LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: La tentación de volver atrás
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 13 de abril de 2013

La tentación de volver atrás

Publicado por Antena Misionera Blog

Domingo 3º de Pascua – 14 de Abril de 2013
Evangelio: Jn 21, 3-14.

Durante estos domingos de Pascua vamos recordando cómo Jesús se apareció vivo a sus amigos y les devolvió otra vez la alegría y la esperanza. Los discípulos han vuelto a Galilea, y un día, Pedro, no sabemos si porque quería recordar sus tiempos de pescador o porque se aburría, dijo: “Me voy a pescar”.
Cuenta el evangelio que aquella noche la pesca se les dio mal. Al amanecer no habían pescado nada. Todavía no clareaba bien la mañana cuando alguien, desde la playa, les dice que echen la red a la derecha de la barca. La echaron y no tenían fuerzas para sacar la red llena de peces. El acontecimiento resultaba asombroso y extraño. Uno de la barca se dio cuenta de que aquello no ocurría por casualidad. En el hombre que estaba en la playa reconoció a Jesús y dijo: “Es el Señor”. Entonces Pedro se tiró al agua y fue nadando a donde estaba Jesús. Allí, sobre unas brasas, Jesús les estaba preparando algo de comer. Comieron contentos porque estaban disfrutando de que su Señor estuviera vivo entre ellos.

Estas cosas son las que cuenta el evangelio. Pero, como siempre, con todo esto algo nos quiere decir el Señor a nosotros, que estamos celebrando la gran fiesta de la resurrección. En nuestra vida y en nuestras comunidades cristianas también anda el Señor. Quizás nos pase a nosotros como a aquellos cristianos de la barca. No terminamos de reconocer al Señor, pero el Señor está.

Además, Dios también nos habla desde las cosas que ocurren en la vida. Muchos acontecimientos llevan la marca o huella de Dios y nos transmiten su mensaje. A nosotros también nos puede parecer que las cosas ocurren por casualidad, pero no es así. Nuestro Dios no está ausente de nuestra vida. Es el Señor el que nos va sacando de nuestras rutinas, el que nos implica en tareas valiosas, el que nos hace sensibles a los problemas de los demás, el que nos va descubriendo otros valores que antes no veíamos, y es también el que nos anima y nos da fuerzas para seguir.

El Señor anda con nosotros y va cambiando nuestra vida. Creo que descubrir esa presencia misteriosa del Señor entre nosotros es también una experiencia hermosa. No es algo que se sabe sólo con la cabeza. Es algo que se gusta, se saborea y se disfruta con el corazón.

Ahora nosotros podemos pensar que nuestras eucaristías también se parecen a aquel encuentro amistoso de Jesús con sus discípulos en la playa. Para no hundirnos en el cansancio o para encontrar nuevas fuerzas ante las dificultades, necesitamos esos momentos de estar con el Señor y sentirlo a nuestro lado. El Señor también nos reparte a nosotros su alimento, que es su Pan y su Palabra. Por eso, de nuestras eucaristías salimos más contentos, más animados y con más fuerzas para seguir al Señor. A nosotros el Señor tampoco nos abandona.


WebJCP | Abril 2007