LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Comentario Seglar al Evangelio del Domingo 27 del Tiempo Ordinario (2 - Octubre - 2011)
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 1 de octubre de 2011

Comentario Seglar al Evangelio del Domingo 27 del Tiempo Ordinario (2 - Octubre - 2011)


Publicado por Ciudad Redonda

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)
Sigue el símbolo de la viña de los dos domingos anteriores.
Sigue el enfrentamiento con las autoridades judías del domingo anterior.
Cuenta la historia de la salvación: cómo Dios envía profetas que son maltratados, y cómo envía a su Hijo que es matado.
Consecuencia: Dios arrendará su viña a otros que den los frutos a su tiempo (alusión al salmo 1). Es decir, se la quita a esta autoridades judías y se la entrega a la naciente Iglesia: un mensaje clarificador de Mateo a su comunidad que tiene fuertes conflictos con los fariseos (entonces los dirigentes judíos, tras la caída del Templo en el año 70).
Al final cambia de símbolo y se va al de la piedra. Conecta así con la reciente "purificación" del Templo realizada por Jesús. El Hijo enviado y matado es la piedra desechada por los arquitectos (las autoridades) pero que ahora es la piedra angular (del nuevo pueblo, la Iglesia), imagen calcada del salmo 118. Esta transformación es obra del Padre, del dueño de la viña


COMENTARIOS DE SEGLARES

DESDE LA ENFERMEDAD
(Mujer casada, madre de dos hijas, una de ellas enferma crónica, trabaja, enferma de cáncer)

Es difícil aceptar la enfermedad, como algo natural y poner a Dios en medio de esa situación. Personalmente solo lo he conseguido a través de mis ratos de oración. Ponerme en presencia de Dios Padre, sintiéndome amada en profundidad: ahí es dónde puedo tomar fuerzas, capacidad para seguir adelante. Ahí es dónde pude decir en la fase de diagnostico, ¡pues vale, ánimo!
Viviendo así esta situación, o cualquier otra que se nos presente en la vida, los frutos, los cambios en nuestra persona y las que nos rodean, serán de Dios.

DESDE LOS ABUELOS
(Mujer, casada, madre tres hijos, cinco nietos, voluntaria de Cáritas)

En éste evangelio me recuerda el Señor que tengo que dar frutos de fraternidad entre mis mas allegados ( familia , vecinos amigos ,) y en general entre todos los que me necesiten.
Pienso que el ejemplo que dé a mis nietos, como abuela que soy, es muy importante, y si de pequeñitos me ven preocupándome por los demás y comentando en casa el sufrimiento que veo en las personas que van a la parroquia a pedir ayuda a Cáritas, algo aprenderán y el día de mañana es posible que esas enseñanzas hagan que ellos den sus frutos de fraternidad y amor desinteresado.
También me dice el señor que no solo me entregue a mi familia , que hay mucha gente a la que ayudar y consolar y que tengo que sacar tiempo para ellos.

PARA REZAR
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Gracias, Dios Padre Bueno y Misericordioso, porque
Tú nos llamas hoy a trabajar en tu Viña de Salvación
para que demos buenos frutos al servicio de tu Reino.
Te damos gracias por escogernos como “pueblo tuyo”
y por confiarnos, Dios Padre nuestro, tu Reino de Vida.
Te pedimos, Dios Padre Misericordioso, que con tu Amor,
Tú nos ayudes a generar abundantes frutos de fraternidad
trabajando constantemente en busca de tu justicia,
para construir un mundo mejor, buscando el bien común,
donde siempre reine tu Paz, Amor y Misericordia,
y donde todos cuidemos y respetemos tu Creación.
¡Dios, Padre nuestro, haz Tú que nuestros brazos
estén siempre abiertos para acogerte a Ti
y a todos nuestros hermanos que nos rodean!
Ten Misericordia de nosotros, Padre Bueno,
y no nos dejes caer en la tentación de la comodidad,
la apatía, pereza, avaricia, violencia, ni el egoísmo,
ni nos dejes ser cristianos mediocres sin compromisos,
sino que luchemos por mejorar tu Iglesia en medio del mundo,
y llevando siempre a todos tu Evangelio y tu Palabra de Vida,
para que Tú seas conocido y amado por todas las personas. Amén

PARA VIVIR ESTA SEMANA
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

¿Os habéis parado a pensar en lo de " ser los empleados de la viña del Señor"?. Por una u otra circunstancia, generalmente por una llamada previa que hemos sentido del Señor, nos hemos puesto manos a la obra, en la parroquia, en la catequesis, en el trabajo, en la familia...
Sin embargo, se nos olvida esa responsabilidad a veces. Por poner un ejemplo más concreto para que lo entendamos, imaginemos que somos los catequistas de 4º en nuestra parroquia. Nos preparamos los temas, algunas veces, más mal que bien, total, son unos niños...
Nunca podemos menospreciar nuestro apostolado con pequeños, cualquier mala contestación, mal ejemplo, mal detalle, puede dejar una marca en el proceso de formación de su fe. A lo largo de nuestra vida, vamos cogiendo "cargos" y responsabilidades que exigen de nosotros el máximo respeto y dedicación al trabajo encomendado. Por que no va a venir otro a hacerlo, ya que estamos nosotros ocupando ese sitio. Somos "sus empleados" en un puesto único e irrepetible. Hace poco, veíamos la parábola de los trabajadores de última hora, nos proponíamos no analizar ni criticar su presencia, sino cumplir humildemente con nuestro trabajo, por que sólo eramos unos simples servidores de Dios. Hoy analizamos otra perspectiva del trabajo, pero desde el punto de vista del "Sindicato del Reino de Dios"( ¡Qué distintas son las exigencias en los sindicatos terrenales! ¿verdad?)
Lejos de acongojarnos, nos debe impulsar a tomar nuestras acciones apostólicas con más ahínco e interés, expresándole a Dios, desde nuestra humildad, el deseo de servirle, mejor o peor, según nuestras posibilidades, pero poniendo en cada empeño ,nuestro corazón.
En el comienzo del curso escolar, en las parroquias, en las ONG´S, en la política, en distintas plataformas en pro de la justicia y la igualdad...se nos pide nuestra colaboración. Seamos generosos y a la vez responsables, dando un trabajo de calidad que dé frutos en abundancia, para mayor gloria de Dios.


WebJCP | Abril 2007