LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: CATEQUESIS: Domingo 5º del Tiempo Ordinario: Soy la sal del mundo
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 3 de febrero de 2011

CATEQUESIS: Domingo 5º del Tiempo Ordinario: Soy la sal del mundo



Publicado por Catequistas.org

1. Lecturas de la Palabra de Dios

Es el domingo de los reclamos de Jesús a los Apóstoles. Sois la sal del mundo, sois la luz de las. Es el tiempo propicio para pensar en la vocación, en las elecciones de Dios para colaborar en el Reino y en las respuestas de los hombres para ponerse al servicio de Dios.
Es el Domingo 5º del tiempo ordinario y nos ofrece interesantes lecturas sobre las llamadas de los profetas a hacer el bien y sobre la responsabilidad de los cristianos en la evangelización.


1ª Lectura Isaías 58. 7 a 10

El Profeta Isaías, que vivió hacia el siglo VII antes de Cristo, relata después de ser elegido para su ministerio profético, una serie de consignas de vida justa ante Dios. Aquí tenemos algunas de sus consignas

Compartirás tu pan con el hambriento, los pobres sin techo entrarán a tu casa, vestirás al que veas desnudo y no volverás la espalda a tu hermano

Entonces tu luz surgirá como la aurora y tus heridas sanarán rápidamente. Tu recto obrar marchará delante de ti y la Gloria de Yavé te seguirá por detrás

Entonces, si llamas a Yavé, responderá. Cuando lo llames, dirá: «Aquí estoy.» Si en tu casa no hay más gente explotada, si apartas el gesto amenazante y las palabras perversas, si das al hambriento lo que de seas para ti y sacias al hombre oprimido, brillará tu luz en las tinieblas, y tu oscuridad se volverá como la claridad del mediodía


2ª Lectura: Corintios 2. 1-5

San Pablo nos refleja las como anunciaba el Reino de Dios. Su carácter fogoso se vuelve todo ternura cuando habla a los cristianos de Corinto, hombres duros y con frecuencia agresivos.

“Hermanos. Yo, cuando fui a hablaros del designio secreto de Dios no lo hice con palabras cultas y elevadas. Entre vosotros no quise saber de otra cosa que de Jesucristo y, más exactamente, de Jesucristo crucificado.
Me presenté ante vosotros débil y temblando de miedo; y cuando os hablé y os prediqué el mensaje no utilicé palabras cultas para convenceros.
Al contrario, os convencí por medio del Espíritu y del poder de Dios, para que vuestra fe dependiera del poder de Dios y no de la sabiduría de los hombres.

3ª Lectura: Mateo 15. 13-16

La elección de los Apóstoles, y sobre todo de Pedro, se hizo para que fueran mensajeros del misterio de Jesús y llevaran el mensaje salvador a todos los hombres. Pero Jesús lesbio las consignas de lo que debían ser: luz, fuerza y servicio
El texto evangélico les dice con sencillez lo que deben ser y hacer en el mundo.

“Vosotros sois la sal de este mundo. Pero si la sal deja de ser salada, ¿cómo seguirá salando? Ya no sirve para nada, así que se la arroja a la calle y la gente la pisotea.
Vosotros sois la luz de este mundo. Una ciudad situada en lo alto de un monte no puede ocultarse; y una lámpara no se enciende para taparla con alguna vasija, sino que se la pone en alto para que alumbre a todos los que están en la casa.
Del mismo modo, procurad que vuestra luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que hacéis, alaben todos a vuestro Padre que está en el cielo.”


-------------

Comentario


Las lecturas de este domingo nos ponen ante los ojos la figura de un Cristo mensajero. pero al mismo tiempo un Jesús que ofrece signos de su poder y de su identidad de mensajero del Padre. Llama a sus seguidores para que sean pescadores de hombres y es el protagonista de la Historia, pues es quien elige a cada hombre para una misión eclesial.

Desde el profeta Isaías, elegido por Dios, hasta los apóstoles elegidos por Jesús, toda la vida de los cristianos es elección, sorpresa, entrega, servicio, libertad para la aceptación o el rechazo…

Podemos llamar a este domingo el de la elección de Dios y el de la vocación de los seguidores de Jesús al seguimiento de Cristo, a la lucha por el Reino de Dios.

Los hombres no vivimos solos en el mundo. Somos sociales por naturaleza y por regalo sobrenatural de Dios.

Por naturaleza, hemos nacido en medio de otros hombres que nos necesitan. Y tenemos que hacer algo en la vida que sea provechoso para ellos y esté a nuestro alcance. Pero nuestra labor no es tanto vivir y desenvolvernos de forma creativa, sino colaborar en la tarea común y hermosa de construir el mundo, con nuestra inteligencia y con nuestro trabajo.

En lo sobrenatural, somos miembros de un Cuerpo Místico de Cristo, de la Iglesia. En ella también tenemos que cumplir una misión y aportar a la comu­nidad cristiana nuestro esfuerzo y nuestras disposiciones.

La vocación, la dedicación, la profesión, la misión... son conceptos desa­fiantes que nos sitúan, en el mundo por una parte y en la Iglesia por la otra, en disposición de servicio. El cristiano tiene conciencia de que Dios, Ser supremo, rige los destinos de los hombres y cuida del mundo. Y por eso intuye que Dios le destina para una función, labor o situación a la que debe responder con generosidad y fidelidad.

Etimológicamente es la llamada (vocare, llamar). Semánticamente es la inclinación hacia determinada profesión o actividad, para la cual se poseen cualidades suficientes. "Cuando en castellano decimos "vocación", aludimos a la demanda de algunas profesiones que requieren dedicación singular: la de sacerdote... que cuida las almas; la de médico... que cuida los cuerpos; la de maestro... que se preocu­pa por los cuerpos y por las almas… la de maestro que hace la doble labor de cuidar cuerpos y almas..." (G. Marañón, Vocación, Etica y otros ensayos)

Y el que tiene esa vocación consigue la dicha de trabajar por los demás, tanto por lo que hace como por lo que es. Es la luz de los demás. Hace el servicio de cada dúa mediante su entrega generosa.

+ + + + +

En el sentido espiritual y trascendente, hablamos de vocación cuando pensa­mos en una llamada interior, natural o sobrenatural, que una persona recibe de Dios creador y siente en su conciencia como estímulo para hacer algo o para dedicarse a alguna misión en la vida. Implica designio divino por parte de Dios, que se cuida de sus criaturas (Providencia); y supone libertad por parte del hombre (Conciencia).

La vocación de ser luz para los demás, pues, significa intercambio entre lo divino y lo humano, enlace de Dios con el hombre y del hombre con Dios. Hace referencia, por otra parte, a las alternativas que se abren en la existencia del hombre, sobre todo en ambientes desarrollados, donde hay posibilidades de opción (comida, vestido, relaciones, trabajos, aficiones) y hay que elegir trabajo entre muchos o una profesión entre varias. Menos eco tiene el concepto de vocación en ambientes en los que bastante tienen los hombres con sobrevivir en trabajos primarios o tradicionalmente heredados, sin ninguna posibilidad de eludir el destino impuesto por las circunstancias.

La idea de vocación en los ambientes desahogados conduce al tipo de trabajo preferente en la vida y al grado de dedicación profesional que se prefiere. En esta clave de elección libre es donde se sitúa la llamada hacia un camino concreto. Como toda elección, supone renuncia, preferencia y libertad, deliberación, decisión y compromiso.

En el lenguaje cristiano, es decir con ojos de fe, la idea de vocación implica llamada de la Providencia divina hacia un tipo de vida, sobre todo orientada al servicio de los demás. Presupone que Dios actúa de forma viva y quiere para cada hombre concreto un camino determinado, Aunque respeta su libertad por haberle creado como ser libre, le dota de cualidades y les sugiere posibilidades.

Que la Providencia existe y actúa no es una teoría, sino una íntima persuasión del creyente. Con frecuencia es también una experiencia. Lo sabemos por vía de razón, como explicaba Séneca en su obra "Sobre la Providencia"; y los sabemos por revelación, como lo afirma S. Agustín en su obra "Sobre la ciudad de Dios.

------------------------

3. Modelo de Catequesis


Se puede seguir un itinerario similar a éste, teniendo en cuenta que el centro de la reflexión tiene que ser la figura humana de Jesús y el objetivo de la exposición será siempre el conocimiento de Jesús como enviado del Padre y Salvador de los hombres:

Experiencia

Presentamos a Jesús que un día, al comienzo de su ministerio, habla en Cafarnaum… frente al lago… Los discípulos que son allí, le escuchan, con cara de cansados. Jesús se presenta ante ellos como la luz del mundo y le dice que ellos tienen que ser también luz. La gente acude en gran cantidad… ¿Cómo habla Jesús, ese joven trabajador de Nazarteth, que ha venido al mundo?
Entre todos se puede decir cosas o frases que acaso Jesús pudo decir sobre la luz

Reflexión

La gente ve en sus acciones u n gran deseo de ayudar a todos: cura enfermos, enseña caminos, ofrece buenos consejos. Jesús se presenta como la luz. Y pide a sus Apóstoles, y mediante ellos a todos los cristianos, que sean luz para el mundo
Se puede comentar el texto evangélico presentado este domingo, mediante gestos y experiencias de quien hace cosas por los demás y de quien es modelo de solidaridad y de ayuda al prójimo


Acción

Análisis de hechos conocidos de servicios solidarios: misioneros, animadores de grupos cristianos, voluntarios de ONGs , et. Entre todos se hace una colección de “testimonios y de testigos”
Lo importante es llevarlo a la vida personal. Y ahora nosotros que podemos y qué debemos hacer.
Importa que el animador del grupo o de la clase marque sugerencias concretas, sencillas, asequibles para los presentes. No conviene hacer sugerencias difusas y muy generales.

Participación

Se puede hacer un compromiso para realizar por cada grupo. Una clase se divide en grupo de tres o cuatro… o un grupo se divide en dos o tres grupos. Cada uno de los grupos se compromete a realizar en una semana una acción luminosa para los demás: una limosna, una ayuda, un acto de solidaridad, etc. Y se comprometen todos a revelar a los demás su plan y su cumplimiento o incumplimiento en una posterior reunión



Interiorización

Resaltar que Dios tiene para cada uno una llamada a ser luz para los demás, es decir una vocación centrada en la figura de Cristo. Partir de la idea de que cada profesión, trabajo, situación puede ser un servicio y que misteriosamente responde a una vocación. Es Jesús el que entra en la vida de los hombres y les dispone para un camino de salvación… mediante el amor al prójimo. Se puede hablar de los ministerios en bien de los demás y de la vocación personal (misión concreta en la vida para bien propio y de los demás). Cristo esta presente en quien así entiende su vida

Se puede perfilar un abanico de frases vocacionales sobre el servicio en el grupo o en la clase y buscar algunos apoyos que animen a pasar de los buenos propósitos a las buenas acciones

-----------------

4 Ejercicios para la catequesis

Para pequeños.

Unos pueden dibujar a Jesús junta a una luz otros pueden dibujar unos caminos que llevan hacia gente necesitada, enfermos, pobres, abandonados, enfermos…
Centrar el dibujo en la idea de que Jesús pide que ayudemos a los demás y les demos buen ejemplo
Explicar la misma realidad de la llamada de Dios a hacer el bien en la medida en que la mente antropomórfica del niño pequeño puede hacerlo

Hacer una lista de oficios que sirven para hacer el bien: médicos, maestros, conductores, que los niños conocen y decir como se puede ayudar a los demás en cada oficio


Para niños medianos

Analizar las figuras que aparecen en las tres lecturas, de forma personal o en grupos. Ver cuál es la misión que Dios quiere para cada uno de los del grupo: en su familia, en la clase, con otros niños… que cada uno cuente sus experiencias y sus posibilidades.
Recoger datos, impresiones y algún comentario de otras personas ajenas al grupo. Preparar un breve informe y exponerlo ante el grupo general.
Interesante es luego hacer una previsión de los que Dios nos pediría a cada uno del grupo si viniera de forma visible, por ejemplo hablando con nosotros desde una luz. … Hacer una lista de las cosas esenciales que suponemos Dios nos pediría.

Para niños mayores

Escribir una carta de respuesta a Dios que nos pide ser testigos de su amor en medio de los hombres. Leer alguna y discutir que respuesta daría Dios a esa carta leída

Perfilar una dramatización muy seria sobre el texto del Evangelio de este día: diseñar un discurso como el que Jesús pudo pronunciar ante la gente… pidiendo ser luz, pidiendo hacer el bien, pidiendo ser modelos de amor al prójimo.
Reproducir de alguna forma la escena. Analizar estrechamente las palabras de Jesús ante los oyentes y diseñar las diversas respuestas que dieron los que escuchaban.

Preadolescentes.

Hacer una previsión de lo que va a ser la vida de cada uno de los alumnos o de los catequizandos dentro de 10,. 20 0 30 años… Cada uno puede “soñar” su porvenir… Mientras se van diciendo cosas y se ríen los demás, el educador puede ir sugiriendo… lo que sería eso que se dice si Jesús estuviera en la mira de las intenciones… médico.. camionero, abogado, oficinista… siempre orientando hacia los valores evangélicos: amor al prójimo, oración, promoción de la justicia, responsabilidad

--------------------

5. Elementos para la reflexión

Vocabulario básico:

Trabajo, Profesión, Oficio, Misioneros, Catequistas, Diáconos, Vocación.

Fortaleza. Apóstoles. Reino de Dios, Cuerpo místico. Fidelidad. Apostolado.




Algunos libros interesantes
Apóstoles testigos de la fe. Arturo Climent Madrid Ed.Cultural 2001

La vocación. 1988. Aparicio Rodríguez, Publicaciones Claretianas

Amistad y vocación a la santidad. 2004. Miguel Hubaut. Mensajero. Bilbao.

Dion de te llama por tu nombre: vocación y misión. 2004. Miel Hubaut. Mensajero. Bilbao.

La vocación en la Biblia ( 2002 ) Carlos Martini : Editorial. Sígueme. Salamanca.

Acompañamiento vocacional Psicología de la vocación en la adolescencia. 2002 Ediciones Sígueme, S. A.




WebJCP | Abril 2007