LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 06 de Marzo de 2011 - IX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO A
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

viernes, 4 de marzo de 2011

Evangelio Misionero del Día: 06 de Marzo de 2011 - IX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO A

Tú eres la Roca que nos salva

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 7, 21-27

Jesús dijo a sus discípulos:
No son los que me dicen: «Señor, Señor», los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
Muchos me dirán en aquel día: «Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?»
Entonces Yo les manifestaré: «Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal».
Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero ésta no se derrumbó, porque estaba construida sobre roca.
Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: ésta se derrumbó, y su ruina fue grande.


Compartiendo la Palabra
Por Santiago Agrelo ofm

Edificó su casa… creyendo

No lo cobija la choza; menos aún el palacio: El creyente necesita acogerse a su Dios.
Iluminados por la fe y la palabra de la Iglesia, también nosotros nos encaminamos a la casa que es Dios.
Lo buscan tu corazón y tus ojos: “Tengo los ojos puestos en el Señor”. Y no quieres apartarlos de él, pues recuerdas que es él “quien saca tus pies de la red”.
Lo buscas, y pides que te busquen sus ojos, que tu Dios se vuelva hacia ti, para que te encuentre su misericordia, en la que deseas ser recibido: “Mírame, Señor, y ten piedad de mí, que estoy solo y afligido”.
Desde tu fragilidad, la confianza te lleva a entrar en la firmeza de tu Dios: “A ti, Señor, me acojo: no quede yo nunca defraudado”.
Esto es lo que buscas en la casa que es Dios: buscas la roca de tu refugio, un baluarte donde te salves; buscas al Dios justo que haga brillar sobre ti la luz de su rostro, que te ponga a salvo por su misericordia.
Y el mismo Señor a quien buscas, te indica el camino que has de seguir para encontrarte con él: Tú escuchas su palabra, él escucha la tuya; Tú le acoges a él, él te acoge a ti; está en tu mano ser recibido por él, pues en tu mano ha dejado que le recibas a él.
Así lo había dicho por medio de su siervo Moisés: “Guardad mis palabras en el corazón y en el alma, atadlas a la muñeca como un signo y ponedlas de señal en vuestra frente”. Si las escuchamos, habremos escogido para nosotros la bendición que deseamos.
Y así lo dijo por medio de su Hijo: “Entrará en el Reino de los cielos –en la casa que es Dios- el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo”. La palabra de Dios escuchada es la puerta por la que entras en la casa que es Dios.
He dicho “la palabra de Dios”, pero tú no olvidas que palabra de Dios para ti es en primer lugar “la palabra de Jesús”. Por eso dice él a sus discípulos: “El que escucha estas palabras mías, y las pone en práctica, se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca”.
Hoy, que celebras la Eucaristía, en su recinto escuchas y crees la palabra de tu Dios, las palabras de Jesús, el evangelio que vas a poner en práctica en la vida de cada día.
Pero aún he de añadir un misterio a la dicha de este domingo: La palabra de Dios para ti, no es sólo la palabra que escuchas proclamada, sino que es también y sobre todo la Palabra que recibes comulgada. Hoy la Palabra viene a los suyos, busca alojarse en tu casa; y “a cuantos la reciben, les da poder de ser hijos de Dios”.
Si tu vida se hace casa del evangelio, tu Dios será la roca de tu refugio.
Si Cristo entra acogido en la casa de tu vida, tú entras acogido como hijo en la casa que es Dios.
He dicho “si Cristo entra”. No habrás interpretado mal si en el mismo lugar entiendes que dije “si un pobre entra”.
Feliz domingo.


WebJCP | Abril 2007