LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Jueves Santo (Jn 13, 1-15) - ciclo B: LA MESA DEL JUEVES SANTO
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 4 de abril de 2012

Jueves Santo (Jn 13, 1-15) - ciclo B: LA MESA DEL JUEVES SANTO



Aquel que, montado sobre un pollino, se adentró en nuestras murallas, hoy se sienta y nos reparte su Cuerpo su Sangre. Se arrodilla y, al lavar y acariciar los pies a sus discípulos, nos recuerda que no hay mayor gigante en el cielo que aquel que sabe ser pequeño en la tierra. Se hace sacerdote: se ofrece a sí mismo por nosotros.

¡Jueves Santo! ¡Nunca una mesa dio tanto de sí!

1.- En ella vemos cumplidos los deseos de Jesús. “Cuánto he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer” (Lc 22, 15). Lo veremos temeroso ¿A quién le gusta el sufrimiento? Pero a continuación, en plena sintonía con el Padre, dará el paso definitivo: “hágase tu voluntad”. En la mesa del Jueves Santo el Señor nos hace sus confidentes. Clavamos nuestros ojos en Él y, todo lo que nos dice, nos sabe a poco. Somos conscientes que, su Pascua, no nos puede dejar indiferentes; que tendremos que pasar de la negación a la afirmación, de la duda a la fe, de la traición a la adhesión inquebrantable a Jesús.

¡Jueves Santo! ¡En su mesa, Jesús, nos hace partícipes de su presencia eucarística! A partir de ahora memorial de su Pasión, Muerte y Resurrección. Sentados, y con apetito celeste, sabemos que la Eucaristía es misterio de amor divino, pan verdadero que Dios entrega al mundo (a nosotros) para que tengamos vida y abundante.

¿Lo vivimos así? ¿Es la Eucaristía un “paso” de Dios por nuestras vidas? ¿La vivimos como misterio o como un conjunto de oraciones, gestos, luces, flores……pero sin pasión? ¡Jueves Santo! ¡Nunca una mesa dio tanto de sí!

2.- De repente, debajo de ella, nos sorprende que el “Hermano Mayor” se lance rostro a tierra y, con sus manos, comience a acariciar los pies de los discípulos. ¿Y me preguntáis que hago? –Nos dice Jesús- ¡Así habréis de ser y actuar vosotros! Buscando personas a las que amar y brindando vuestro servicio como prueba de que sois mis amigos.

¡Jueves Santo! No todo lo que hay en su mesa es dulce o agradable al paladar cristiano. Es fácil comulgar pero, querámoslo o no, más difícil amar sin ser recompensado. Es más fácil arrodillarnos ante el Santísimo que ante los dolores de los más necesitados. Es más fácil llevar sobre nuestros hombros una imagen, que un pobre a la peana de nuestro cuarto de estar. Pero…esto es lo que tiene el Jueves Santo: es un amor sin condiciones. Amar como Cristo conlleva no caricaturizar sus gestos, ni tan siquiera repetirlos. Va mucho más allá: es creer que, en lo que Él hizo, está nuestro sello de identidad, la prueba de fuego de la verdad de nuestro cristianismo. ¡Qué amargo, a veces, resulta el amor que nos exige Jueves Santo!

¡Jueves Santo! ¡Nunca una mesa dio tanto de sí!

3. ¿Quién sirvió la mesa del Jueves Santo? Jesús mismo es quien se ofrece y se reparte. Hoy recordamos a ese Sacerdote de la Nueva Alianza que, ante la mirada atónita de sus doce discípulos, se troceaba generosamente en l patena de aquel primer altar cristiano.

¡Jueves Santo! ¡Mesa del Ministerio Sacerdotal!

Don de vida, la Eucaristía, que es servida por nosotros –sacerdotes al servicio del Único y Eterno Sacerdote que es Cristo-. Conscientes de nuestras debilidades. Sabedores de que la cabeza es Cristo y que, nosotros, somos continuadores de su obra, de aquel pensamiento que –en tal día como hoy- legó como testamento espiritual: “haced esto en memoria mía”. En esta tarde, los sacerdotes, nos sentimos especialmente tocados por la gracia del Señor. Actualizamos y vivimos nuestro sacerdocio con pasión y con emoción porque, en la Eucaristía, percibimos que está el culmen y la fuente de la vida cristiana. Hoy, os lo podemos decir, nunca como en la misa un sacerdote puede ser más feliz. Lo fue Cristo en Jueves Santo, dándose y sirviendo. ¡Cómo no lo vamos a ser nosotros!

Jueves Santo: vida divina que nos trae Cristo. Amor divino que nos manifiesta Cristo con sus manos. Memorial de su Pasión, Muerte y Resurrección que alzará, una y otra vez, tantas manos como sacerdotes lo hagan en nombre de Aquel que es todo y se hace todo por salvarnos.

¡BENDITA SEA LA MESA!

En la que rodeada, de pan recién amasado,

y regada con vino generosamente vertido

nos sentamos los hermanos de Cristo.

En la que, ofreciéndose como alimento permanente,

nos recuerda que, en Jueves Santo,

se quedó Jesús de una forma providencial,

en Misterio con valor infinitivo

en pan, que ya no es pan, y es su Cuerpo

y en vino, que dejó de ser vino, para ser su Sangre.

¡BENDITA SEA LA MESA!

Que, al sentarnos junto a ella

sabemos que nos urge el camino de la fraternidad

que nos espera el sendero de le reconciliación

que nos exige abrir las manos hacia el amor.

¡BENDITA SEA LA MESA!

Aquella en que, en Jueves Santo, con tintes de pasión

se sirvieron tres manjares santos y divinos:

el Amor, para ser como Jesús

la Eucaristía, para vivir con Jesús

el Sacerdocio, para ofrecer a Jesús

¡BENDITA SEA LA MESA!

En la que, cada Jueves Santo,

con lágrimas en los ojos y con los pies desnudos

recordamos el testamento de Jesús:

“haced esto en memoria mía”

¡Cómo vamos a olvidar, Jesús, tus deseos¡

Toma nuestras manos,

y dirígelas hacia los pies de los discípulos

de los nuevos tiempos

Toma, Señor, nuestra boca

y, cada vez que te repartas en la Eucaristía,

que sintamos la fuerza y el precio de este Sacramento

el vigor y la eterna juventud de tu presencia

el amor, como aquel mismo amor,

que se dejó caer en una tarde de Jueves Santo

¡BENDITA SE LA MESA!

Aquella en la que, siendo sacerdote,

amaste, bendijiste, consagraste y te ofreciste.

Amén.


WebJCP | Abril 2007