LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Seglar para el Domingo Segundo de Pascua (8 - Mayo - 2011)
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 7 de mayo de 2011

Evangelio Seglar para el Domingo Segundo de Pascua (8 - Mayo - 2011)



Publicado por Ciudad Redonda

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Este pasaje es exclusivo de San Lucas.
No hay certeza sobre la identidad de la aldea Emaús que refiere (a "dos leguas", o sea, unos once kms) , y no se tienen otras noticias sobre el tal discípulo Cleofás.
Los dos discípulos abandona tristes (mejor que el "preocupados" de la traducción litúrgica) la ciudad de Jerusalén, donde se encuentran "los once apóstoles y todos los demás" (vv. 9 y 33)), el mismo día de la resurrección, de la que han oído hablar a las mujeres pero no dan crédito.
El Resucitado no es reconocido por sus dos discípulos; más tarde la comunidad de Jerusalén lo tomará por un fantasma. Según el texto "sus ojos eran incapaces de reconocerlo".
El Resucitado les da una catequesis con la Palabra, nuestro Antiguo Testamento, que produce en ellos un arder en el corazón (32).
La escena de pedirle al desconocido que se quede con ello y compartir con él la comida, recuerda la escena de Abraham y Sara en Manbré con los tres desconocidos a los que ofrece de comer, en el Génesis.
Las acciones de Jesús con el pan se corresponde con las de la última cena, así como las de la multiplicación de los panes (capítulo 9).
Luego se nos informa, aunque no se narra, que también se apareció a Pedro, al que llaman por su nombre de Simón (4, 38).


COMENTARIOS DE SEGLARES
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE LA PASCUA DEL ENFERMO
(mujer, casada, con dos hijos, trabaja, enferma de cáncer, pertenece a movimiento seglar)

Jesús nos quiere mostrar que después de su resurrección no subió al cielo para quedarse allí y olvidarse de todos nosotros, al contrario sigue a nuestro lado en nuestra vida diaria, estemos donde estemos, las 24 horas del día, los 365 días del año.
Durante mi enfermedad he comprobado lo duro que es cuando un medico te dice lo que tienes (cuando tú te creías muy sana), lo que te va a pasar a partir de ahora, cómo va a cambiar totalmente tu vida y te haces preguntas como los discípulos de Emaús.
En mi caso me planteaba ¿por qué me pasa esto ahora? pero enseguida piensas y tú solo te respondes y ¿por qué no a mi?. Creo que todo lo que en esta vida nos ocurre, para Dios tiene sentido aunque nosotros no lo entendamos.
A la luz de este evangelio me ha dado cuenta de que al igual de los que se dirigían a Emaús, en mi caso al hospital, Jesús estaba a mi lado, sentado junto a mí en el sillón con mis sueros y solo así era todo mas fácil. Además cuando mi salud lo permitía asistía a las eucaristías y desde ese momento en que comulgaba me sentía totalmente reconfortada.

DESDE LA LA SOCIO-ECONOMÍA
(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

Este pasaje maravilloso del evangelio nos muestra la forma de poder seguir a Jesús. Dejando que camine a nuestro lado, escuchándole y compartiendo la mesa con Él. Es todo un programa de vida que se me antoja que debemos trasladarlo a nuestro trato con los hermanos, especialmente los más desconsolados y empobrecidos. Caminar con ellos, escucharles y compartiendo con ellos sus vidas.
¡Cuántas veces y en cuántas ONG´s y asociaciones tratamos a nuestros "beneficiarios" como si tuviésemos la solución a sus problemas, en vez de compartir con ellos su camino, escucharles y apoyarles en sus luchas!. Creo que es imprescindible trabajar desde la humildad, compartiendo tiempo y vida (¡Quédate con nosotros! decían los discípulos de Emaús!). Y así evitar la misma idea que a ellos les impidió reconocerlo inicialmente: esperaban a un Mesías triunfador-salvador, que instituyese su reinado desde el poder, como nosotros creemos a veces que somos los salvadores de otros por tener más poder (dinero, posición social, etc).
Finalmente, estos discípulos nos enseñan que sólo cuando se comparte mesa (con todo lo que esto significaba para los judíos) se reconoce a las personas, incluso, reconocemos la acción salvífica de Dios en nuestras vidas.
Le pido a Dios que en nuestros encuentros con Jesús a través del trato con nuestros hermanos, de la lectura de su Palabra, de la oración y de la celebración de la Eucaristía, nos arda el corazón" para que todo sea nuevo en Él.

DESDE LOS ABUELOS
(Matrimonio, jubilados, ocho nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)

Lucas, en este pasaje de su Evangelio, nos hace un relato que refleja le desbandada de los seguidores de Cristo tras su muerte. Ellos, que esperaban un Mesías-caudillo, que liberara al pueblo de Israel del yugo romano y que acabara de esa forma, para el pueblo judío, tan ignominiosa, debió ser un palo tremendo y el derrumbe de todas sus expectativas, por más que El había anunciado ese final en múltiples ocasiones.
Pero Jesús sale siempre a nuestro encuentro, como lo hizo con los discípulos de Emaús, pero, como les sucedió a estos, a veces la fe nos falla, porque los afanes de este mundo, las preocupaciones, el consumismo y tantas y tantas otras cosas que, en realidad, no tienen la menor importancia para nuestra vida espiritual pero que absorben toda nuestra atención e interés y no vemos a Cristo que, en los momentos mas cruciales de nuestra vida, se nos hace presente en la figura de ese hermano que nos necesita y al que no prestamos atención o no la que el necesita y que si lo hiciéramos a lo mejor reconoceríamos a Jesús, como les sucedió a los discípulos, con los que anduvo un gran trecho hablándoles de cosas de las que solo El les podría hablar y no lo reconocieron hasta sentarse, tranquilamente con El a la mesa, al partir y compartir el pan.
Señor, fortalece la fe de nuestros hijos y nietos, para que en su camino particular de Emaús, te reconozcan, cuando por la atracción de las cosas mundanas o por desgracias sobrevenidas, te hayan dado por muerto y no resucitado. Lo mismo te pedimos para nosotros y para todos los que crean que te has alejado de ellos y te han perdido definitivamente.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR
(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

Al menos una vez al mes salimos organizadamente a las calles para encontrarnos con las personas sin hogar. Casi siempre en pareja, recorremos los lugares donde suelen ubicarse, para tranquilamente, si se les apetece, conversar con ellas. Lo que diferencia estos encuentros de otros es, sobre todo, que éstos no están marcados por las prisas y agobios del día a día, lo que nos ha permitido, entre otras cosas, conocer a muchas de las personas con las que actualmente mantenemos una relación muy estrecha. La experiencia de fe me resulta difícil de explicar, pero se asemeja muchísimo a la que vivieron los discípulos de Emaús, ya que en numerosas ocasiones he sentido cómo el mismo Jesús era el que me miraba y hablaba por medio de ellas.

PARA REZAR
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Señor Dios nuestro,
porque Tú Vives en medio de nosotros
y caminas cada día con cada uno de nosotros,
aunque no siempre logremos verte y reconocerte.
Tu compañía, Señor, nos serena y nos da sosiego
y tu Presencia nos llena de ilusión y esperanza,
y nos devuelve siempre la alegría.
Te damos Gracias porque cada día
Tú te manifiestas a través de la Eucaristía
y has decidido quedarte Presente en ella
para estar siempre junto a nosotros y compartir Vida.
Te pedimos que tu Pan de Vida alimente nuestra alma
para que logremos reconocerte al acoger a cada persona.
Dios Padre nuestro, te pedimos que tu Palabra de Vida
siempre nos aliente y haga arder nuestros corazones
para impulsarnos a anunciar tu Evangelio a todo el mundo.
Te damos Gracias, Señor y Dios Padrenuestro,
porque cuando estamos tristes, desanimados y sin fuezas
Tú apareces entre nosotros generando alegría y ánimo,
y así logramos verte al compartir el Pan de tu Eucaristía,
al encontrarnos con nuestros hermanos y al celebrar la fe.
Tú, Dios nuestro, que eres Bueno y Misericordioso,
anímanos siempre, aliéntanos con tu Palabra de Vida
y envíanos a comunicársela a todas la personas. Amén.

PARA VIVIR ESTA SEMANA
(matrimonio, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Cuántas veces nos desanimamos, porque las cosas no ocurren como esperamos. No alcanzamos a ver la gloria en los acontecimientos que nos suceden, por no ser los que preveíamos. ¡Qué necios y torpes somos para creer lo que anunciaron los profetas! ¡Cuánto nos cuesta mirar nuestra vida con los “ojos del Evangelio”! Y eso a pesar de que conocemos a Jesús de Nazaret, de que hemos oído hablar de su resurrección, de que sabemos que ha resucitado…
Pero Él se sigue acercándose a nosotros y se pone a caminar a nuestro lado, tratando de que entendamos, de que arda nuestro corazón, de que le reconozcamos...
Es tal vez este tiempo de Pascua un buen momento para vivir la resurrección, para reconocer a Jesús resucitado en los que nos rodean, en los acontecimientos que nos suceden. Revisa en tu oración de cada día dónde le has visto. Dale gracias por hacerse el encontradizo.
Es quizás un buen momento para vivir dando ánimo a aquellos que no ven la resurrección, que viven con desesperanza y desconsuelo. Acerquémonos a ellos con el consuelo de la Palabra, de las Escrituras, como lo hizo Jesús con los discípulos de Emaús.
Es posiblemente tiempo para vivir la aceptación del ánimo, la compañía, las palabras de los que se nos acercan, al igual que los discípulos de Emaús, aceptaron lo que Jesús les decía y le dejaron que caminara a su lado. Recordemos que Dios está en el hermano.
Es momento para vivir aprovechando cada acontecimiento para decir a todos: "Era verdad, ha resucitado el Señor” y de que les contemos lo que nos ha pasado en nuestro camino de la vida y de cómo le hemos reconocido al partir el pan.

PARA CANTAR
(mujer, casada, una hija, trabaja, cantaautora, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)

Jesús sigue haciéndose el encontradizo con todos sus discípulos. No lo dejará de hacer, porque no quiere que ninguno de los suyos se pierda: Nos hablará desde la Palabra, nos partirá el Pan desde las manos de nuestros sacerdotes, y siempre se hará presente, cuando nos reunamos en la Comunidad eclesial.
A Jesús Resucitado todavía lo podemos encontrar en más sitos... abramos nuestros ojos, y nuestro corazón... estemos atentos... porque la Pascua no es sólo una fiesta que dura cincuenta días si nuestra alegría la conseguimos prolongar a cada día de nuestra vida.
Hoy les invito a escuchar un "clásico". Es una canción que compuse hace unos veinte años y se llama Camino de Emaús.


WebJCP | Abril 2007