LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: El escándalo de la Gracia
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 25 de septiembre de 2011

El escándalo de la Gracia


Publicado por De todos los días

Se trata de una historia de hijos.
Uno de ellos que cumple a rajatabla con los mandatos, preceptos y normas establecidos, pero a la hora de encaminarse a la viña para trabajar/se, para volverse divinamente humano como su Creador se niega. Se cree lo suficientemente justificado con su puntillosidad.

Conocemos bien de qué se trata. Vidas adornadas con rutilantes y severos colores en vestidos, en ornamentos, en templos, y sin embargo, desvaídas y muy pálidas en su interioridad -quizás nosotros mismos nos podamos encontrar allí retratados-. Señoras y caballeros serios, estrictos en las fiestas de guardar, exactos en liturgias, morales y dogmas que rápidamente se horrorizan en cuanto se acerca cualquier portador de un estigma a priori conferido.
A menudo esta actitud está íntimamente asociada a la creencia en un dios que puede manipularse por plegarias repetidas y méritos acumulados, un dios de premios y castigos, una Iglesia de unos pocos que se sienten satisfechos de sí mismos y que disfruta señalando al réprobo, al publicano, a la prostituta, al adicto, al homosexual, al divorciado, al pobre, al que enarbola ciertas banderas ideológicas, al enfermo...ubicándose confortablemente en las antípodas del corazón sagrado de Jesús de Nazareth.

Y está el otro hijo.
El que no se halla ni a gusto ni libre en un sistema de creencias que lo agobia, y reniega y se niega a seguir cualquier llamado religioso a viñas que se le hacen generadoras de vinos malos, avinagrados, que hacen daño. Sin embargo, ese mismo hijo es capaz, con el tiempo, de decir sí a la Buena Noticia que se le anuncia gratuitamente, sin condiciones, y que se dirige con sus límites y vacilaciones a trabajar en la viña, haciéndose humano, cada día más humano junto a otros. Quizás eso, precisamente, sea lo que llamamos santidad.

Las palabras del Maestro pueden doler, y está bien que ello suceda, que acontezca el escándalo maravilloso de la Gracia, que es la Salvación ofrecida a toda la humanidad sin pedir nada a cambio, pura ternura y vida plena para todos.

Pero es una historia de hijos.
Ambos son mirados desde las mismas entrañas del Dios de Jesús, un Dios que es Padre y Madre también, un Dios preocupado por todos.

Ese Dios se pone abiertamente del lado de los olvidados, y se inclina con fervor hacia los excluidos, porque ellos van por delante en la gran caravana de la Salvación que Jesús encabeza desde su Cruz y su Resurrección.

Tal vez, por se una historia de hijos, habría por una vez que esforzarse y mirar con ojos de Padre.
Y embriagarnos de felicidad cuando acontece el Reino, cuando los hijos perdidos se descubren amados hasta el fin, únicos e irrepetibles más allá de las condenas y repudios, esas malas noticias a las que están acostumbrados.
Y está claro, ponerse de su lado, y reivindicar todo escándalo que signifique abrazar a los leprosos de cualquier condición o género, como hijas e hijos más queridos por el Dios de la Vida.

Hay una mesa grande y dispuesta para la fiesta con lugar para todos, y ningún hijo debe faltar.)

Paz y Bien


WebJCP | Abril 2007