LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Los hemos visto
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

martes, 1 de mayo de 2012

Los hemos visto


Publicado por De Todos los Días

1º de Mayo - San José Obrero

Evangelio según San Mateo 13, 54-58

(Hemos visto sus manos callosas de fábrica, sus pies unidos al barro de la misma tierra que cultivan, sus ojos gastados en ubicuas oficinas, su entrega absoluta cuidando a la familia -obreras increíbles de horario completo-, sus espaldas doblegadas pero sus almas erguidas.
Los hemos visto en sus otoños cansados recordando orgullosos esfuerzos enormes por el bien de la familia, a menudo por las cosas más sencillas.
Los hemos visto humildes y tenaces, a menudo ofendidos por salarios de miseria y por el insulto cruel del desempleo, alegres desertores de toda corrupción, árboles fragantes de dignidad y justicia, en la tarea incomparable de proteger a los suyos, de acrecentar la vida ganando mucho más que el sustento, muchas veces en tierras extrañas, en querencias ajenas.
José de Nazareth es su protector y en ellos se espeja.
Aquél trabajador de la madera -inmenso en su corazón- que se mantuvo firme en su justicia, en su honestidad y en su amor a toda prueba, cálido protector de la vida en ciernes, silencioso y tenaz cuidando a los que ama más que a sí mismo, sin buscar reconocimientos ni recompensas, creciéndose en cada gesto bondadoso de servicio.
De seguro, ese Niño Santo fue descubriendo en su abbá nazareno -judío campesino de aldea perdida- los signos maravillosos del otro Abbá de todos, ese Dios del que tiempo después enseñaría su rostro, un Padre trabajador incansable por sus hijas e hijos, una Madre que a todos protege y que no cesa en procura de la felicidad de los que son su vida.
La mejor de las noticias)

Paz y Bien


WebJCP | Abril 2007