LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Domingo de Pentecostés (Jn 15, 26-27. 16, 12-15) ciclo B: Como el Padre me ha enviado, así os envío yo
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 26 de mayo de 2012

Domingo de Pentecostés (Jn 15, 26-27. 16, 12-15) ciclo B: Como el Padre me ha enviado, así os envío yo



● Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poder seguirlo mejor.
● Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado.
● Leo el texto. Después contemplo y subrayo.
● Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otros personajes, la BUENA NOTICIA que escucho... Jesús cuestiona mi relación con el dinero, mi consumo... También me puedo preguntar si todas los otros aspectos de mi vida los intento vivir para Dios.
● Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el Evangelio... ¿Qué testigos encuentro que son libres ante el dinero, tienen coherencia personal, tienen unidad de vida?
● Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso.
● Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...

"APÓSTOLES PARA UNA NUEVA EVANGELIZACIÓN"

VER

Celebramos la fiesta de Pentecostés, que pone fin al tiempo pascual. Hoy se celebra el Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar, y como todos los años, la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar ofrece un material de reflexión, este año con el lema “Apóstoles para una nueva evangelización”. La primera evangelización comenzó en el instante en que los Apóstoles recibieron el Espíritu Santo. Desde entonces la Iglesia nunca ha interrumpido el camino de la evangelización, son muchos los que a lo largo de la historia han conocido y experimentado el amor de Dios como fruto de esta evangelización. Pero hoy en día somos conscientes de que muchos de nuestros contemporáneos no encuentran en esta evangelización permanente de la Iglesia la respuesta a sus preguntas y, en ocasiones, ni siquiera se las formulan. El pragmatismo (lo que no es útil a corto plazo no interesa); el individualismo (yo hago lo que quiero); el relativismo (cada uno tiene “su” verdad, no hay verdades universales), hacen que en la vida de las personas no haya lugar para Dios, se vive como si Dios no existiera. Por eso hablamos de Nueva Evangelización que, sin interrumpir la evangelización permanente, proponga nuevos caminos para que todos tengan acceso al Evangelio.


JUZGAR

Así pues, se plantea de nuevo el anuncio del Evangelio en lugares en que fue conocido y vivido, pero ahora ha sido olvidado. Se dirige a personas quizá bautizadas en su infancia pero sin una fe operante en la actualidad. Y también a personas que lo desconocen totalmente. Y quiere hacerlo desde el diálogo con la cultura actual, valorando lo positivo que tiene y ofreciendo la
verdad: la persona de Jesús.
Ante la situación de increencia de muchos de nuestros compañeros, vecinos y amigos; ante la llamada de la Iglesia a evangelizar nuevamente, ¿cuál es nuestra actitud? Quizá tenemos miedo ante las dificultades, o no sabemos por dónde empezar. Pero debemos recordar que el auténtico protagonista de la Nueva Evangelización es el Espíritu Santo, aquel mismo Espíritu que, desde el comienzo, fue el alma de la Iglesia naciente (Prefacio). Solamente después de la venida del Espíritu Santo, el día de Pentecostés, los Apóstoles salen hacia todas las partes del mundo para comenzar la gran obra de evangelización. Gracias al apoyo del Espíritu Santo la Iglesia crece. Contar con planes pastorales, con proyectos para la evangelización, es bueno, incluso necesario; pero ni las más perfeccionadas técnicas evangelizadoras podrán reemplazar la acción del Espíritu.
El lema escogido este año para la Jornada de la Acción Católica y del Apostolado Seglar, “Apóstoles para una nueva evangelización”, dirige el foco de atención hacia la persona misma del evangelizador. Nuestro mundo, hoy más que nunca, exige a los evangelizadores que le hablen de Dios con el lenguaje del testimonio. Para ello, el evangelizador debe empezar por ser evangelizado, necesita vivir muy a fondo su relación con Jesucristo y con la comunidad de discípulos. Y el evangelizador también ha de estar debidamente situado, ha de conocer la realidad social en que vive, sin miedos, sabiendo dialogar con respeto. Para ello, hay que formarse bien. Si queremos ser “Apóstoles para una nueva evangelización” debemos aceptar necesariamente una formación permanente, en equipo, como la que la Acción Católica ofrece a todos los laicos diocesanos.


ACTUAR

El Papa Benedicto XVI, en su encíclica Dios es amor, señala (1): No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, Cristo. Un encuentro que, hoy como en los primeros tiempos de la Iglesia, se produce gracias al Espíritu Santo. Gracias al Espíritu estamos aquí reunidos para actualizar la presencia del Señor que llega a nosotros en la reunión de los hermanos, en la Palabra, en el pan y vino de la Eucaristía.
Y esta experiencia de encuentro con el Resucitado no la podemos guardar para nosotros, hemos de transmitirla por amor a Jesús y por amor a los demás, debemos recoger el testigo de la nueva evangelización. La Acción Católica, cauce diocesano por excelencia para formar apóstoles seglares, quiere poner toda su experiencia y medios para que surjan en la Iglesia los Apóstoles para una nueva evangelización.
La Solemnidad de Pentecostés nos invita a implorar el don del Espíritu en nuestra Iglesia, en la Acción Católica, en los movimientos del Apostolado Seglar y en todos los bautizados. Debemos tomar plena conciencia de la urgencia evangelizadora ante la que nos encontramos y del papel de los laicos en la misma (CLIM 148: La nueva evangelización se hará, sobre todo, por los laicos, o no se hará), y pedir al Señor que sople su aliento sobre nosotros y nos confiera la sabiduría, la fortaleza, la alegría, la paz, la generosidad y la valentía necesarias para poder anunciar la presencia salvadora del Resucitado entre nosotros.


WebJCP | Abril 2007