LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Rezando con los Refugiados de Iraq
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 6 de febrero de 2011

Rezando con los Refugiados de Iraq



Por Michael Rossmann SJ
Publicado por JRS

Más de 1,5 millones de iraquíes han buscado refugio en los países vecinos, y en particular en Siria y Jordania. El JRS ha abierto proyectos en ambos países para acompañar y servir a esta población y atender sus muchas necesidades.

Muchos de estos refugiados iraquíes son trabajadores altamente cualificados — el 40% de los profesionales de Iraq han huido del país desde 2003 — pero normalmente los refugiados no tienen el derecho legal de trabajar en los países a los que han huido. Tratan entonces de vivir con lo que han ahorrado, la asistencia humanitaria, o ingresos que ganan de forma informal haciendo trabajos que nada tienen que ver con su formación profesional. Es habitual que ingenieros o doctores acaben trabajando como conserjes o cocineros.

El impacto en las familias es importante. En Iraq, muchos de quienes se encargaban de mantener a sus familias han muerto, y en el exilio, los padres sienten una gran frustración al no poder hacerse cargo de sus familias. Muchos niños iraquíes han abandonado la escuela para ayudar a sus familias con trabajos manuales que a menudo no pueden hacer los adultos mayores de 40.

Si bien algunos de estos iraquíes desplazados se han podido reasentar en un tercer país como Estados Unidos, siguen pasando dificultades. No sólo deben adaptarse a una cultura extraña y a un nuevo idioma, sino que a pesar de tener un estatuto oficial de refugiado y el derecho legal a trabajar, encontrar un empleo, especialmente en las profesiones liberales que tenían, es a menudo extremadamente difícil.

Tu reflexión
Farrah, una madre soltera que huyó de Bagdad con su hijo después de que éste consiguiera escaparse tras ser secuestrado, vivió en Jordania durante cuatro años. Su experiencia es una muestra de la lucha de muchos refugiados iraquíes.

Aunque se licenció en derecho en Iraq, no podía trabajar en Jordania y dependía de sus ahorros y de la ayuda de familiares, amigos y ONG. Su hijo pudo ir a la escuela, pero, como muchos niños iraquíes que vivían en países vecinos, tuvo grandes dificultades para adaptarse a la vida como extranjero en Jordania.

Si bien Farrah tenía muchos familiares y amigos en Jordania y se sentía más cómoda viviendo en un contexto cultural parecido, volvió a partir de nuevo con su hijo, esta vez hacia los Estados Unidos, para que él pudiera tener un empleo mejor.

Aquí no hay nada para mí, dijo. No tengo amigos en Estados Unidos, pero me vine para que mi hijo pudiera salir adelante y tener una nueva vida.

Farrah demuestra los tremendos sacrificios y las penalidades por las que han pasado muchos refugiados pensando en sus seres queridos.

El hijo de Farrah, ahora con 16 años, ha recibido una beca para ir a una escuela superior católica y ya ha hecho muchos amigos en su nuevo hogar. Si bien su familia ha recibido asistencia pública y a pesar de que ella habla bastante bien el inglés, siente una frustración parecida a la que tenía en Jordania a la hora de encontrar trabajo, y mucho menos un trabajo relacionado con su formación jurídica.

El amor de los padres refugiados por sus hijos en mitad de una inseguridad tan grande y el deseo de cubrir las necesidades de sus seres queridos puede servir como ejemplo del amor de Dios por toda la gente de Dios. El deseo de los padres refugiados de sacrificarlo todo por sus hijos refleja en cierta manera el ejemplo del propio Jesús que se ofreció a si mismo para que todos podamos tener la vida.
Lectura sugerida para la oración


WebJCP | Abril 2007