LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio seglar para el Domingo de Ramos (1 - Abril - 2012)
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 1 de abril de 2012

Evangelio seglar para el Domingo de Ramos (1 - Abril - 2012)


Publicado por Ciudad Redonda

COMENTARIOS DE SEGLARES

DESDE LA MANIFESTACIÓN DE LA FE EN LA VIDA PÚBLICA
(Hombre, casado, padre de dos hijos, trabaja, miembro de la Junta de Gobierno de una de las procesiones de Semana Santa)

No estaban preparados. Nadie estaba preparado para la llegada de Jesús el Nazareno. Pilló a todos con el paso cambiado. A sus propios discípulos, que nunca entendieron los acontecimientos que se avecinaban; a Pilatos, que nunca comprendió el porqué de la condena de un inocente acusado de poner en peligro el poder del César; a los sacerdotes judíos que le acusaron de blasfemia al declararse Hijo de Dios; a los soldados romanos que le dieron martirio y no entendieron la fuerza que le permitió soportar tanto sufrimiento. Nadie entendió nada. Se mofaron de Él. Le escupieron. Le azotaron. Le acusaron de traición. De blasfemia. De autodenominarse Dios. De revolucionario…; nadie comprendió nada.
Tuvo que morir, para que un soldado romano dijera: “Realmente este hombre era Hijo de Dios. Tuvo que soportar la cruz, para que ella se convirtiera en nuestro destino. Tuvo que resucitar para mostrarnos cual era nuestro destino como hijos suyos. Tuvo –con mucho miedo- que soportar una horrible Pasión para mostrarnos el camino. Él, que solo habló de amor. De igualdad. De compromiso. Aceptó su destino con determinación y valentía. ¡Que ejemplo de consistencia!
Lástima que nadie estuviera preparado para su llegada. Que nadie entendiera nada. Que nadie comprendiera quien era.., y para qué había venido.
A nosotros los cristianos nos dejó para siempre su ejemplo y a los cofrades nos “regaló” la posibilidad de recordarlo en nuestra Semana Santa, que no por casualidad se llama Semana de Pasión, o Semana de Gloria. Nos entregó el bendito don de recordar su padecimiento salvador con nuestros desfiles penitenciales. Jesús y su Pasión, justifican nuestra existencia como cofrades. Como para decir que no tenemos fundamentos. Es posible que los cofrades compongamos un “teatro barroco callejero”, pero el mismo no está vacío de contenido. Lo tiene. Y muy profundo.

DESDE LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS
(Matrimonio, con hijos, ella trabaja, él perdió su empresa, pertenecen a grupo cristiano)

“Padre, tú lo puedes todo; aparta de mí este cáliz. Pero no lo que yo quiero, sino lo que tú quieres”. Se queda solo, sus discípulos se duermen, lo entregan, lo niegan… aparece la angustia. Ante la pasión y muerte de Jesús solo podemos preguntarnos cual es nuestra cruz, cargarla y recorrer el camino. Un camino que no tiene atajos, hay que recorrerlo completo, sin perder la esperanza en la ayuda del Señor cuando nuestras fuerzas falten.
Un comentario desde la crisis se me hace difícil, ante la enormidad del sacrificio de Jesús por nosotros, cómo me puedo quejar yo.

PARA REZAR
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Señor Misericordioso, porque hoy
comenzamos la Semana Santa y Tú, Señor Jesús,
quieres entrar en nuestra ciudad y en nuestras vidas
para transformarlas y quedarte siempre junto a nosotros
en la Eucaristía y en cada gesto que exprese tu Amor.
Tú nos muestras que la única manera de amar
es a través de la entrega, el servicio y el perdón.
Nos enseñas que las actitudes para ser tus discípulos
son la humildad, generosidad, mansedumbre y la certeza
que, aún siendo débiles ante el dolor y el sufrimiento,
nuestra fortaleza y firmeza nos llegan sólo de Ti, Dios nuestro.
Tú nos enseñas a ser pacíficos en un mundo lleno de violencia
y donde el mal parece tener más fuerza que la bondad.
Ayúdanos, Señor, a seguirte con fidelidad en nuestra sociedad,
donde no es fácil hacerlo porque prevalecen valores contrarios
a todos los que Tú nos enseñas cada día con tu Evangelio.
Nosotros, Señor, queremos acogerte en nuestras vidas
a través de cada hermano que sufre y necesita nuestra ayuda.
¡No permitas jamás que permanezcamos indiferentes al dolor
ni sumisos ante una sociedad que te rechaza a Ti cada día,
y que a la vez, necesita cada vez más tu Amor y tu Presencia.
Te damos Gracias, Señor Jesús, porque con tu Pasión nos salvas
y nos enseñas un estilo de vida a seguir lleno de buenas actitudes.
Ayúdanos Tú, Dios Misericordioso, a cumplir nuestra misión
de celebrar, anunciar y participar en esta Semana Santa que Tú hoy
nos ofreces como momento especial de Encuentro personal contigo
y como camino de Conversión a tu Amor y Misericordia. Amén

PARA VIVIR ESTA SEMANA
(matrimonio, dos hijos, ambos trabajan, pertenecen a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Se acerca la semana grande pare el cristiano, aquella en la que se rememora el que es eje central de nuestra fe, con la muerte y resurrección de Jesús. No es semana pues para las palabras, ni siquiera en este comentario. Es semana realmente para vivir. Te sugerimos que gustes y degustes la Palabra en estos días con más intensidad. Actualízala para hacerte parte y partícipe de lo que lees, porque todavía hoy Jesús sigue amando y muriendo y aún ha de ser resucitado. Dale especial relevancia a la Eucaristía y los oficios, por todo lo que en ella se simboliza, se vive y se rememora. Celébrala más intensamente. Llena especialmente el Jueves Santo de actos de amor, anteponiendo a los demás a ti mismo, estando atento a sus necesidades para servirles, como nos enseño Jesús en el lavatorio de los pies.
Aléjate el viernes santo, lo máximo posible de lo que nos ofrece la “calle”, para que pueda s sentir el dolor que sintió Jesús, el que sigue padeciendo. Alivia tus dolores con el suyo. Deja que brote de ti el sentimiento del que ve morir a alguien que quiere mucho. Porque Jesús hoy además, sigue muriendo por ti, por nosotros, a nuestras manos.
Deja el sábado como día de duelo, en el silencia interior y si puede ser en el exterior, como modo de prepararte para el gran momento de la resurrección de Cristo y en ella tu resurrección.
Se acerca la semana grande pare el cristiano, aquella en la que se rememora el que es eje central de nuestra fe, con la muerte y resurrección de Jesús. No es semana pues para las palabras, ni siquiera en este comentario. Es semana realmente para vivir. Te sugerimos que gustes y degustes la Palabra en estos días con más intensidad. Actualízala para hacerte parte y partícipe de lo que lees, porque todavía hoy Jesús sigue amando y muriendo y aún ha de ser resucitado. Dale especial relevancia a la Eucaristía y los oficios, por todo lo que en ella se simboliza, se vive y se rememora. Celébrala más intensamente. Llena especialmente el Jueves Santo de actos de amor, anteponiendo a los demás a ti mismo, estando atento a sus necesidades para servirles, como nos enseño Jesús en el lavatorio de los pies.
Aléjate el viernes santo, lo máximo posible de lo que nos ofrece la “calle”, para que pueda s sentir el dolor que sintió Jesús, el que sigue padeciendo. Alivia tus dolores con el suyo. Deja que brote de ti el sentimiento del que ve morir a alguien que quiere mucho. Porque Jesús hoy además, sigue muriendo por ti, por nosotros, a nuestras manos.
Deja el sábado como día de duelo, en el silencia interior y si puede ser en el exterior, como modo de prepararte para el gran momento de la resurrección de Cristo y en ella tu resurrección.


WebJCP | Abril 2007