LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: "OJO POR OJO, Y EL MUNDO SE QUEDARÁ CIEGO"
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 17 de agosto de 2013

"OJO POR OJO, Y EL MUNDO SE QUEDARÁ CIEGO"


18 de agosto, domingo 20 del TO
Luc 12, 49-53

"Vine a traer fuego a la tierra, y ¡qué más quiero si ya ha prendido!
Tengo que pasar por un bautismo, y ¡cómo me apuro hasta que se realice!
¿Pensáis que vine a traer paz a la tierra? No paz, os digo, sino la división".

La ancestral ley del talión obedecía a un ordenamiento jurídico de justicia retributiva. El famoso Código de Amurabi (1760 a.C.) lo recoge en el siguiente dictamen: "Si un arquitecto diseña una casa y dicha casa se derrumba matando al hijo del propietario de la casa, se matará al hijo del arquitecto".

La Ley mosaica la ratifica con similar crueldad en Ex 21, 23-25: "vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie". Moisés pone en palabras de Yahvé su ejecución: "Ciña cada uno su espalda al muslo; pasad y repasad el campamento de puerta en puerta, matando, aunque sea al hermano, al compañero, al pariente" (Ex 32, 27).

A este respecto, P. Sloterdijk comenta que a los pies del Monte Sinaí se manifiesta una nueva forma de matar dotada de una nueva moral: ya no estará más al servicio de la supervivencia de una tribu, sino al triunfo de un principio. Dios se ha convertido en una idea; lo cual lleva asociado un cambio de forma del sacrificio, que va de la ofrenda de un don al aniquilamiento del adversario.


El Cristianismo lo deja sin efecto a raíz del Sermón de la Montaña (Mat 5, 38-39): "Habéis oído que se dijo (...), pero yo os digo que no opongáis resistencia al que os hace mal". Todas las religiones han abolido la Ley del Talión "de iure", pero no "de facto". Su historia del ayer y del hoy está tupida de punzantes descosidos.

Jesús postula "traer un fuego a la tierra" que enardece a los vivos, rechazando la paz de los cementerios tan sugerentemente descalificada por Octavio Paz:

"No son los muertos los que en dulce calma
la paz disfrutan de su tumba fria,
muertos son los que tienen muerta el alma
y viven todavía".

"El odio es nuestro único enemigo", escribió Yunus Emre místico y poeta sufí (s XIII), refrendando la doctrina de Jesús. "Para nosotros el mundo entero es Uno. No estoy en la tierra para sembrar la guerra y la enemistad. El amor es la misión y la vocación de toda la vida. Que una única palabra pare la guerra: «Ama y sé amado». Hacia nadie sentimos odio. Todo el mundo es igual para nosotros".

Es la misma propuesta que el Papa Francisco ha hecho recientemente en la catedral de Río de Janeiro: "¿Qué es lo que espero como consecuencia de la Jornada de la Juventud? Espero lío". Está claro que no espera el del ojo por ojo bíblico, porque entonces "el mundo quedará ciego", como sugirió Gandhi, sino el de una paz activa. La de "amor y paz como sustento", de R.Alberti, con sangre de amistad y ardor de batalla, que promuevan y favorezcan una conciencia de paz global y personal.

La Iglesia viva del tercer milenio "tiene que callejear". No basta con llevar la Sociedad al templo y rezar por ella. Hay que abrir todas las puertas y ventanas –portones y ventanales- y llevar doctrina y práctica a la esfera de la vida, que es donde la religión cobra sentido.

.

ESPERO LÍO. NO LICÚEN A JESÚS

Quisiera decir una cosa. ¿Qué es lo que espero como consecuencia de la Jornada de la Juventud? Espero lío. Que acá dentro, que acá en Río, va a haber lío. Pero quiero lío en las diócesis, quiero que se salga afuera, quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que nos defendamos de todo lo que sea mundanidad, de lo que sea instalación, de lo que sea comodidad, de lo que sea clericalismo, de lo que sea estar encerrados en nosotros mismos, las parroquias, los colegios, las instituciones son para salir, sino salen se convierten en una ONG ¡y la Iglesia no puede ser una ONG!

Que me perdonen los obispos y los curas, si alguno después le arma lío a ustedes, pero es el consejo...

Por favor, ¡no licúen la fe en Jesucristo!, hay licuado de naranja, hay licuado de manzana, hay licuado de banana pero, por favor, ¡no tomen licuado de fe!

¡La fe es entera, no se licúa, es la fe en Jesús!, es la fe en el hijo de Dios hecho hombre que me amó y murió por mí.

Entonces hagan lío, cuiden los extremos del pueblo que son los ancianos y los jóvenes, no se dejen excluir y que no excluyan a los ancianos, segundo, y no licúen la fe en Jesucristo.

Las bienaventuranzas. ¿Qué tenemos que hacer, padre?, Mira lee las bienaventuranzas que te van a venir bien y si querés saber qué cosa práctica tienes que hacer, lee Mateo 25 que es el protocolo con el cual nos van juzgar. Con esas dos cosas tienen el programa de acción: las bienaventuranzas y Mateo 25 no necesitan leer otra cosa, se los pido de corazón.

Papa Francisco en la JMJ de Brasil


WebJCP | Abril 2007