LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Palabra para la Misión: Compartir con los muchos ‘Lázaros’ que pueblan el planeta
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 31 de julio de 2011

Palabra para la Misión: Compartir con los muchos ‘Lázaros’ que pueblan el planeta

...
Domingo XVIII del T.O. Por Euntes
Año A – Domingo 31.7.2011

Isaías 55,1-3 / Salmo 144 / Romanos 8,35.37-39
Mateo 14,13-21

Reflexiones

El proyecto de Dios es claro: ¡que todos tengan vida en abundancia! (Jn 10,10). En las lecturas de hoy se habla de abundancia, de gratuidad. Ésta es la salvación que nuestro Dios ofrece generosamente. ¡A todos! El profeta (I lectura) invita a todos a beber agua, vino y leche en abundancia, “sin dinero, sin pagar” (v. 1), promete que comerán bien. El Salmo responsorial insiste sobre la ternura y bondad del Señor, que es clemente y misericordioso con todos, sacia de favores a todo viviente y está cerca de los que lo invocan con corazón sincero. El apóstol Pablo (II lectura) afirma con entusiasmo que ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Cristo, porque en todo “vencemos fácilmente por Aquel que nos ha amado” (v. 37). Un signo tangible de esa abundancia es la multiplicación de los panes (Evangelio), en la que todos comieron “hasta quedar satisfechos”, y hasta sobró. La inicial situación de carencia (lugar desértico, falta de comida, cantidad de gente…) queda superada por la compasión de Jesús hacia el gentío (v. 14). Él no duda en renunciar incluso al tiempo de luto por la muerte de su amigo-pariente Juan el Bautista (v. 13), activa su poder milagroso y el compartir, a fin de que el alimento llegue a todos, y con abundancia.


Para resolver el problema de la gente hambrienta, los discípulos piensan en dos soluciones: despedirlos o comprar… Jesús se opone a estas dos propuestas. “Jesús no despide a la gente, jamás ha despedido a nadie. Los discípulos hablan de comprar, Jesús habla de dar. Abre una nueva manera de ser: dar sin calcular, dar sin pedir, generosamente, gratuitamente. Cuando mi pan se convierte en nuestro pan, el don es semilla de milagro” (Ermes Ronchi). Jesús involucra a los discípulos y los compromete en la solución del problema: “Denles ustedes de comer” (v. 16). El milagro comienza a partir de lo poco que los discípulos ofrecen: cinco panes y dos peces, que en las manos de Jesús se convierten en muchos, hasta sobreabundar. Comprar se sustituye con compartir. El sistema de comprar crea afortunados y desafortunados: los hay que pueden y otros que no pueden. Según el Evangelio la palabra de orden es: ¡compartir!


Jesús quiere que los discípulos tomen conciencia de ello; que busquen con creatividad y audacia las soluciones posibles. ¡Sin descargar sobre otros y sin retrasos! Solamente en la lógica del compartir es posible superar problemas tan graves como el hambre en el mundo, las enfermedades endémicas… Donde no hay compartir prevalece la lógica de la acumulación, por la cual la mayor multiplicación de bienes acaba en las manos de pocas personas. Donde no hay compartir impera el egoísmo. Son frecuentes los llamados de los Papas a la solidaridad y al compartir, con documentos, en las cumbres de la FAO, de los G8 y en otras ocasiones, levantando la voz contra el escándalo del hambre y en favor de los pobres de la tierra, especialmente de África, continente a menudo postergado y muy necesitado. (*)


Sobre los arenales de Villa El Salvador, en la periferia del sur de Lima (Perú), la mañana del 5 de febrero de 1985, el Beato Juan Pablo II se reunió con un millón de pobres,. Durante la liturgia de la Palabra, se proclamó el Evangelio de la multiplicación de los panes y el Papa pronunció su homilía. Al final del encuentro, visiblemente emocionado, improvisó una síntesis de su mensaje con estas palabras: “Hambre de Dios, SÍ. Hambre de pan, NO”. Inmediatamente esta síntesis misionera dio la vuelta al mundo y quedó grabada en el monumento que recuerda esa visita del Papa. Se trata de una síntesis que explica y sustenta el trabajo misionero: una tarea exigente para fomentar el hambre de Dios y acabar con el hambre de pan.

La multiplicación de los panes tiene una intrínseca y tradicional referencia a la Eucaristía, sobre todo en cuanto banquete del Pan de vida que se parte y se multiplica para todos. También la misión es pan partido para la vida del mundo. Eucaristía, misión y compartir constituyen un trinomio inseparable. La Eucaristía es el banquete de los pueblos: la misión convoca a todas las gentes para este banquete de la Vida de gracia; y estimula a compartir de manera fraterna y solidaria, para que haya pan sobre la mesa de todos. Nosotros los cristianos, que nos alimentamos con el pan de la Palabra y de la Eucaristía, y a menudo estamos hartos del pan sobre la mesa, estamos fuertemente interpelados para un mayor compromiso con la misión y con el desarrollo de los pobres.¡Para que todos tengan Vida en abundancia! (Jn 10,10).
Palabra del Papa

(*) “El hambre causa todavía muchas víctimas entre tantos Lázaros a los que no se les consiente sentarse a la mesa del rico epulón. Dar de comer a los hambrientos (cf Mt 25,35.37.42) es un imperativo ético para la Iglesia universal... En la era de la globalización, eliminar el hambre en el mundo se ha convertido también en una meta que se ha de lograr para salvaguardar la paz y la estabilidad del planeta”.

Benedicto XVI
Encíclica Caritas in Veritate, 29.6.2009, n. 27


Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 31/7: S. Ignacio de Loyola (1491-1556), sacerdote español, fundador de la Compañía de Jesús, siempre muy benemérita en las actividades misioneras, así como en múltiples servicios eclesiales y culturales en el mundo entero.

- 31/7: S. Justino De Jacobis (1800-1860), italiano, de la Congregación de los Vicentinos, misionero y obispo en Etiopía, promotor de relaciones ecuménicas; los católicos lo consideran “ángel y padre de la Iglesia en Etiopía”.

- 31/7: Recuerdo del viaje del Papa Pablo VI a Uganda (1969) y de la creación del SCEAM (Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar).
- 31/7: Recuerdo de Bartolomé de Las Casas (1474-1566), dominico español, misionero en el Nuevo Mundo y obispo en México, defensor de los derechos de los indios y su protector.

- 1/8: S. Alfonso M. de Ligorio (1696-1787), abogado y teólogo moralista, posteriormente obispo, fundador de los Redentoristas, promotor de misiones populares. Es doctor de la Iglesia.
- 1/8: Recuerdo de Mons. Pierre Claverie, de la Orden de los Dominicos, obispo de Orán (Argelia), asesinado, junto con su chofer, en un atentado por terroristas islámicos (+1996),.

- 2/8: B. Ceferino Giménez Malla (1860-1936), laico español de etnia gitana, promotor de buenas relaciones entre su gente y los vecinos, mártir durante la guerra civil española (1936-1939). Es el primer gitano proclamado beato.

- 2/8: Recuerdo de don Nicolás Mazza (1790-1865), sacerdote de Verona, donde fundó un Instituto para educar a muchachos virtuosos, inteligentes y pobres, entre los cuales S. Daniel Comboni, apóstol de África.

- 4/8: S. Juan M. Vianney (1786-1859), sacerdote francés, “cura de Ars” durante 40 años, evangelizador, confesor y catequista, promotor de misiones populares. Es modelo y patrono del clero parroquial.

- 6/8: Fiesta de la Transfiguración del Señor: “Que tu rostro brille, Señor, ante todos los pueblos”. -

Recuerdo del Siervo de Dios, el Papa Pablo VI (1897-1978), que murió al atardecer de este día.

- 6/8: B. Ana M. Rubatto (1844-1904), religiosa italiana, misionera en América Latina y fundadora; murió en Montevideo. Es la primera beata de Uruguay.

- 6/8: Recuerdo del Card. Guglielmo Massaja (1809-1889), misionero capuchino italiano, pionero en la evangelización de los Galla, en el Alta Etiopía.

- 6 y 9/8/1945: Aniversarios de las terribles explosiones de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki (Japón), respectivamente, por manos del ejército norteamericano.


WebJCP | Abril 2007