LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 15 de Marzo de 2012 - SEMANA 3º DE CUARESMA - Ciclo B
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 14 de marzo de 2012

Evangelio Misionero del Día: 15 de Marzo de 2012 - SEMANA 3º DE CUARESMA - Ciclo B


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 11, 14-23

Jesús estaba expulsando a un demonio que era mudo. Apenas salió el demonio, el mudo empezó a hablar. La muchedumbre quedó admirada, pero algunos de ellos decían: «Éste expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios». Otros, para ponerlo a prueba, exigían de Él un signo que viniera del cielo.
Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: «Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra. Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque -como ustedes dicen- Yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul. Si Yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces. Pero si Yo expulso a los demonios con la fuerza de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes.
Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras, pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita las armas en las que confiaba y reparte sus bienes.
El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama».

Compartiendo la Palabra
Por Dominicos.org

“Escuchad mi voz”

Una vez más el Señor nos recuerda la parte triste de la historia de su pueblo con él. La alianza de amistad que selló con su querido pueblo, por la que se comprometía a ser su Dios, el compromiso del pueblo de escucharle, de hacerle caso, no porque sí, sino “para que os vaya bien” y… la reacción de su pueblo de no escucharle ni a él, ni a sus profetas, “me daban la espalda y no la frente”. En este pasaje de Jeremías no aparece la parte buena de esta historia. Siempre hubo “un resto” del pueblo que escuchó la voz de su Dios y le hizo caso. En esta cuaresma y siempre nos podemos preguntar cada uno de nosotros, cuál es nuestra historia personal con Jesús, a quien hemos prometido seguirle. ¿Se parece a la de la mayoría del pueblo judío o a la del “resto”? ¿Hemos experimentado personalmente que la alegría inunda nuestro corazón si seguimos a Jesús y que se aleja de nosotros si nos salimos de su senda?

“La multitud se quedó admirada, pero algunos…”

Ante Jesús, sus palabras, sus acciones, sus milagros caben varias posturas. El evangelio de hoy resalta dos. La de aquellos que quedan admirados por todo lo de Jesús… y sabemos que muchos, fruto de esa admiración, se acercarán a él y le seguirán, porque encuentran en él la orientación de la vida que tanto andaban buscando. Y la de aquellos que haga lo que haga, diga lo que diga Jesús se quedarán en buscar tres pies al gato, darán vueltas y vueltas a las acciones y palabras de Jesús… pero nunca darán el paso de emocionarse con Jesús, y de seguirle. Siempre encontrarán alguna razón o sinrazón para no comprometerse con Jesús. Nosotros, seguidores de Jesús, queremos renovar en esta cuaresma la emoción que nos produjo el primer encuentro verdadero que tuvimos con él, queremos renovar nuestro “amor primero”, queremos decirle, porque así es en verdad, con palabras de San Pablo que no sabemos vivir sin él, que nuestra vida es él. “Para mí la vida es Cristo”.

Fray Manuel Santos Sánchez
La Virgen del Camino

II. Oramos con la Palabra

CRISTO, lo que yo más quiero es estar contigo, porque fuera de ti está la nada más el pecado, la muerte. Y quiero recoger contigo los frutos que da la siembra de tu Palabra en quienes la reciben con limpio corazón. Nada podrá contra mí Satanás si tú no me dejas: con tu presencia en mi vida, caminaré seguro.


WebJCP | Abril 2007