LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Palabra para la Misión: ¡Todos en Misión! Stop a los ociosos, hay trabajo para todos
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 18 de septiembre de 2011

Palabra para la Misión: ¡Todos en Misión! Stop a los ociosos, hay trabajo para todos


Domingo XXV del T.O. / Por Euntes
Año A - Domingo 18.9.2011

Isaías 55,6-9 / Salmo 144 / Filipenses 1,20-24.27
Mateo 20,1-16

Reflexiones

La meritocracia -hoy tan de moda- parece no estar en línea con los criterios de Dios. En la parábola de hoy Jesús presenta la actitud desconcertante, ‘irracional’, provocadora del dueño de la viña, que paga a todos los obreros de la misma manera. Pero, ¿cuál es el mensaje? El texto de Isaías (I lectura) nos ofrece una clave de lectura para entender la parábola de Jesús: “Mis planes no son vuestros planes, vuestros caminos no son mis caminos” (v. 8). El salmo responsorial exalta al Señor que es clemente y misericordioso, bueno con todos, es incalculable su grandeza. Solamente con estos parámetros es posible acercarse al misterio de Dios y de sus planes. Para captar el mensaje de Jesús (Evangelio), es preciso salir de una lógica sindical y económica, dejar de lado la mentalidad del contador, optar por la gratuidad, adoptar la lógica del enamorado. Jesús desbarata la tan extendida doctrina del ‘mérito’, según la cual la salvación se convertiría en un derecho para quien ha “aguantado el peso del día y el bochorno” (v. 12), en un salario debido a quien cumple determinadas obras. Y, por tanto, el que más obras cumple más se merece el favor divino. Las protestas contra el amo (v. 11-12) provienen de personas observantes pero mezquinas, como el profeta Jonás (Jon 4,1-2) o el hijo mayor de la parábola (Lc 15,29-30), incapaces de comprender el amor del Padre, envidiosos e irritados por la acogida y el perdón concedidos al pueblo de Nínive y al hijo menor.

El Reino de Dios y la salvación que Él ofrece tienen las dimensiones misioneras de la universalidad, son dones abiertos a todos, incluidos especialmente los últimos, los pecadores, los humildes. “El estilo de Jesús es idéntico para todos, judíos y paganos, justos y pecadores. La antigua alianza basada sobre el derecho y la justicia es reemplazada por la nueva fundada exclusivamente sobre la gracia. El Reino es un don de Dios y no un salario por las obras de la Ley, la salvación no es una recompensa debida casi por contrato; es, ante todo, una iniciativa divina hecha de amor y de comunión, en la que el hombre es invitado a tomar parte con gozo y sin restricciones” (G. Ravasi). Incluidos los pobres, los desamparados, porque Dios cuida en particular de aquellos a los que nadie ha contratado (v. 7). Dios es un amo bondadoso: acoge a todos sin rechazar a nadie, pero es libre de tener sus preferencias (v. 15). Él revela un nuevo estilo de relaciones con las personas, una jerarquía desconcertante, que desbarata los criterios humanos (I lectura). Es la jerarquía definitiva del Reino.

El amo de la viña es una imagen de Dios, que llama a todos a trabajar por el Reino: llama a cada hora, a cualquier edad y condición; llama uno por uno, para tareas diferentes… Tiene un corazón grande, pide tan solo que los obreros confíen en Él, trabajen por su Reino, por amor, con gratuidad. Él llama a algunos a ser obreros y misioneros de la primera hora: los asocia desde el amanecer al trabajo por el Reino. En la oración colecta, pedimos al Padre que sepamos apreciar el impagable honor de trabajar en la viña desde el amanecer. Para el que ha entrado en la lógica del amor, del servicio, de la gratuidad, el peso del día y el bochorno no son un castigo, sino un privilegio.. La Misión a la que Jesús nos llama es diferente en sus formas, está en todo lugar, siempre, sobre todo entre los más lejanos, cerca de los últimos. Vivir con un horizonte amplio como el mundo es una gracia que renueva a las personas, a las comunidades, a la Iglesia. (*) Así lo había entendido San Pablo (II lectura), para el cual “la vida es Cristo” (v. 21) y, por tanto, estaba decidido a seguir trabajando por sus hermanos (v. 24). Esta entrega total le daba autoridad para invitar a los Filipenses a llevar una vida digna del Evangelio de Cristo (v. 27).

“Id también vosotros a mi viña” (Mt 20,4): es la invitación-mandato misionero de un Amo que tiene preocupaciones grandes y proyectos urgentes, porque “la mies es mucha y los obreros pocos” (Mt 9,37). Se trata de un llamado que tiene una especial actualidad en la inminencia del Octubre misionero y del DOMUND (Domingo Mundial de las Misiones).


Palabra del Papa

(*) “El llamamiento del Señor Jesús «Id también vosotros a mi viña» no cesa de resonar en el curso de la historia desde aquel lejano día: se dirige a cada hombre que viene a este mundo... Id también vosotros. La llamada no se dirige solo a los Pastores, a los sacerdotes, a los religiosos y religiosas, sino que se extiende a todos: también los fieles laicos son llamados personalmente por el Señor, de quien reciben una misión en favor de la Iglesia y del mundo... Nuevas situaciones, tanto eclesiales como sociales, económicas, políticas y culturales, reclaman hoy, con fuerza muy particular, la acción de los fieles laicos.:. No hay lugar para el ocio: tanto es el trabajo que a todos espera en la viña del Señor”.

Juan Pablo II
Exhortación apostólica Christifideles Laici, (30.12.1988), n. 2-3


Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 18/9: Bb. Juan Bautista y Jacinto de los Ángeles, laicos casados y catequistas, martirizados en México (+1700).

- 20/9: SS. Andrés Kim Tae Gon, primer sacerdote coreano, Pablo Chong Hasang, seglar, y otros 101 compañeros mártires en Corea, asesinados entre 1837-1867, canonizados en Seúl en 1984. De ellos: 93 coreanos(P. Kim y 92 seglares) y10 misioneros extranjeros (3 obispos y 7 sacerdotes).

- 21/9: S. Mateo, apóstol y evangelista; después de la ascensión de Jesús, evangelizó, según la tradición, en Persia, Siria, Etiopía.

- 21/9: Día Internacional de la Paz (ONU, 2002).

- 23/9: S. Pío de Pietrelcina (Francisco Forgione, 1887-1968), sacerdote capuchino, dotado de especiales dones espirituales, entregado al ministerio de la reconciliación y de la caridad. Su santidad y su carisma siguen teniendo una fuerte irradiación misionera en el mundo entero.

- 23/9: BB. Cristóbal, Antonio y Juan, jóvenes de Tlaxcala (México) martirizados en los inicios de la evangelización (1527-1529).

- 24/9: B. Virgen María de la Merced, título que proclama la misericordia divina y ha inspirado el apostolado misionero para la liberación de los esclavos.

- 24/9: B. Antonio Martín Slomsek (+1862), obispo de Maribor (Eslovenia); trabajó de manera especial por la formación cristiana de las familias y del clero, y promovió la unidad de la Iglesia.

- 24/9: Recuerdo de Mons. Ángel F. Ramazzotti (Italia, 1800-1861), obispo de Pavía y patriarca de Venecia, fundador del Seminario Lombardo para las Misiones Extranjeras, primer núcleo del PIME.


WebJCP | Abril 2007