LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: LA HOMILÍA MÁS JOVEN: SABIDURIA CRISTIANA
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 2 de julio de 2011

LA HOMILÍA MÁS JOVEN: SABIDURIA CRISTIANA



1.- Con frecuencia caemos en la tentación, mis queridos jóvenes lectores, de discutirlo todo. Para algunas personas el hacerlo, se ha convertido en su deporte preferido y, como ocurre en estas lides, más que buscar el progreso personal, se pretende el éxito y el triunfo. Cuanto más discuto, más me luzco, parece que piensan algunos. Y con ello se creen cristianos de prestigio, sin que den fruto evangélico alguno.

No dejó de encontrarse el Señor con gente de prestigio. El encuentro nocturno con Nicodemo es emblemático. Sus discípulos no eran descastados de su tiempo, ni ignorantes, ni marginados. Seguramente Juan sabía leer y había escuchado a algunos maestros de su tiempo. Mateo, sin duda, dado su oficio, también sabría hacerlo y contar, sumar y restar monedas, sin llegar a dominar los cambios de divisas, mediante reglas de tres. Pero el tiempo de la vida apostólica del Maestro, lo dedicó a hacer el bien, curando enfermos, enseñando una nueva manera de vivir y ver las cosas a gentes sencillas de Galilea, compartiendo tiempo e inquietudes con sus apóstoles y dedicando largos ratos de la jornada, o de la noche, a la oración. Para esto último siempre tenía tiempo. ¡Ay, Dios mío!, si en esto le imitasen tantos hoy en día.

2.- Sin títulos otorgados por rabinos prestigiosos, sin riquezas patrimoniales, sin aprovecharse viviendo a costa de los demás, acompañando y, sin duda, colaborando, a los que eran pescadores, en las faenas propias de la profesión, ejercía el oficio que el Padre le confió, de Redentor. Aún resucitado, se ocupó de procurarse pan y pescado para convidar a sus discípulos, como nos cuenta el final del evangelio de Juan. No era, pues, amante de lucimiento y erudición personal. Se encontraba bien con el pueblo llano, de aquí que le siguieran contentos y asombrados los habitantes de la baja Galilea, principal e inmediato objeto de sus desvelos. Pero no se desentendía de su tiempo y, si en ciudades ricas o poderosas sus habitantes no practicaban el bien, no dudaba en recriminar a estos pueblos. No omitió nombrar a Corozaín y Betsaida, ni la misma Cafarnaún, que se había convertido en su residencia habitual, denunciando su mal proceder. (Las poblaciones que menciona el fragmento anterior al propio de hoy de hoy, las he visitado en varias ocasiones, me ha impresionado especialmente las ruinas de Corozaín, toda ella de piedras basálticas negras y ásperas, todas ellas en ruinas evidencian el anuncio de Jesús. Por entonces sus nombres sonaban como hoy París, Londres o Madrid, eran conocidas de todos y puntos de referencia de prosperidad).

3.- Cuando después se encuentra con los más sencillos, es Él el que se asombra y da gracias al Padre, por lo que ha observado que son y practican. El fragmento del evangelio de hoy es el Magnificat de Jesús. En esto fue buen discípulo de su Madre. Corto cántico, pero suficiente para descubrir lo más íntimo de sus sentimientos.

Dios me ha concedido poder encontrarme en el trascurso de mi larga vida con gente ilustre e inteligente y de prestigio, pero no ha excluido a los pobres y de ellos he aprendido mucho y también yo doy gracias a Dios por ello. Recuerdo un día que me despedía de una pobre madre que había perdido repentinamente a su hijo. El muerto pertenecía a un partido político radicalmente opuesto al cristianismo. Habían desfilado ante el féretro los gerifaltes, yo ya no podía acompañarla por más tiempo y, al despedirme, le dije: no sé si Ud. tiene fe, pero le digo que en cuanto llegue a mi parroquia, celebraré la misa por su hijo. Me contestó con humildad: --claro que tengo Fe, ¿no ve que somos pobres? ¡Buena lección me dio! Nunca he deseado fortuna monetaria, pero aquel día alejó definitivamente posibles futuras ansias de riqueza.

4.- En más de una ocasión, hablando con un hombre adulto, emigrante, desempleado y sin papeles, he quedado impresionado de sus explicaciones del Evangelio, la parábola del hijo prodigo me la contaba con una emoción que de ningún predicador de campanillas he escuchado. La oración junto al sagrario de su sobrina, también ella en la misma situación, añadida la de maternidad en soltería, nunca la había escuchado, repleta de dolor, sinceridad y humildad, con tanta entereza.

5.- Quienes de vosotros, mis queridos jóvenes lectores, habéis leído o visto la película “El nombre de la rosa” os acordaréis de las preocupaciones de aquellos monjes sobre si el Señor había reído alguna vez. De ello, efectivamente, no da cuenta el evangelio. Pero sin duda, este “magníficat” de Jesús, lo tuvo que decir sonriendo. Acordaos de que la gente adulta difícilmente reímos a carcajadas, nuestro gozo se expresa en discreta sonrisa silenciosa. Acabo. No busquéis la erudición de los listos, ni la astucia de los perspicaces. Fijaos, apreciad y aprended más bien, de los ingenuos.


WebJCP | Abril 2007