LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: XXIV Domingo del T.O. (Mt Mt 18,21-35) - Ciclo A: DIOS NO SABE MATEMÁTICAS
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 8 de septiembre de 2011

XXIV Domingo del T.O. (Mt Mt 18,21-35) - Ciclo A: DIOS NO SABE MATEMÁTICAS



Jesús me manda hacer cosas imposibles: amar a mis enemigos, bendecir y orar por los que me insultan, servir gratis, sin esperar ni siquiera las gracias y me manda, lo que no quiero ni puedo hacer, PERDONAR a los que me critican.
Corrie Ten Boom cuenta en su autobiografía que terminada la guerra y liberada de un campo de concentración Nazi predicó un sermón en la iglesia sobre el PERDÓN.
Al terminar el sermón, un hombre, con una mano extendida y una gran sonrisa, se dirigió hacia ella.
Corrie lo reconoció; era el jefe de los vigilantes del campo donde ella y su hermana habían estado encarceladas por haber escondido en su casa a unos judíos y donde su hermana había muerto.
El guarda le dijo: “Oh, Fraulein, le estoy muy agradecido por su mensaje poderoso. Qué alegría pensar que Jesús ha lavado todos mis pecados.
Corrie, paralizada, no podía levantar la mano.
“Los pensamientos de venganza hervían dentro de mi, vi el pecado…y no podía hacer nada. No sentí la menor chispa de amor o caridad, así que susurré una oración en silencio. Jesús, no puedo perdonarle, por favor dame tu perdón”.
La oración ofrecida, pudo levantar la mano y estrechar la del hombre que la había torturado.
Historia de un perdón grande. Nuestra vida debería estar llena de perdones pequeños que son tan difíciles de ofrecer como los grandes.
La fuerza de perdonar de corazón no es nuestra, se la tenemos que pedir a Jesús que es el que nos manda perdonar como condición para ser perdonados.
Conversaban dos hombres un día y uno le confiesa al otro, cada vez que discuto con mi mujer se pone histérica. El otro le dice, eso no es nada, la mía se pone histórica.
¿Qué quiere decir histórica? Le pregunta.
Que me suelta la letanía de todos mis defectos y desprecios y errores que he cometido desde el día primero que nos conocimos.
Todos nos ponemos históricos porque ni hemos perdonado ni olvidado. Somos prisioneros del pasado, de unas relaciones familiares, sociales o comunitarias que nos quitan la paz, nos impiden ser felices y libres y cristianos de verdad.
El cristiano es un ser PERDONADO. El oficio de Dios es perdonar y lo hace bien y siempre. Yo me defino a mi mismo como un pecador feliz. “El Señor tuvo lástima de aquel empleado, de mí, y me dejó marchar, perdonándome toda mi deuda”. Porque es eterno su amor. Porque no lleva cuentas del mal. Porque no sabe matemáticas.
El cristiano es un ser que perdona. Pero yo, perdonado, salgo a la vida y grito: Ya me lo pagarás, te espero a la salida, don’t get mad, get even…el espíritu del mundo que llevo dentro no entiende lo de setenta veces siete ni lo de 24/7.
El problema está dentro del corazón.
El PERDÓN es la llave maestra que sana todas las relaciones humanas.
Perdonarse, perdonar a los hermanos, es mandato de Jesús, pero es también condición esencial para vivir en plenitud.
“Sólo los valientes saben cómo perdonar porque el perdón exige mucho valor cuando todos a nuestro alrededor gritan y piden una “libra de carne” y la venganza” dice Lawrence Stern.
No debemos ser tacaños en el perdón a los demás cuando el perdón de Dios para nosotros es tan generoso y abundante.

Cultivo una rosa blanca,
En julio como en enero,
Para el amigo sincero
Que me da su mano franca.

Y para el cruel, que me arranca
El corazón con que vivo,
Cardo ni oruga cultivo
Cultivo la rosa blanca.
José Martí.


WebJCP | Abril 2007