LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 07 de Octubre de 2011 - Nuestra Señora del Rosario (Fiesta)
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 6 de octubre de 2011

Evangelio Misionero del Día: 07 de Octubre de 2011 - Nuestra Señora del Rosario (Fiesta)


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 1, 26-38

El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.
El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo:
«¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo».
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.
Pero el Ángel le dijo:
«No temas, María, porque Dios te ha favorecido., Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; El será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».
María dijo al Ángel:
«¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relación con ningún hombre?»
El Ángel le respondió:
«El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios».
María dijo entonces:
«Yo soy la servidora del Señor, que se haga en mí según tu Palabra».
Y el Ángel se alejó.

Compartiendo la Palabra
Por Dominicos.org

Hoy celebramos Nuestra Señora, la Virgen del Rosario.

Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció en 1208 a Santo Domingo de Guzmán en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos, le enseñó a rezarlo y le dijo que lo predicara entre los hombres.
Desde entonces, la advocación a la Virgen del Rosario se extiende por todo el mundo y el rezo del rosario es motivo de oración comunitaria y de recogimiento personal.
Como nos muestra la primera lectura, la oración ha sido una constante a lo largo de la historia de las comunidades cristianas y se presenta como punto de unión, de fraternidad entre los hombres y con Dios. La oración, la contemplación y la reflexión son un eje fundamental de nuestra fe.
Sea cual sea nuestro modo orante, esa conexión intima con Dios Padre-Madre debería hacernos aterrizar en la esencia de nuestro ser, en la reflexión sincera de nuestra forma de actuar, y desde la tranquilidad de saber que Dios está con nosotros, coger fuerza para sentir, igual que María, que Dios tiene un proyecto para cada uno.

María fue fuerte ante lo desconocido.
María superó el temor a la sociedad del momento.
María fue fiel a los planes de Dios.
María entendió su papel en la historia.
María estuvo cerca de la gente.
María encontró en la oración la paz de espíritu.
María fue dichosa por creer en Dios.
María fue ejemplo para las mujeres de su tiempo.
María permaneció junto a los suyos.
María sufrió como madre.

Ojala su vida y su fe en Dios nos sirva de ejemplo de fortaleza ante las adversidades y de entrega a los más necesitados.

Comunidad El Levantazo
Valencia

II. Oramos con la Palabra

SEÑOR, el rosario, compendio del Evangelio hecho oración, me invita cada día a dirigirme a tu Madre, la que mejor compartió contigo todos los pasos de tu vida, de la encarnación a la ascensión. Con ella, me uno a ti en la alegría de los misterios gozosos, recibo el resplandor de los luminosos, comparto el sufrimiento de los dolorosos, y exulto con el triunfo de los gloriosos. Alabo a tu Madre y le pido miles de veces que “ruegue por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”. ¡Pongo en sus manos mi presente y la hora suprema de mi muerte: sé de quién me fío!


WebJCP | Abril 2007