LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 24 de Marzo de 2012 - SEMANA 4º DE CUARESMA - Ciclo B
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

viernes, 23 de marzo de 2012

Evangelio Misionero del Día: 24 de Marzo de 2012 - SEMANA 4º DE CUARESMA - Ciclo B


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 7, 40-53

Algunos de la multitud, que habían oído a Jesús, opinaban: «Éste es verdaderamente el Profeta». Otros decían: «Éste es el Mesías». Pero otros preguntaban: «¿Acaso el Mesías vendrá de Galilea? ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David y de Belén, el pueblo de donde era David?» y por causa de Él, se produjo una división entre la gente. Algunos querían detenerlo, pero nadie puso las manos sobre Él.
Los guardias fueron a ver a los sumos sacerdotes y a los fariseos, y éstos les preguntaron: «¿Por qué no lo trajeron?»
Ellos respondieron: «Nadie habló jamás como este hombre». Los fariseos respondieron: «¿También ustedes se dejaron engañar? ¿Acaso alguno de los jefes o de los fariseos ha creído en Él? En cambio, esa gente que no conoce la Ley está maldita».
Nicodemo, uno de ellos, que había ido antes a ver a Jesús, les dijo: «¿Acaso nuestra Ley permite juzgar a un hombre sin escucharlo antes para saber lo que hizo?»
Le respondieron: «¿Tú también eres galileo? Examina las Escrituras y verás que de Galilea no surge ningún profeta».
Y cada uno regresó a su casa.

Compartiendo la Palabra
Por Enrique Martinez, cmf

A VUELTAS CON LA PALABRA DE JESÚS

Me he quedado pensando, después de leer el Evangelio, que hay un montón de gente hablando y opinando sobre Jesús. Cada cual tiene sus ideas (en algunos casos «ideas fijas») y opiniones... Pero Jesús "no está" en la escena, no hay ninguna palabra suya. Me traía esto a la cabeza la letra de una canción que cantábamos hace tiempo: «Ayer hablé con Jesús y me dijo que estaba triste, porque hay muchos hombres que hablan en su nombre... pero no le dejan hablar a él; que hay muchos hombres, que se reúnen en su nombre.... pero no le dejan entrar a él». Y claro: el resultado es de total confusión. No se habla «de» Jesús del mismo modo, cuando antes se ha hablado «con» Jesús. No es lo mismo reunirse, comentar, opinar, hablar, programar, organizar cosas... cuando antes no nos hemos preguntado (mejor: no LE hemos preguntado) cuál sería la opinión, el criterio, lo que nos pediría Jesús,lo que haría él. O sí, lo hacemos, pero desde nuestras ideas, ideologías y teologías preconcebidas... que se pueden convertir en un auténtico escudo «contra» la voluntad y la palabra de Jesús... aunque tengamos la intención y la impresión de que Jesús querría que las cosas fueran... como nosotros hemos decidido. Porque ahí, en nuestro evangelio de hoy, tenemos el caso de personas que parecen conocer muy bien la Escritura, pero que la usan según les conviene para sus propios fines. Y así, le dicen a Nicodemo que estudie las Escrituras para que se convenza que de Galilea no puede salir ningún profeta... al mismo tiempo que se pasan "por el arco de triunfo" lo que dice la Escritura: «¿Acaso nuestra Ley juzga a un hombre sin haberle antes oído y sin saber lo que hace?». O sea: que la Escritura para unas cosas sí y para otras no. La Escritura para encontrar argumentos que justifiquen una postura previamente tomada.
También pensaba en nuestras «Liturgias de la Palabra». Diversos grupos y personajes habían escuchado las palabras de Jesús... y provocaron distintas reacciones, tomas de postura, incluso discusiones.
Cuando leemos la Escritura, al terminar de proclamarla se dice: «Palabra de Dios» o «Palabra del Señor». Por cierto, que sin el «es» que muchos colocan delante: ya sabemos que «es» Palabra de Dios, por eso la estamos leyendo. Al final de su lectura no «afirmamos» nuestra fe en que eso lo ha dicho Dios (la respuesta, en tal caso, debiera ser diferente)... sino que le agradecemos lo que acaba de decirnos, le alabamos y glorificamos por habernos hecho llegar su Mensaje de vida y salvación.
Pero, realmente , si preguntáramos después de esa proclamación/lectura cuántos se sienten interpelados, agradecidos, e incluso sorprendidos por lo que nos ha dicho Dios... Si preguntamos siquiera qué es lo que se nos ha quedado en el corazón después de leerlo (suponiendo, claro, que lo hayamos entendido, que no siempre es fácil)... muchos nos dirían: «no me he enterado de nada», «no me he quedado con nada». He dicho un «te alabamos Señor», un «gloria a ti Señor Jesús» muy mecánico, pero estas palabras no estaban conectadas con el corazón. Lo escuchado (quizás sólo "oído") no ha provocado en mí ninguna reacción especial. Al menos la mayoría de las veces. Y nos pasa a menudo, como dice la última frase de este Evangelio: «Y se volvieron cada uno a su casa». Que algunos traducen así: «cada uno se marchó por su lado». O sea: que no sacaron nada en claro, y cada cual siguio en sus ideas.
Con toda seguridad debiéramos poner de nuestra parte para que estas cosas ocurran lo menos posible. Desde leer y meditar la Palabra de Dios previamente en nuestras casas, antes de la celebración (cuando sepamos cuáles son las lecturas, claro está)..., pasando por una seria formación bíblica (¡ay tarea siempre pendiente entre los católicos!), dialogando con otros que no lo entiendan igual que nosotros (por cierto: hay que subrayar que en este caso están más cerca de la verdad los guardias y la gente, que los especialistas en la Escritura: para meditarlo despacio), pero con intención de comprender y no de rebatir o imponer lo que pensamos (como ocurre en este Evangelio)... Y lo más difícil: procurar que nuestra formación, nuestras ideas preconcebidas, nuestros intereses y prejuicios, nuestras pocas ganas de cambiar lo que pensamos, el darnos cuenta de que estamos equivocados, etc... no sean la razón para que «servirnos» de la Palabra, en vez de servir a la Palabra.
Total: que este Evangelio es incómodo para cualquiera que lo lea. Porque es fácil decir o pensar lo que les falta a otros , lo que otros tendrían que hacer... pero es que hay que empezar por aplicárselo uno mismo. Aunque cueste. Aunque duela. Aunque creamos tener razón, o estar ya muy formados. Que no se vuelva «cada uno a su casa» casi igual que cuando salió de ella.


WebJCP | Abril 2007