LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Seglar para el Domingo 2º de Pascua (15 - Abril - 2012)
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 14 de abril de 2012

Evangelio Seglar para el Domingo 2º de Pascua (15 - Abril - 2012)


Publicado por Ciudad Redonda

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Dos episodios, separados por una semana (el segundo correspondería temporalmente a este domingo), donde Jesús se presenta en medio de la comunidad de discípulos de Jerusalén comunicándole su paz, reunida en el día que pasaría a llamarse domingo ("día del Señor"), cerradas las puertas por el entorno hostil (que en la primera ocasión les producía miedo, no así tras la primera presentación del Resucitado en medio de ellos).
La primera vez incluye el envío misionero, para lo cual les comunica el Espíritu Santo (en el mismo día en que resucitó, no 50 días después) y les hace mediadores (a todos los discípulos, no sólo a los apóstoles) del perdón de Dios.
La segunda ocasión proclama una nueva bienaventuranza, dirigida a los lectores del Evangelio: "Dichosos los que crean sin haber visto", los que crean por el testimonio de la comunidad, y no como hace Tomás. Para eso fue escrito el evangelio, como dice el versículo final: "se han escrito para que creáis".
El resucitado es el mismo que fue crucificado (no es un fantasma), como se indica al mostrar sus manos y el costado, lo que provoca alegría en quienes le reconocen.


COMENTARIOS DE SEGLARES

DESDE LOS ABUELOS
(Matrimonio, cinco nietos, pertenecen a grupo cristiano)

En el Evangelio de este Domingo, San Juan nos dice que estaban reunidos con las puertas cerradas, por miedo a los judíos y se presentó Jesús diciéndoles. “ Paz con vosotros”.
Muchas veces tenemos miedo porque nos cerramos en nosotros mismos y no dejamos que entre el Señor en nuestras vidas. Algunos de nuestros nietos, ante situaciones poco conocidas por ellos, nos dice: Abuela tengo miedo, yo le contesto, no temas pues estamos contigo.
Abramos bien los ojos y puertas de nuestro corazón para reconocer a Jesús cuando El nos diga “LA PAZ CON VOSOTROS” y sepamos transmitir a los demás esa LUZ que hace iluminar nuestro caminos en tantos momentos de oscuridad.

DESDE EL TERCER MUNDO
(matrimonio con dos hijos, voluntarios de ONG en país musulmán, trabajan en la misión, pertenecen a comunidad cristiana)

En el evangelio de este domingo nos sentimos identificados con Tomás, necesitamos ver para creer. En nuestra realidad tenemos la suerte de ver a Dios, a Cristo, cada día pues está muy presente tanto en la gente con la que tratamos: madres, niños, trabajadores, la gente que te pide por la calle... como en la comunidad cristiana, concretamente en las religiosas, pues ellas son una de las más hermosas pruebas palpables del cuerpo de Jesús resucitado.
El de este domingo es un evangelio lleno de detalles en los que pararse, desde el encierro de los discípulos por miedo a los judíos hasta la comprobación física de Tomás de la Resurrección de Cristo, pasando por los mensajes que Jesús les da a los discípulos. Nos gustaría quedarnos con el detalle de que, como le pasó a Tomás, creemos en la Resurrección a través del sufrimiento, sólo cuando vemos y tocamos y nos dejamos tocar por el sufrimiento ajeno, somos capaces de ver, con los ojos de la fe, el rostro del Resucitado.

PARA REZAR
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Señor Jesús y Dios nuestro,
porque tu Resurrección y tu Presencia
en medio de nosotros y en nuestras comunidades
nos transforma y nos llena de tu Espíritu Santo.
Te damos Gracias porque nos entregas tu Paz,
llenándonos el corazón de gozo y alegría,
y también nos das la Fuerza de tu Espíritu
para lograr transformar nuestra realidad y mejorarla,
y para poder realizar con valentía y serenidad
cualquier Misión a la que Tú nos envíes a cada uno.
Te damos Gracias, Señor y Dios nuestro, porque hoy
Tú nos regalas el consuelo de tu Perdón y Misericordia
que nos llena de alegría y de tu Paz nuestro corazón
a través del Sacramento de la Reconciliación y Perdón.
Te damos Gracias, Señor Dios nuestro, por el don de la fe
y te pedimos que nos ayudes a ser testigos de tu Resurrección
con nuestras palabras y con nuestra propia vida, para ser
transmisores de la Buena Noticia de tu Evangelio de Vida,
para lograr ser portadores de tu Luz y Paz en este mundo,
y poder ayudar a todas las personas que aún no creen en Ti,
para que puedan llegar a conocerte, encontrarse contigo, amarte
y tener todos juntos una vida abundante en tu nombre. Amén.

PARA VIVIR ESTA SEMANA
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Nosotros no hemos tenido la gracia de presenciar todas esas manifestaciones del resucitado que tuvieron los primeros cristianos, qué más quisiéramos...
Sin embargo, a lo largo de nuestra vida, sí que hemos podido experimentar esa resurrección del Señor. ¿Cuándo? Pues cuando hemos sido capaces de ofrecer, por amor, algún dolor, ya sea de tipo espiritual o físico. Hemos sido capaces de redimir por completo eso que nos atenazaba y creyendo en que, muriendo somos capaces de resucitar, hemos experimentado una alegría especial, en nuestra alma se ha depositado una calma, una paz, desconocida antes, y hemos sido capaces de afrontarlo todo con una fuerza que a nosotros mismos nos ha dejado asombrados. Ése es Jesús Resucitado que te visita en tu casa, que se pone en medio y te da la fuerza de su Espíritu Santo.
Ahora bien, eso no quita que seamos muchas veces incrédulos como Tomás y que traicionemos al Señor. Y tenemos la misma responsabilidad que él, por que no lo hemos visto, pero lo hemos experimentado, que casi es lo mismo. Y sin embargo, empezamos con nuestras ñoñerías, excusas, nuestras cosas de niño chico, "es que no puedo", "es que no veo la luz", "es que esto no hay quien lo aguante.."
Y entonces, Jesús, con todo lo que pasó, Él sí podía aguantarlo ¿no?. Cojamos el toro por los cuernos y convirtamos cada dolor en una fuente de paz y alegría, por amor al Señor.


WebJCP | Abril 2007