LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Seglar para el Domingo 24 del Tiempo Ordinario (11 de Septiembre de 2011)
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 10 de septiembre de 2011

Evangelio Seglar para el Domingo 24 del Tiempo Ordinario (11 de Septiembre de 2011)


Publicado por Ciudad Redonda

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Pedro pregunta a Jesús cuántas veces ha de perdonar. Simbólicamente usa el número siete, para indicar una cantidad colmada de perdón. En Génesis 4 se usa el mismo significado del número, aunque para la acción contraria al perdón: Dios avisa que Caín será vengado siete veces si alguien le hace daño.
Jesús responde con una multiplicación simbólica para indicar que siempre se ha de perdonar. En Génesis 4 Laméc indica que se vengará setenta veces de quien le haga daño.
Jesús lo ilustra con una semejanza en la que la enseñanza viene al final de la historia, con una advertencia muy dura: Dios Padre retirará su perdón a aquel que no perdone de corazón (es decir, de verdad) a su hermano.
En la historia que cuenta no podemos hacer semejanzas en cada cosas: Dios no se comporta como el rey, excepto en lo que indica la enseñanza final.
La narración habla de una deuda de diez mil talentos y otra de cien denarios. En Mateo se dice que un denario era el jornal de un trabajador del campo; así que la deuda era bastante importante, unos cuatro meses de jornal. Pero el talento era la moneda de plata, la de más valor, por lo que tal deuda es una cantidad completamente desorbitada. Eso nos enseña lo mucho que Dios nos perdona y lo relativamente poco que cada uno ha de perdonar a su hermano.


COMENTARIOS DE SEGLARES

DESDE LA ENFERMEDAD
(Mujer casada, madre de dos hijas, una de ellas enferma crónica, trabaja, enferma de cáncer)

Según la Real Academia de la Lengua, compasión es el sentimiento de lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias. Personalmente prefiero la definición de San Pablo “reír con los que ríen y llorar con los que lloran”. Realmente hay que “saber” tratar al enfermo. Quizás sea mas difícil con los ancianos y con los niños, ya que se genera cierta tendencia a decirle lo que puede o no puede hacer. Cuando le negamos la capacidad de hacer algo, estamos de cierta manera cerrando la puerta al Dios que nos crea y recrea cada día, además de afectar a su autoestima. Esto suele ocurrir por sobreprotección. A mi me hace también sentirme mal, cuando por motivos de mi enfermedad, se me etiqueta en lo que puedo o no hacer. Jesús mismo para curar al paralítico le dijo, carga con tu camilla, al ciego lo envió a la piscina. Debemos dejar que Dios actúe en cada uno de nosotros y fortalezca a los enfermos en sus capacidades, nosotros los acompañaremos, con nuestro cariño y afecto.

DESDE LA ACCIÓN MISIONERA
(Hombre soltero, trabaja, participa en grupo cristiano, ha realizado varias experiencias solidarias y misioneras)

"Todo ser humano procede de la mano de Dios, y todos sabemos algo del amor que Dios siente por nosotros. Sea cual sea nuestra religión, sabemos que si realmente deseamos amar hemos de aprender primero a perdonar, antes que cualquier otra cosa."
Estas palabras sacadas del corazón de la Madre Teresa nos deberían ayudar a reflexionar sobre las muestras de compasión hacia nuestros hermanos. Nuestro Dios del Amor dio su vida por el perdón. Éste tiene verdadero sentido y significado cuando lo ponemos en práctica desde lo más profundo de nuestro corazón. Ya lo dice el Padre Nuestro: .... y perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Es nuestro reto. Trabajemos por él.

DESDE LOS ABUELOS
(Mujer, casada, madre tres hijos, cinco nietos, voluntaria de Cáritas)

Este evangelio me hace pensar, que al igual que el Señor tiene mucha paciencia conmigo para soportar todos mis pecados y todas mis omisiones hacia Él y mi prójimo, yo tengo que tener paciencia con mis nietos, con mis hijos y con mis nueras.
Siento que Dios quiere que le eche una mano a mis hijos con el cuidado de mis nietos y que lo haga de buen grado, y aunque no tenga hijas debo a tratar a mis nueras como si lo fueran.
Además al estar cerca de mis nietos tengo la posibilidad de hablarles de Dios, y de enseñarles a rezar.

PARA REZAR
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Dios Padre Bueno que tanto nos amas,
te damos Gracias por tu infinita Misericordia.
Te damos Gracias, Dios Padre nuestro,
porque Tú nos perdonas siempre
y nos invitas a ser discípulos tuyos
viviendo la vida movidos por tu Misericordia.
Tú nos enseñas hoy que no hay límites en el perdón
y que tenemos que aprender a perdonarlo todo y siempre.
Te damos Gracias, Dios Padre Compasivo,
porque Tú nos hablas en nuestro interior
y nos tocas el corazón para transformarlo y mejorarlo.
Te pedimos a Ti, Dios Padre Bueno y Misericordioso,
que destruyas cualquier tipo de rencor y la dureza
que haya en cada uno de nuestros corazones,
generando en nosotros un corazón bueno y sensible
capaz de amar y compadecerse de cada persona,
perdonando sinceramente, y de corazón,
a nuestros hermanos cada vez que sea necesario.
¡Padre nuestro, perdona Tú nuestras ofensas
como nosotros perdonamos a los que nos ofenden!
Dios Padre Bueno, Tú que eres inmensamente Misericordioso,
entréganos cada día el don del perdón y de saber perdonar.
No nos dejes caer en la tentación del odio y de la venganza
producidos por el dolor y el sufrimiento que quien nos daña.
Danos Tú, Dios Padre nuestro que a todos nos amas,
un corazón grande y generoso lleno de tu Amor,
para compartirlo con todos nuestros hermanos. Amén.

PARA VIVIR ESTA SEMANA
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

La parábola que nos expone Jesús es una llamada de atención para aquellos que se nos olvida a veces que el Señor lo ve todo y en todo momento. ¿Cómo podemos pedir nosotros misericordia a Dios-Padre, si por otro lado estamos actuando mal con el hermano?.
De todas formas, sabemos que somos frágiles y débiles en lo que se refiere a perdonar de corazón, sin rencores. Intentémoslo de todo corazón, rechazando de nuestra mente cualquier juicio, viendo al otro con ojos nuevos, con la humildad necesaria para reconocer que somos tan pecadores o más como el que tenemos delante. Si caemos y nos cuesta mantener esta actitud, pidamos al Señor que nos
ayude a "ser nada", a no creernos más que nadie, a reconocer en el prójimo a un hijo suyo, con todo lo que ello implica de respeto y puesta en valor. Y recomencemos cada día, quitando la etiquetas con las que tenemos catalogados a cada uno.


WebJCP | Abril 2007