LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Los rostros de la crisis
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 7 de noviembre de 2010

Los rostros de la crisis


Lourdes Zambrana
Publicado por Cristianisme i Justicia

Tengo ante mi a Antonio (Antonio no se llama Antonio en realidad, claro está, pero para el caso es lo mismo). Tiene 42 años. Demasiado viejo para las empresas y demasiado joven para beneficiarse de los incentivos de contratación y otros recursos para mayores de 45 años.

Lleva 3 meses sin trabajar. Es un trabajador especializado (oficial de 1ª en soldadura) y un currículum que me impresiona (¡no sabia que existiesen tantos tipos de soldadura!). Trabaja desde los 17 años, y en su currículum veo que tiene una FP superior y unos nueve o diez cursos de formación.

Su aspecto es agradable, limpio, educado, arreglado. Un poco nervioso (es normal, es la primera entrevista).

Su último trabajo fue un contrato por obra y servicio. Los contratos por obra y servicio, explica él, no te permiten ninguna estabilidad, porque nunca sabes cuándo se va a terminar. De un día para otro te dicen que no vuelvas y te rescinden el contrato.

Al principio de su vida profesional trabajaba de manera estable, pero en su currículum se observa como progresivamente se reduce el tiempo de trabajo en cada empresa: los contratos son cada vez más cortos y el va cambiando cada vez más de empresa.

Vive en un albergue. No me habla de su familia y yo tampoco le pregunto nada. Solo pretendo escucharle y orientarle en la búsqueda de empleo, no hace falta que me explique situaciones que sin duda serán dolorosas (por algo vive en albergue, digo yo) y en las cuales yo no le puedo ayudar (me dedico a orientación laboral solamente).

Cobra el paro, pero le quedan ya solo dos meses por cobrar. Luego ha de preguntar en la OTG si puede acceder a los 400 € de ayuda durante seis meses. ¿Cómo voy a vivir con 400 €?, me pregunta él. Le respondo la verdad, que es imposible vivir con 400 €. Si sigue en el albergue tendrá el alojamiento y las comidas cubiertas, y aún podrá ir tirando. Si por algún motivo sale del albergue, con los 400 € tendrá que escoger si prefiere destinarlos a dormir (pagarse una habitación, no precisamente de hotel, sino una habitación realquilada a saber en qué condiciones) o a comer y dormir en la calle, por que para todo no da.

Nunca ha sido atendido en un recurso de atención social. Es la primera vez que estoy en un albergue y que hablo con asistentas sociales, me dice. Hasta ahora, ha tenido una vida normalizada. Pero ya se le han terminado los ahorros y los contactos (ya ha pedido ayuda a todos sus amigos) y ha perdido la vivienda. Está en la calle. Está en riesgo de exclusión. Todavía no se puede decir que está en la exclusión, pero está en riesgo de caer en ella. Si encuentra un trabajo pronto no tendrá problema: no ha perdido hábitos laborales ni capacidades y en cuanto cobre el primer sueldo se buscará una habitación y se espabilará. Si no encuentra trabajo su situación se puede ir cronificando y agravando, y entonces sí que estará en situación de exclusion……

¿Y yo qué le digo? Pues le animo. Le digo que es un trabajador especializado con un buen currículum, que la búsqueda de empleo está peor por lo de la crisis pero que no ha de desanimarse, que hay que estar motivado, bla, bla, bla… y pienso que es una pena ver cada día tantas víctimas de la crisis sentadas ante mi mesa sin poder hacer mucho más que escuchar. Y me tengo que buscar en las entrañas la esperanza cristiana, por que hay días que no la encuentro, y tengo que estirarla (como si fuera un chicle) a ver si me dura hasta que se pase esto de la crisis.

1 comentarios:

Oceanida dijo...

Por eso no desfallecemos aunque a veces estemos a punto, por que Jesus vive en nosotros y nos anima.

Mis oraciones contigo y por este hombre, para que nunca pierda su esperanza y salga adelante con la yuda de Dios.

Un saludo.


WebJCP | Abril 2007