acepta la invitación de un fariseo importante y aprovecha la ocasión para ofrecernos una lección: ser sencillos y humildes en la elección de puestos. “Él, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo. Se rebajó hasta sufrir una muerte de Cruz. Pero Dios lo levantó sobre todo, y le dio un nombre sobre todo nombre”.

Esta es la lógica de Dios, muy distinta de la nuestra. El que reconoce su pequeñez, porque sólo se compara con Dios, y estima y sirve a los demás, ese será grande, porque Dios derrama sus dones sobre él; y, a la vez, se enriquece con la aportación de los demás. El que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos. Claro, que éste es un don que tenemos que pedir cada día al Señor.

MM. Dominicas Monasterio Ntra. Sra. de la Piedad
Palencia

II. Oramos con la Palabra

SEÑOR, nuevamente aludes a la humildad como talante de tus seguidores: porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado. “Un corazón quebrantado y humillado tú no lo desprecias”. Por eso estoy seguro que me escuchas cuando, sintiéndome pecador, apelo a tu misericordia.


WebJCP | Abril 2007