LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: El Año de la Fe y la Cuaresma
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 14 de febrero de 2013

El Año de la Fe y la Cuaresma

Benedicto XVI en la convocatoria del Año de la Fe dijo: “Es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único salvador del mundo. Dios, en el misterio de su muerte y resurrección, ha revelado en plenitud el Amor que salva y llama a todos los hombres a la conversión de vida mediante la remisión de los pecados… Gracias a la fe, esta vida nueva conforma toda la existencia humana en la novedad radical de la resurrección. En la medida de su disponibilidad libre, los pensamientos y los afectos, la mentalidad y el comportamiento del hombre se purifican y se transforman lentamente”.

He aquí que la Cuaresma es un tiempo privilegiado para vivir este proceso de conversión. Al imponernos hoy la ceniza, se nos dice: “Conviértete y cree en el Evangelio”. Es una invitación a volver a Dios y a creer en su Palabra. Los tres pilares en que se apoya la Cuaresma desde los inicios de la Iglesia son: La limosna, la oración y el ayuno.

La limosna: no consiste sólo en dar sino también en darse, en saber mirar a nuestro alrededor las necesidades ajenas con ojos misericordiosos.
La oración: No se trata tanto de repetir oraciones, sino de acercarnos a Dios para hablarle como se habla con un amigo intimo para confiarle nuestras alegrías y nuestros sufrimientos, los nuestros y de los que sufre la humanidad. Leer y meditar la Palabra de Dios es de suma importancia para un proceso de conversión.
El ayuno: Actualmente muchos se privan de alimentos para tener buena línea, para estar en forma. Este no es el ayuno que nos pide la Iglesia, sino ayunar para tener un control de nosotros mismos. Y en estos tiempos de tanta crisis ayunar para compartir con aquellos que pasan necesidad. Ya lo decía el profeta: “El ayuno que yo quiero es que practiques la justicia”. Estas prácticas nos ayudarán a caminar hacia la Pascua.

Texto: Hna. María Nuria Gaza.
Publicado por Mi vocaciòn


WebJCP | Abril 2007