LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: XIV Domingo del T.O. (Mt 11,25-30) - Ciclo A: ¿INDIGNADOS O CANSADOS?
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 2 de julio de 2011

XIV Domingo del T.O. (Mt 11,25-30) - Ciclo A: ¿INDIGNADOS O CANSADOS?


Todavía, cuando en España y en algunos otros puntos del mundo, se mantienen acampadas al aire libre del movimiento denominado “indignados”, es bueno recordar una frase del Arzobispo, Cardenal de Madrid, Monseñor Antonio María Rouco Varela: “El momento es crítico, no solo en el que se encuentra España, sino Europa y de alguna manera la gran familia humana”.

1.- Retomamos, después de la solemnidad del Corpus, los domingos del Tiempo Ordinario (en su número catorce) y lo hacemos escuchando un evangelio que nos invita a la esperanza y al sosiego: “Venid a mí los cansados y agobiados y yo os aliviaré”.

--¿De qué está el mundo cansado? Unas veces de la falta de respuestas a las exigencias de la felicidad del hombre y, otras, de insatisfacción ante tantos sucedáneos que –lejos llevarnos a bienestar auténtico- nos convierten en simple marionetas en manos de los poderosos.

--¿De quién o de qué está el hombre indignado? Unas veces de las promesas que no se cumplen y, otras, de aquellas que se llevan a cabo pero no en beneficio de todos. De aquellos derechos que, por simples leyes, convierten a unos en verdugos y a otros en víctimas en manos de los otros.

--¿Por qué está la sociedad y el hombre decepcionados? Entre otras cosas porque ya no sabe por dónde ir, ni dónde encontrar el verdadero descanso. Porque, el ritmo tan vertiginoso que llevamos en el día a día, se convierte en un yugo insoportable y solitario, insolidario y materialista, que nos hace sentir que algo no funciona bien; que no vivimos dignamente, que la vida que llevamos…no es vida.

2. ¿Dónde está la respuesta a nuestras aspiraciones? Ni más ni menos en el retorno al Señor. Hay un viejo proverbio que dice “tus penas en el hombro de un amigo quedan divididas por dos”. «Cualquier otra carga, decía san Agustín, te oprime y abruma, mas la carga de Cristo te alivia el peso. Cualquier otra carga tiene peso, pero la de Cristo tiene alas. Si a un pájaro le quitas las alas parece que le alivias el peso, pero cuanto más le quites este peso, tanto más le atas a la tierra. Ves en el suelo al que quisiste aliviar de un peso; restitúyele el peso de sus alas y verás cómo vuela» (Sermón 126).

3.- Nunca, como hoy, dispone la humanidad de muchísimos medios de comunicación (oral, visual y escrita) y, nunca como hoy el ser humano tiene necesidad de contar sus penas y sus miserias a alguien. ¿Qué ocurre entonces? Que la gente, entre ellos muchos de nosotros, no queremos más problemas que los nuestros. Nuestras propias dificultades y yugos personales nos abruman, nos agobian y nos llevan a decir aquello de “bastante tengo con lo mío”. Jesús, por el contrario, aligera nuestras cargas. Nos da fuerza para seguir adelante y nos hace descubrir, en la debilidad o en la humildad, el secreto para ser fuertes. En un sencillo pollino entró en la Jerusalén de la tierra… para, días después, triunfar victorioso sobre la muerte.

4.- Hagamos confidente, de nuestros fracasos y de nuestras preocupaciones, a Jesús. No lo arrinconemos. Tenemos su pecho para reclinar nuestra cabeza. Poseemos su Palabra para orientar nuestro vivir. Nos ha dejado la Eucaristía para ser invencibles y como aperitivo de lo que se nos dará en la Vida Eterna. Contamos con el auxilio de su Espíritu que, en el agotamiento físico y espiritual, siempre será un consuelo.

Que la Virgen María, en este tiempo ordinario que retomamos, nos haga disfrutar del oasis de paz y de energía espiritual y humana que es Jesucristo.

Para el cristiano no existen los momentos críticos sino la mano de Dios que sale a su encuentro cuando le confía sus angustias, temores y luchas.

5.- QUÍTAME PESO, SEÑOR

Del yugo de mis preocupaciones, para que así,

pueda también pensar en Ti.

Del madero de mis ambiciones, para que mirándote a Ti,

me sienta afortunado y lleno de tu presencia

QUÍTAME PESO, SEÑOR

Del yugo de mis prisas, para que caminando contigo,

me detenga ante lo importante y esencial de la vida

y pase de largo de aquello que no me deja vivir en paz

Del yugo de mis cansancios, para que apoyándome en Ti,

avance seguro y firme por los senderos de tu verdad

QUÍTAME PESO, SEÑOR

De las ansiedades que producen el tener y el aparentar

y, disfrutando de lo que poseo,

te dé gracias por ser mi compañero, amigo y confidente

QUÍTAME PESO, SEÑOR

Del yugo de mis decepciones y de mis expectativas,

de mis egoísmos y vanidades

para que, fijándome en Ti

crea firmemente que, entre todo lo bueno, eres lo mejor:

pecho en el que poder arrimarme para escucharte

hombro en el que apoyarme para progresar

corazón en el que poder asomarme para amar

oasis en el que poder sentarme para descansar

¡QUÍTAME, DEL YUGO DE MI VIDA, ALGO DE PESO… SEÑOR!


WebJCP | Abril 2007