LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Rezando con los refugiados desde las Américas
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

martes, 3 de mayo de 2011

Rezando con los refugiados desde las Américas


Publicado por JRS


El P. Kenneth J. Gavin SJ celebra una misa en un centro de detención de Arizona.
Washington DC, 1 de mayo de 2011 — Cada día, hombres y mujeres indocumentados son deportados desde los Estados Unidos sin dinero, sin comida y sin ayuda. Los deportados son, principalmente, ciudadanos de México o de países de América Central, reclusos en los centros federales de detención, que han sido devueltos a sus países de origen.

"La gente más olvidada y vulnerable de nuestro país está encerrada en los centros de detención del gobierno federal", dijo el ex director del JRS USA, Kenneth J Gavin SJ, actual asistente del director internacional del JRS.

Tu reflexión
La desesperación obliga a muchos hombres y mujeres a huir de sus hogares en busca de un futuro en los Estados Unidos. Vienen independientemente de si es legal o no. Llegan empujados por el miedo, por la necesidad, por la desperación y espoleados por la esperanza.

Muchos se encuentran con la detención. El Servicio Jesuita a Refugiados en Estados Unidos ha ofrecido capellanes para los presos en los centros federales de detención en todo el país desde el año 2000. La mayoría de estas personas son inmigrantes que han vivido en los Estados Unidos sin documentación, y cuyo único delito es haber infringido el código de inmigración. Son las personas en las que Pedro Arrupe SJ pensaba cuando puso en marcha el SJR: los olvidados y vulnerables.

"Aquí tenemos gente de todo el mundo. Somos misioneros que no viajan al exterior; la misión viene a nosotros... Creo que los detenidos reciben mucha motivación espiritual y fortaleza de los servicios que tenemos para ellos. Se dan cuenta de que ellos están en el corazón de Dios en todo momento... Creo que somos discípulos, que somos aprendices y maestros a la vez," dijo uno de los capellanes del Centro de Detención de Florence, Arizona.

La relación entre los capellanes y los detenidos es, a menudo, de reciprocidad.

"Los detenidos realmente hacen que las Escrituras cobren vida para mí. Ellos están realmente presentes, participando activamente. Cuando me voy, me siento siempre inspirado y pienso que ‘esta es la razón por la que estoy aquí," cuenta la Hna. Rosemary Cummins OP, una capellana del JRS USA.

El programa de capellanías sigue siendo un servicio esencial que garantiza a los detenidos la oportunidad de expresar su fe mientras se enfrentan a la despesperación y a una vida que va a cambiar con la detención y la deportación.

Únase a nosotros en la reflexión


WebJCP | Abril 2007