LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 25 de Abril de 2012 - San Marcos, evangelista. Fiesta
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

martes, 24 de abril de 2012

Evangelio Misionero del Día: 25 de Abril de 2012 - San Marcos, evangelista. Fiesta


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 16, 15-20

Jesús resucitado se apareció a los Once y les dijo:

«Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará. El que no crea se condenará.
Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los sanarán» .
Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios.
Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.

Compartiendo la Palabra
Por Fernando Torres Pérez cmf

La letra de una de las canciones de la ópera rock “Jesucristo Superstar” dice: “Siempre deseé ser un apóstol / y contar al mundo mi verdad. /Escribirla en los Evangelios / para así pasar a la posteridad.” Hoy celebramos la fiesta de san Marcos. Según la tradición, él fue el escritor del evangelio que se conoce por su nombre. Dice la tradición también que fue uno de los acompañantes fieles de Pedro, que le ayudaba en las catequesis y que su evangelio, de alguna manera, no es más que la puesta en escrito de la predicación oral de Pedro.
Pero lo que es seguro es que Marcos o el que escribiera el Evangelio no lo hizo para pasar a la posteridad. Su objetivo no fue hacerse él grande (por eso no es especialmente importante si lo escribió él u otro) sino dar testimonio de Jesús. Su objetivo fue llevar a todo el mundo, a todos, la buena nueva de Jesús. Así lo pone en boca del mismo Jesús, resumiendo lo más central de su mensaje: “Se ha cumplido el plazo, ya llega el Reino de Dios. Convertíos y creed la buena noticia.”
A partir de ese mensaje inicial, tan increíblemente lleno de fuerza y potenciador de la esperanza de sus lectores /oyentes, el autor del evangelio va presentando la historia de Jesús intercalando sus enseñanzas. Todo para llegar al momento final, la entrega definitiva, la Pascua de Muerte y Vida que es el culmen del Evangelio y de la misma enseñanza de Jesús. Porque todo lo dicho se refrenda con la entrega confiada de su vida al Padre cuando los hombres se la quitan. Así la buena nueva del reinado de Dios se hace carne y sangre de nuestra misma historia y nos abre a una nueva esperanza: la resurrección. La buena nueva de Jesús rompe con este laberinto de muerte, dolor y violencia en el que estamos encerrados para abrirnos a la esperanza en el Dios de la Vida. Jesús es su testigo.
Seguro que Marcos no escribió el evangelio para hacerse famoso. Tampoco lo pretendió ninguno de los apóstoles. Ellos vivieron deslumbrados por la presencia de aquel Jesús. Aún sin entenderle del todo, veían en él algo diferente, algo por lo que valía la pena dejarlo todo y seguirle. La Buena Nueva tenía una fuerza de atracción mayor que la de mil planetas y constelaciones juntas. Lo dejaron todo y lo siguieron. Y cuando llegó el momento no pensaron más que en compartir ese mensaje con todos los que les rodeaban y en llevarlo hasta los más lejanos extremos del planeta. Eran portadores de una buena nueva, de la esperanza, no de amenazas de castigos eternos ni de cataclismos planetarios.
Es tiempo de tomar nosotros la antorcha de la fe, de hacernos portadores de la buena nueva y de la esperanza. Como Marcos, como tantos y tantas desde hace dos mil años.


WebJCP | Abril 2007