LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: II Domingo de Pascua (Jn 20, 19-31) - Ciclo: ¿QUÉ TOCAMOS?
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 14 de abril de 2012

II Domingo de Pascua (Jn 20, 19-31) - Ciclo: ¿QUÉ TOCAMOS?



1.- Cuenta una hermosa leyenda que Tomás fue a predicar el evangelio a la India. Y un rey le dio dinero para que le edificara un palacio. Pero Tomás distribuía el dinero entre los pobres y les anunciaba la muerte y resurrección de Jesús. Y muchos se hicieron cristianos.
"¿Cómo va mi palacio?", le preguntaba el rey. "Va muy bien" y el rey le daba más dinero. Al cabo de un tiempo, la ciudad toda era ya cristiana. Un día el rey le dijo a Tomás: "¿Cuándo podré ver mi palacio?" "Majestad, pronto lo verá terminado", le contestó.
"¿Por qué no puedo verlo hoy? Llévame a verlo ahora mismo", le dijo el rey.
Tomás paseó al rey Vecius por la ciudad y le señalaba a la gente y le explicaba cómo sus vidas habían cambiado para bien.
--¿Dónde está mi palacio?, preguntaba el rey.
--Está a su alrededor y es un hermoso palacio. Qué pena que no pueda verlo. Espero pueda verlo un día, le decía Tomás.
--¿Qué has hecho con mi dinero, ladrón?
--Tu palacio está hecho de personas, tu palacio es tu gente. Ya no son pobres y ahora creen en Jesús. Tus gentes son las torres de tu palacio. Dios vive en ellos. Tu palacio es un magnífico palacio.
Tomás fue encarcelado. Pero el rey vio poco a poco el cambio de la gente y cómo por el poder de la resurrección de Jesús, éste vivía en el corazón de las gentes. El último en convertirse fue el rey y éste liberó a Tomás. Y su palacio no fue una obra de piedras sino de corazones vivos y creyentes.

2.- Aún sin haber visto al Resucitado, al contrario que Tomás, creemos en el prodigio de la Resurrección. Para que algunos descubran el costado abierto de Cristo en medio del mundo. Para que otros incrédulos puedan meter sus dedos en los agujeros de las manos del Señor, qué bueno sería que pensáramos que nosotros somos las señales, los agujeros o los pies del mismo Jesús.

Para ello hemos de creer con todas las consecuencias en aquello que la Pascua nos ha brindado: ¡Cristo es la Salvación!

--¿Tocamos de lleno su Gracia? ¿Disipamos las dudas que intentan disuadirnos del camino que hemos emprendido de la fe?

--¿Rozamos, con nuestro corazón, los sentimientos de Cristo? ¿Hacia dónde se inclinan nuestros pensamientos y deseos?

3.- Que la pascua del Señor, que sigue anunciando y trayéndonos vida en abundancia, nos ayude a insertarnos de lleno en la persona de Jesús. A llevar, en este octavo día y siempre, la Buena Noticia de que está vivo y presente entre nosotros.

¿A quién hemos deseado unas felices pascuas? ¿Tal vez a nadie? ¿No será en el fondo que, por no vivir la Pascua profundamente, no nos sale decir “yo he tocado el costado de Cristo” “yo he estado con Cristo” “yo he hablando con Cristo”?

¡Feliz Pascua! ¡Felices con la paz que nos trae el Señor!

4.- DAME DE TU PAZ, SEÑOR

Aquella que viene del cielo, que es azul y sólida

que me recuerda que es posible un orden nuevo

con unas metas y miras más altas.

DAME DE TU PAZ, SEÑOR

La que nace de un costado

que, traspasado por una lanza,

me enseña que –la paz- es consecuencia

de una vida entregada, con renuncias,

con valor y con un corazón regalándose

DAME DE TU PAZ, SEÑOR

La paz que, en manos traspasadas por clavos,

me insinúa que, la fraternidad,

sólo será posible cuando existan brazos abiertos

ojos que miren con mirada de hermanos

con pisadas que ayuden e indiquen el camino

a la gente que se encuentra perdida.

DAME DE TU PAZ, SEÑOR

No me des la paz que anuncia la televisión

No me des la paz que se confunde con una tregua

No me des la paz en la que siempre pierden los mismos

No me des la paz que orquesta el mundo.

Yo, Señor, quiero tu paz:

La paz que respeta a todos

La paz que nace desde lo más profundo del cielo

La paz que es consecuencia del amor

La paz que es fuente del calor del corazón

La paz que es alegría de tu ser resucitado

DAME DE TU PAZ, SEÑOR

Esa paz que, todavía, muchos no conocen

Esa paz que, algunos, no desean porque les viene grande

Esa paz que, por ser celestial, sólo la puedes ofrecer Tú

desde la cruz y por tu Resurrección

DAME DE TU PAZ, SEÑOR

Tan diferente de la que ofrecen los pacifistas

Tan gigante que deja diminuta a la de la tierra

Tan inalcanzable que sólo Tú la puedes ofrecer

Tan duradera que sólo Dios la puede firmar

Tan necesaria que, por nosotros mismos,

nunca la podremos conquistar

DAME DE TU PAZ, SEÑOR

Y, si no puedes dármela Señor,

reina en mis entrañas

Vive en mi corazón y…

sé que entonces yo seré artífice de tu paz.

Amén.


WebJCP | Abril 2007