LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: XXVI Domingo del T.O. (Mt 21,28-32) - Ciclo A: DECIR O HACER
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 24 de septiembre de 2011

XXVI Domingo del T.O. (Mt 21,28-32) - Ciclo A: DECIR O HACER



Entre estos dos verbos hay un abismo. Una cosa es decir, otra hacer, y otra, más difícil todavía, la conjunción de las dos mediante la "y". Tan difícil es esta unión que el refranero la ha consagrado con un adagio popular: "Del dicho al hecho hay gran trecho". Los italianos, con su lenguaje tan imaginativo y dulce, identifican este trecho con el mar.
Hablar es práctica común en nuestro tiempo. Todo el mundo habla, discursea, echa peroratas inmensas, sentando cátedra sobre la vida y sus más diversas realidades: políticos, eclesiásticos, oradores de profesión, diputados, senadores, artesanos de la palabra. Todos hablan y cada vez más, hasta el punto de que nuestra cultura sufre ya una grave inflación de palabras.

A base de hablar y hablar estamos llegando a una situación curiosa: el lenguaje está a punto de convertirse en objeto de sí mismo: se habla por hablar. Lo importante es tener la palabra o la respuesta oportuna, la frase ocurrente, escribir el discurso de turno o la pastoral del momento. Y con tanto hablar, la palabra se devalúa por instantes -como el dinero-. Los oyentes, destinatarios de tanta palabra vana, están perdiendo la fe en la eficacia de la misma. Hemos caído, una vez más, en la eterna tentación humana: la palabrería.


También en la Religión. Recordemos los tiempos del reclinatorio en propiedad de la señora -rica, por lo general- de rosario en mano, rezado a ritmo de abanico y acompañamiento sonoro de pulseras y joyas: todo un símbolo de vana religiosidad. Quienes así frecuentaban el templo, haciendo de la religión pura palabrería, rezo y culto vacío, solían convivir en la vida de cada día con la injusticia o con una moral clasista distante del Evangelio. La religión estaba de las puertas del templo para adentro; se medía por horas de rezo y culto.


Jesús se cansó de este tipo de religiosidad. Y dirigió una parábola -la de los dos hilos. a los habladores de la religión y de la política judías: sacerdotes y ancianos o senadores.


"Un padre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en la viña. El le contestó: No quiero. Pero después se arrepintió y fue. Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. El le contestó: Voy, Señor. Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre? Contestaron: El primero. Jesús les dijo: Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios".


Quienes no se atrevían ni siquiera a hablar en público, prostitutas y publicanos; quienes, en el caso de hablar, no serian ni creídos ni escuchados, precederán a los portavoces oficiales de la religión y de la política judías, sacerdotes y senadores. ¿Por qué? Sencillamente porque aquellos, viendo la veracidad del mensaje de Jesús y libres de prejuicios teológicos o eclesiásticos, se aprestaron a ponerlo en práctica. Quien actúa, lleva la delantera en el Reino, dice Jesús.


Con sus rezos y ritos, con sus celebraciones e incienso, los observantes de la religión oficial judía pretendían encubrir su falta de fe en Dios y su vida de espaldas al prójimo. ¡Ay!, que lo que califica al hombre ante Dios no son sus hábitos devotos, su palabrería o rezaduría -"quien dice sí"- o su falta de religiosidad -"quien dice no"-sino la respuesta de la vida a la voluntad de Dios, amando de obra -y no sólo de palabra- al prójimo. De ahí que, en cristiano, el verdadero culto sea el amor al prójimo y el único sacrificio agradable a Dios, la ofrenda de uno mismo por amor.


A quienes han separado la religión de la vida, el decir del hacer, el rezar del actuar, pertenezcan a la jerarquía o al pueblo, va dirigida esta parábola evangélica. En todo caso, no olvidemos que agrada a Dios quien habla menos y hace más.


WebJCP | Abril 2007