LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: El Buen Pastor: IV Domingo de Pascua (Jn 10,1-10) - Ciclo A
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 14 de mayo de 2011

El Buen Pastor: IV Domingo de Pascua (Jn 10,1-10) - Ciclo A



1.-Queridos amigos: ¡Felices pascuas de resurrección!

El jueves santo del año 1992, que era a la sazón el día 16 de abril, el entonces y muy querido Santo Padre Juan Pablo II, citando el texto del Profeta Jeremías (3,15): “Os daré Pastores según mi corazón”, nos entregó un bellísimo documento sobre el sacerdocio ministerial, que era el fruto del trabajo realizado por la Octava Asamblea Sinodal Ordinaria de los Obispos, la cual se llevó a cabo en la ciudad de Roma del 30 de Septiembre al 27 de Octubre de 1990.
En esta exhortación post-sinodal enfatizaba la importancia del ministerio sacerdotal: “... sin sacerdotes la Iglesia no podría vivir aquella obediencia fundamental que se sitúa en el centro mismo de su existencia y de su misión en la historia, esto es, la obediencia al mandato de Jesús ”Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes” (Mt 28,19) y “Haced esto en conmemoración mía” (Lc 22,19), o sea, el mandato de anunciar el Evangelio y de renovar cada día el sacrificio de su cuerpo entregado y de su sangre derramada por la vida del mundo”.

2.- El día de hoy, en que San Juan nos presenta el texto sobre el Buen Pastor y cuando la Iglesia en las mociones del Espíritu Santo ya ha elegido y es conducida por el sucesor 265 del Pescador de Galilea, es adecuado que reflexionemos sobre los motivos por los que el Buen Pastor ha querido dejar al frente de su rebaño a hombres como san Pedro y los otros apóstoles, y así a sus sucesores el Papa y los Obispos, y como colaboradores a aquellos a quienes se nos ha confiado indignamente el Sacramento del Orden Sagrado en otros grados.

Importante será también, el no perder de vista, el cómo Jesucristo con su regreso al seno del Padre no ha querido que se termine su obra al frente de sus fieles, y es esto lo que nos puede ayudar a comprender que tampoco con la muerte de san Pedro, ni con la muerte de los otros apóstoles se puede extinguir la obra del Pastor supremo, que se sigue extendiendo en los sucesores del Pescador y del Colegio Apostólico.

El Señor quería que mientras que hubiera un ser humano sobre la faz de la tierra hubiese un hombre que le ofreciese el mensaje y el contenido mismo de la salvación que Cristo ha traído al mundo. Mientras no falte el rebaño de Cristo sobre algún lugar de este mundo no deberá faltar un hombre que pueda ser instrumento del Pastor a favor de sus ovejas.

3.- A este ejercicio eclesial, bajo la acción de la gracia de Dios, de proveerle a la grey de Cristo de sus ministros le hemos llamado Orden Sagrado. El Sacramento del Orden Sacerdotal está ordenado a la salvación de los hermanos, ya que el varón bautizado que recibe este sacramento posee una misión particular en la Iglesia, a favor de los hombres, y contribuye a la edificación del Pueblo Santo de Dios. Se trata del Sacramento, a través del cual, la misión confiada por Cristo a sus apóstoles sigue siendo ejercida en la Iglesia hasta el final de los tiempos.

Al acto sacramental que incorpora al orden de los Obispos, de los Presbíteros y de los Diáconos se le llama ORDENACION, pues confiere un don del Espíritu Santo que permite ejercer un poder sagrado que viene de Cristo a través de su Iglesia. Se le llama también CONSAGRACION porque es un “poner aparte” y un “investir” por Cristo mismo a favor de su Iglesia.

4.- A lo largo de la rica historia de nuestra Iglesia, el ministro ordenado ha recibido diferentes denominaciones y, en cada una de ellas se manifiesta parte de la misión que se contrae al recibir la Ordenación Sacerdotal.

No obstante, el contenido y el semblante del Buen Pastor es una de las imágenes más solicitadas para hablar del sacerdocio en las obras eclesiales. Profundicemos en esta imagen sugerente del sacerdocio ministerial.

5.- Jesucristo es, sin lugar a dudas, aquel en quien la imagen bíblica del Buen Pastor alcanza su pleno sentido. El es quien conoce, ama, llama por su nombre, camina delante, carga sobre sus hombros, apacienta, y da la vida por sus ovejas.

Los apóstoles, sus sucesores que son el Papa y los Obispos, y los presbíteros, han sido puestos por el Señor para apacentar a su grey. Ellos deben practicar el pastoreo no como dominadores sino en el servicio a los demás. Se trata de Cristo mismo que quiso darnos buenos pastores para que en su nombre cuidaran de su Iglesia hasta el fin de los tiempos.

A imagen de Cristo, Buen Pastor, los Sacerdotes deben de atender a los fieles cristianos. ¿Cuáles son las cualidades de aquellos que quieren ser un Pastor Bueno a imagen de Cristo?

Para conocerlas nos bastaría leer y meditar el capítulo 10 del Evangelio de San Juan que hoy se ha iniciado: caridad sin límites, la misericordia, la comprensión, la perseverancia, el consejo, la persuasión, la autoridad, la obediencia total y delicada, el silencio discreto y la palabra oportuna, inteligencia, humildad, mansedumbre, el corazón indiviso del celibato para dedicarse a todas y cada una de las ovejas, la servicialidad, la vigilancia, la paciencia, la pobreza, la moderación, la indulgencia, la integridad...

Es tan grande y perfecto el Modelo que la impronta, es decir la imagen, debería ser lo más fiel posible al original.

6.- No debiéramos olvidar los que participamos de este sacramento, y los que en el llamado vocacional aspiran a la Ordenación Sacerdotal, que el Sacerdocio de aquel que es el Buen Pastor se ha manifestado no en una ceremonia sino en un acontecimiento: en la ofrenda de su propia vida.

Y así, el ministerio sacerdotal debería ser el recurso en el que se hace visible y operante, aquí y ahora, el amor y los cuidados de aquel que por excelencia es el Buen Pastor.

En este domingo es necesario que al abrir los labios y el corazón le pudiéramos pedir a Jesús, Buen Pastor, ¡Señor, danos muchos y muy santos sacerdotes! Y,... ¡Envíanos un Buen Pastor Universal para nuestra Iglesia!...

7.- Pero,... quisiera también en este momento pedir de una forma especial por aquellos hermanos que se encuentran recluídos en los centros de readaptación social. La razón de mi oración se ubica en el percibir en ellos uno de los sectores más importantes en el rebaño de Cristo, Buen Pastor, y con ello de la Iglesia y de todo cristiano.

En este cuarto domingo de Pascua, fiesta de Jesucristo Buen Pastor, antiguamente la Iglesia visitaba de una forma especial los centros de reclusión, viendo en el hermano encarcelado no tan sólo el rostro de las ovejas de Cristo, ¡puesto que lo son!, sino también el rostro del mismo Cristo, quien sin aceptar ningún tipo de negociaciones nos ha manifestado, que todo aquello que hagamos con ellos lo hemos hecho con Él mismo.

8.- Queridos hermanos:

Es domingo del Buen Pastor y les quiero decir, que Jesucristo piensa en los encarcelados, que no les abandona, sino que busca a la oveja que se le ha perdido momentáneamente. Que por ustedes, y por todos aquellos que un día experimentamos la inconsistencia de nuestra fragilidad, Cristo ha dejado a las ovejas buenas en un lugar seguro, para ir en nuestra búsqueda.

Les quiero recordar que Cristo conoció los separos judiciales de su tiempo, que Cristo fue acusado falsamente, que fue abandonado mientras vivía un proceso que tuvo como desenlace el más injusto de los veredictos. El decirles que Cristo estuvo preso, ¡no es un recurso de oratoria! Cristo fue tratado con altivez e injusticia por los guardianes del orden en su tiempo, y al ingresar al reclusorio fue despojado ilícitamente de sus pertenencias y fue torturado injustamente por aquellos que tenían la aplicación de la justicia en sus manos.

Jesucristo, el Buen Pastor, fue despojado de su libertad y habiendo pisado un lugar, como en el que ahora ustedes se encuentran, Él santificó cada rincón de los lugares en los que ahora ustedes experimentan la soledad.

El Señor se ha pasado las primeras horas del viernes-santo caminando de Anás a Caifás y de Herodes a Pilato, para acompañarles y sacar provecho para la historia de cada uno de ustedes. ¡No están solos!

Al que es la Verdad se le acusó de impostor, a Aquel que es Luz se le acusó de la oscuridad de la blasfemia. Al inocente se le cometió una injusticia en una sentencia manipulada por los hijos de la mentira.

9.- En Jesucristo, Buen Pastor, la Palabra se ha hecho carne, una carne vulnerable, desgarrada, mortal, pero destinada a la gloria, como la de ustedes y la mía. Dios se hizo visible, cercano e indefenso en Jesucristo.

Para nosotros los cristianos, creer en Jesús exige tomar conciencia de que se acepta como nuestro modelo: la vida de un Dios hecho hombre rechazado, perseguido y sometido a juicio, a causa del escándalo que sus palabras y acciones producen en los que han atesorado intereses. Creer en Jesús supone poner la propia confianza en la verdad del Hijo de Dios hecho hombre ejecutado, abdicado en consecuencia de los intereses que encarnan muchos de nuestros pensamientos mezquinos.

Jesucristo, Buen Pastor, se encontró ante una doble opción: o atenuaba la fuerza con la que enseñaba a sus ovejas, reduciendo la información que transmitía a los suyos, echaba, como dice el lenguaje popular, “agua en el vino”, transigía, o llevaba hasta el final la tarea a favor de su rebaño: darles el alimento de su palabra, hacer lo que tenía que hacer por resguardarlas, sabedor que tropezaría con una resistencia tal que acabaría por ser víctima de la misma, en donde el Pastor daría la vida por sus ovejas.

La fiesta del Buen Pastor es fiesta pascual, porque el Pastor tiene poder para dar la vida y para recuperarla, y esta es la historia de la Pascua.


WebJCP | Abril 2007