LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: I Domingo de Cuaresma (Mt 6, 1-6.16- 18) - Ciclo A: Liturgia, Reflexiones, Exégesis y Oración
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 12 de marzo de 2011

I Domingo de Cuaresma (Mt 6, 1-6.16- 18) - Ciclo A: Liturgia, Reflexiones, Exégesis y Oración


Publicado por DABAR

NO NOS DEJES CAER EN TENTACIÓN

Tras ser bautizado en el Jordán por Juan, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu, conducido al encuentro con Dios, tras haber oído y sentido ‘este es mi hijo amado’ Jesús necesitaba digerir esas palabras, saborearlas, comprenderlas, vivir que todo lo que era lo era por gracia de Dios y no por obra suya.
Jesús despertó con hambre tras el ayuno de esos cuarenta días de encuentro intenso con su Abba. Una oportunidad que el diablo no puede desaprovechar. Con menos días ya estaría yo convirtiendo piedras en pan. Tiene mérito contestar: ‘no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios’. Por qué Jesús dice no a una tentación aparentemente tonta: convertir en pan una piedra. Alguno se preguntará ¿a quién le puede hacer daño?, ¿por qué no hacerlo? No le hubiera podido alimentar ese pan cuando se consigue a tan elevado precio; hacer ostentación de tener tal poder es poner por encima las necesidades propias a las de los demás. Y cuando existe tanta gente que no puede comer porque no puede convertir en pan las piedras, ¿cómo puede Jesús hacerlo en su propio beneficio? Jesús prefiere seguir con hambre a usar su condición de Hijo en su beneficio, aunque éste sea amortiguar el hambre con un trozo de pan. Es ahí, en los detalles pequeños, aparentemente insignificante, donde se manifiesta la grandeza de Dios, su tener en cuenta a los pequeños, la ética llevada a sus últimas consecuencias. Se muestra aquí nuevamente la paradoja, la disyuntiva entre la manera de pensar de Dios y la humana. Nosotros nos hubiéramos justificado, “total, a quién hago daño”, pero Jesús no duda: ‘no sólo de pan vive el hombre’.
En la respuesta de Jesús a las tres tentaciones se demuestra la naturaleza de la confianza de Jesús. Ni con hambre, Jesús confunde a Dios con los falsos ídolos que le presenta el tentador, contaminados con las peores pretensiones de la condición humana: poseer, brillar, buscar ser adorado y reconocido, hacer ostentación de poder, venderse al mejor postor con independencia de la justicia,... El “dios” que hubiera mostrado Jesús si hubiera cedido a las tentaciones no tiene nada que ver con el Dios verdadero. La imagen de “dios” que el diablo quiere que muestre Jesús, es un dios todopoderoso que convierte piedras en panes, que al tirarse por el alero del templo es recogido por ángeles que ostentosamente le sostienen y manifiestan quién es, qué quiere poder al precio de adorar la injusticia y el mal,… Frente a esto, el Dios de Jesús es un Dios invisible, todopoderoso pero en el amor, que opta y alaba la sencillez, la humildad y la pobreza, un Dios silencioso, discreto, que acompaña casi sin que nadie lo vea pero sin cuyo acompañamiento nadie podría negarse a convertir piedras en pan cuando está hambriento, un Dios que no quiere ser alabado por medio de sacrificios sino de obras de misericordia, que no quiere alabanzas huecas (’no todo el que diga Señor, Señor…’), que no quiere oración sin perdón (’ si traes tu ofrenda al altar, y te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda y anda primero a reconciliarte’), un Dios que amándonos nos permite amar, que nos capacita para ser libres ante la tentación de poder, riqueza, búsqueda de reconocimiento,…
Para conocer al Dios al que seguimos tenemos que fijarnos en Jesús, imagen fiel (’ A Dios no le ha visto nadie jamás (…) si me habéis conocido a mí, conocéis también a mi Padre, y desde ahora lo conocéis y lo veis’ Jn 14,7)’ que no piensa ni actúa con los criterios y valores de este mundo, que no se vende por nada, que no cae en ninguna tentación que pueda mostrar un Dios desfigurado. Un Dios como el de Jesús no se muestra entre ángeles salidos de la nada para evitar una caída, sino en el silencio de Getsemaní, en la Cruz, en ese sostenernos sin ser visto, acompañar y acariciar nuestras heridas, sanarlas y darnos vida nueva. El verdadero Dios puede, si le dejamos, ser roca firme en la que afianzarnos para que no necesitemos poder, ni posesiones, ni reconocimiento, para que no caigamos en tentación. Para vivir como Jesús solo Dios basta.

ELENA GASCÓN
elena@dabar.net



DIOS HABLA

GENESIS 2,7 9;3,1 7
El Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo, sopló en su nariz un aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo. El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia oriente, y colocó en él al hombre que había modelado. El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos de comer; además, el árbol de la vida, en mitad del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y el mal. La serpiente era el más astuto de los animales del campo que el Señor Dios había hecho. Y dijo a la mujer: «¿Cómo es que os ha dicho Dios que no comáis de ningún árbol del jardín?» La mujer respondió a la serpiente: «Podemos comer los frutos de los árboles del jardín; solamente del fruto del árbol que está en mitad del jardín nos ha dicho Dios: “No comáis de él ni lo toquéis, bajo pena de muerte”». La serpiente replicó a la mujer: «No moriréis. Bien sabe Dios que cuando comáis de él se os abrirán los ojos y seréis como Dios en el conocimiento del bien y el mal». La mujer vio que el árbol era apetitoso, atrayente y deseable, porque daba inteligencia; tomó del fruto, comió y ofreció a su marido, el cual comió. Entonces se les abrieron los ojos a los dos y se dieron cuenta de que estaban desnudos; entrelazaron hojas de higuera y se las ciñeron.

ROMANOS 5,12.17 19
Hermanos: Lo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron. Por el delito de un solo hombre comenzó el reinado de la muerte, por culpa de uno solo. Cuánto más ahora, por un solo hombre, Jesucristo, vivirán y reinarán todos los que han recibido un derroche de gracia y el don de la justificación. En resumen: si el delito de uno trajo la condena a todos, también la justicia de uno traerá la justificación y la vida. Si por la desobediencia de uno todos se convirtieron en pecadores, así por la obediencia de uno todos se convertirán en justos.

MATEO 4,1 11
En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al final sintió hambre. El tentador se le acercó y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes». Pero él le contestó, diciendo: «Está escrito: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”». Entonces el diablo lo lleva a la Ciudad Santa, lo pone en el alero del templo y le dice: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: “Encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras”». Jesús le dijo: «También está escrito: “No tentarás al Señor, tu Dios”». Después el diablo lo lleva a una montaña altísima y, mostrándole todos los reinos del mundo y su gloria, le dijo: «Todo esto te daré, si te postras y me adoras». Entonces le dijo Jesús: «Vete, Satanás, porque está escrito: “Al Señor, tu Dios, adorarás y a él sólo darás culto”». Entonces lo dejó el diablo, y se acercaron los ángeles y le servían.



EXEGESIS

PRIMERA LECTURA

• Contexto -El texto, que intenta explicar el origen del mal en el mundo, forma parte del relato yavista de la creación (2,4b-3,26) cuyo esquema descarnado podría ser éste: creado el hombre en tierra desierta es trasladado al jardín del Edén donde el Señor le impone un mandato. Si lo cumple vivirá feliz .... pero Adán rompe el pacto y es expulsado del Edén. Aunque no se mencione explícitamente, el esquema es un relato de Alianza. Todo ha ocurrido en la historia del pueblo elegido: trasladado del desierto a una tierra buena y fructífera, deberá cumplir lo estipulado por Dios; si lo cumple, vivirá feliz, en caso contrario, será expulsado de la tierra.
-Con demasiada frecuencia, Israel ha roto el pacto, irrumpiendo, así, el mal en su historia. Una concienzuda meditación sobre esta experiencia vivida por el pueblo lleva al autor a interpretar el origen de todo el mal en este mundo bueno, creado por Dios, como un acto libre. Se han roto las buenas relaciones del hombre con Dios y con el hermano.
Nunca debe olvidarse que esta interpretación sobre el origen del mal es una más en la historia de la humanidad; no es la única en la Biblia. A este acuciante problema se han dedicado miles de páginas impresas.
• Texto -Dos escenas superpuestas:
-Don divino: crear y colocar al hombre en el Edén (2,7ss). La criatura humana es la primera y la más importante obre de la creación. Libre desde su nacimiento, y no malo por naturaleza, como afirma algún relato orienta¡; por eso es modelado con arcilla, pero sin ser amasada con la sangre del dios rebelde. El soplo (r-h) divino lo convertirá en ser vivo; Dios puede dar y quitar este aliento vital (cfr. ls 2,2; Sal 104,29ss; Sb 15,16). Ninguna distinción entre cuerpo y alma sino entre ser vivo y no vivo. Ad igual que el pueblo, el hombre es trasladado de la tierra desierta al jardín. Al enumerar las riquezas del jardín se quiere recalcar el don divino (cfr Ez. 31,7ss).
-Desobediencia humana (3,1-7). En 3,1 un nuevo personaje entra en escena, la serpiente que intenta perturbar la excelente relación y la idílica paz del hombre y de la mujer con Dios y entre sí. No podemos deducir qué es lo que este animal pudo sugerir a los antiguos lectores del relato; la tradición cristiana ha intentado ver en la serpiente a Satán (=el que tienta), pero el tentador sólo aparece en la Biblia a partir del libro de Job (época tardía).
La descripción de la tentación (vs. 1-7) es obra de un buen psicólogo: la astuta serpiente sabe mucho más que la mujer, por eso la prohibición de comer de un árbol la extiende a todos los del jardín dando así pie a que la mujer lo niegue. A través del diálogo, la serpiente se muestra interesada en ayudar al hombre en su afán de progreso, aunque sea desordenado y contrario al querer divino: '... Se os abrirán los ojos y seréis como dioses...'. Sugestionada, la mujer come y hace comer a Adán.
¿En qué consistió este pecado primigenio? Como el autor no intenta responder a la cuestión, es inútil que nos hagamos la pregunta. Comiendo del árbol, la humanidad intenta ser como Dios, atribuyéndose prerrogativas divinas. El resultado no puede ser más trágico: el hombre tiene miedo de Dios e intenta ocultarse. La vergüenza de estar desnudos, de la que ni se habían enterado hasta ahora, y el miedo a la divinidad son los signos manifiestos de su ruptura de relaciones con el creador (//pecado). En el interrogatorio divino, ambos intentan disculparse; el pecado no solidariza sino que causa la división, traicionando al compañero. El intento de querer ser como Dios hace que no podamos soportar ni al que tenemos al lado.
• Reflexiones -También abundan las astutas serpientes, las seductoras sirenas, que pregonan el querer ayudar al hombre en su afán de progreso, aunque sea desordenado y equivocado. Se os abrirán los ojos, afirman, y seréis los más potentes, los más ricos, los más famosos..., casi como dioses. ¿Seremos tan tontos de abrir nuestros oídos a semejante propaganda?
-A pesar del fracaso humano, el Señor continúa cuidando con cariño del hombre (lo viste: 3,21) y respetando su libertad. En el interior humano siempre se librará una dura batalla entre un progreso falso, desordenado, que lleva a la violencia, a la muerte del hermano, al aniquilamiento de la sociedad ... (cfr. Gn 4,8 9,20ss; 11,1-9) y un progreso auténtico en el campo cultural, técnico, religioso... (Gn 4,2-4,26). El mensaje del Génesis, como el de toda la Biblia, no es derrotista sino optimista ya que el bien siempre triunfará sobre el mal.



SEGUNDA LECTURA

En el contexto de la exposición de la acción redentora de Cristo alude Pablo al pecado de Adán y sus consecuencias. Ahora bien, sería desconocer el sentido fundamental de estas líneas creer que el Apóstol está exponiendo como tema central el de la transgresión de los primeros seres humanos. Es frecuente entender el texto con esta finalidad y aun tomarlo como base y condición fundamentales de la subsiguiente acción redentora. Pero ello no responde ciertamente a la mentalidad de Pablo y a su empleo en esta sección.

Hay dos razones por las que se habla aquí del primer pecado. Una – la menos importante – confirmar la universal condición pecaminosa de los seres humanos y otra, trazar un paralelismo antitético con la salvación realizada por Cristo y mostrar cómo ésta es más eficaz a importante que cualquier transgresión y especialmente de la llamada “pecado original”. Ello aparece claramente en la segunda parte de la perícopa con la repetición del “mucho más” y el “no hay proporción”. En la lectura litúrgica que, corta el texto mucho antes del final este contraste aparece menos patente.

Este paralelismo entre el primero y segundo Adán pone de relieve, entre otras cosas, la universalidad de la gracia, igual que universal fue la entrada en la esfera de la culpa. También la gratuidad. En efecto, en la historia mal hecha, fruto del pecado, entramos sin optar expresamente por ello. De la misma manera – mejor, mucho más, - se entra en la economía del don. Y en tercer lugar, la intervención de los respectivos cabezas de serie, como personalidades corporativas en las cuales, de algún modo, están representados los seres humanos.

Como conclusión hay que subrayar que se puede insistir en el pecado original con tal de que se insista mucho más y con mayor convencimiento, en la línea Pablo, en la acción salvadora del Señor Jesús. Pero más bien parece predominar un cierto pesimismo. Muchos piensan que en el mundo del pecado se entra automáticamente, mientras que el dominio de la gracia encuentra muchos condicionamientos para hacerse efectivamente presente. Y quizás por eso mismo la tendencia a pensar lo mal que está el mundo, que las cosas no tienen arreglo, etc. En el fondo es falta de fe, aunque no se puedan negar las múltiples experiencias negativas.

FEDERICO PASTOR
federico@dabar.net

EVANGELIO

1. Aclaraciones al texto.
V.1 Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Formulación exquisitamente bíblica expresando que Jesús estuvo sujeto a la condición humana de la tentación. El relato de las tentaciones de Jesús confiere expresividad gráfica a ideas e imágenes sugeridas a Jesús por la realidad exterior a él y en absoluto creada por él. Un relato así nada tiene que ver con la alucinación, en la que la realidad la crea la persona a partir de sus propias ideas e imágenes. Desierto. Zona montañosa, abrasada y árida al oeste del mar Muerto.
V.2 Después de ayunar cuarenta días con sus noches. Esta situación es una transparencia de la vivida por Moisés en el Sinaí: Moisés estuvo allí con Yavé cuarenta días con sus noches, sin comer pan ni beber agua (Deut.34,28). Intimidad inefable con el Señor desde una actitud humilde y confiada.
V.4 Está escrito. Expresión usada para citar un pasaje en la Escritura Santa del Antiguo Testamento. Toda palabra. Hebraísmo
V.7 Tentar a Dios. Provocar sin motivo una intervención suya extraordinaria desde un trasfondo de incredulidad y duda.
V.11 El verbo servir tiene probablemente el significado amplio de asistencia protectora.

2. Texto
Un adverbio (entonces), suprimido en la traducción litúrgica, confiere inmediatez cronológica y doctrinal al relato de hoy con el del Bautismo (3,16-17): El Espíritu de Dios se posó sobre él (3,16)-Jesús fue llevado por el Espíritu (4,1); Éste es mi Hijo (3,17)-Si eres Hijo de Dios (4,3).
Primera tentación (vs.3-4). Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. El diablo sugiere a Jesús que haga en beneficio suyo lo que Dios no le va a hacer; sugiere a Jesús que no tenga en cuenta a Dios con quien tanto intima; invita a Jesús a solucionar su problema como si Dios no existiera.
No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Jesús se profesa abierto a Dios. Su ayuno es voluntario y hecho desde la certeza de saberse en manos de Dios.
Segunda tentación (vs.5-7). Si eres Hijo de Dios, tírate, porque Dios hará que no te pase nada. El diablo propone a Jesús que ponga a prueba a Dios y pueda así constatar que Dios es realmente el protector todopoderoso que él, Jesús, piensa que Dios es; Jesús tiene que forzar a Dios a actuar.
Pero Jesús es tajante: No tentarás a Dios.
Tercera tentación (vs.8-10). Todo esto te daré, si te postras y me adoras. El poder del diablo se yergue aquí abiertamente contra el poder de Dios. Su oferta es inconmensurablemente grande, bella y seductora. A cambio de ella exige...adoración; exige renunciar a Dios, apostatar de Él.
Vete, Satanás, sólo a Dios adorarás. Claro y rotundo: Jesús no acepta ni reconoce más Señor que a Dios.
Entonces… El mismo adverbio que abría el relato lo cierra, para introducir la asistencia protectora de Dios y hacérsela visible a Jesús. Jesús fue tentado, como no podía ser de otra manera. Pero Jesús venció la tentación.

3. Comprensión actualizante
El blanco contra el que disparar sigue siendo el mismo: Dios. ¿Qué te sigue proponiendo hoy el diablo? Sé tú mismo sin Dios; erígete tú en el Absoluto.
Jesús nos ha traído a Dios, y con Él, la verdad sobre nuestro origen y nuestro destino; la fe, la esperanza y el amor. ¿Qué te sigue proponiendo hoy Jesús? Vive con Dios y desde Dios; no te sirvas de Dios; sólo Dios es el Señor. Vive así y serás tú mismo.
Pidamos a Dios: No nos dejes caer en la tentación de prescindir de ti, de usar de ti en beneficio egoísta nuestro.

ALBERTO BENITO
alberto@dabar.net


NOTAS PARA LA HOMILIA

No dejes pasar esta oportunidad

Cuando la oportunidad llama a tu puerta
Estas palabras no son para venderte nada, ni para alquiles no sé qué cosa. No. Sencillamente te quiero hablar de Dios. Sí, de Dios. Es tanto lo que nos jugamos que sólo te pido que te detengas. Mejor dicho, que pares un poco la velocidad de tu vida. Piensa por un instante en que momentos de tu vida, más o menos larga, has dejado que Dios entre en tu vida. Seguro que cuando le has abierto tu puerta, las cosas han sido de otra manera. Pero no porque a lo mejor haya desaparecido de tu vida aquello que te fastidiaba o te dolía, o te agobiaba. No. Sencillamente todo era de otra manera, porque veías las cosas de otra forma.
Cuando le haces sitio a Dios, miras a la gente de distinta forma, utilizas las muchas o pocas cosas que posees de otra manera; es más hasta percibes a Dios de otro modo. Las personas, las cosas, Dios mismo, ocupan nuestra vida en mayor o menor medida. La clave de todo está en qué lugar le dejamos a Dios.
Cuando Dios está en el centro de tu vida, cuando lo vives como lo más importante que tienes, te das cuenta que puedes amar a la gente, y que con respecto a aquellas cosas que posees puedes actuar de forma libre, responsable y generosa.

Tiempo de oportunidades
Pero a veces olvidamos. Nos falla la memoria. Y o bien dejamos a Dios de forma permanente en el último lugar de nuestra ocupada vida, o bien lo posponemos para alguna otra ocasión, menos gratuita, para casos de “emergencia” y de uso interesado. En cualquiera de estos casos salimos perdiendo. Cuando vives de espaldas a Dios, tarde o temprano, te importan más tus cosas que cualquier persona. Y al final sólo te importas tú, y solo tú, y nadie más que tú. Todo a tu servicio
Pero esto no tiene porque ser siempre así. Dios no deja de preocuparse por ti. Jesucristo, nos ha abierto la puertas del corazón de Dios. Él nos muestra como es Dios. Es amor siempre. Por eso, si hasta ahora en tu vida no has contado mucho con Dios y no has escuchado lo que él desea para ti, este es el momento. Este momento se llama Cuaresma. Un tiempo para reencontrarnos con Dios, para escucharle, para que de nuevo sintamos de forma palpable su amor en nosotros. Para que así podamos ser para otros presencia de ese amor fiel y gratuito.

Las oportunidades nunca vienen solas
Dios a través de esta familia de sus Hijos que es la Iglesia, de la que formamos parte desde nuestro Bautismo, nos ofrece esta oportunidad. Y ya sabes que las oportunidades no vienen solas. De ahí: la Oración, la caridad y la penitencia. Ya sé, a lo mejor dices. “lo de siempre”. No es así. Dios es novedad permanente. En la medida que dejamos que Dios actúe en nosotros vemos como Dios no se repite. Todo lo hace nuevo. Nos renueva, nos hace personas nuevas. Y el ejemplo que sigue, la imagen que tiene en su memoria es la de su Hijo Jesucristo.
Por eso la oración, el trato de amistad y de hijos con Él, también la escucha de su Palabra, la participación en la Eucaristía, el celebrar el Sacramento de la Reconciliación…
Tantas y tantas cosas para recolocar a Dios en el centro de nuestra vida. Así podemos vivir desde Él para los demás. De ahí la caridad con nuestro prójimo. Comparto lo que soy y tengo porque Dios es amor.
Y también en este tiempo el ayuno de aquellas cosas que nos atan, nos separan de Dios y de los hermanos. Renunciar a las cosas para mostrar nuestra libertad y dominio sobre ellas, y a la vez agradecimiento con Dios, de quien proviene todo, y que es el único Señor.

Ponle nombre a tu oportunidad
Ojalá que esta Cuaresma sea para ti distinta. No sé si será un momento de oración, o un tiempo de formación en torno a la Biblia, no sé si será en un gesto de compartir lo que tienes con los necesitados, o un momento de gozo en tu familia, en tu comunidad. Pero seguro que si tú quieres, en uno de esos momentos, Dios se hace el encontradizo contigo.
No desaproveches esta oportunidad. Pon a Dios en tu corazón, y seguro que todo será distinto. Así la Pascua de Cristo será también tu Pascua. Porque habrás aprendido a vivir de las palabras que salen de la boca de Dios. Te sentirás una persona nueva porque Dios se fija cada día en ti y te propone un proyecto de vida plena: Jesucristo. No lo dudes. Dile: Sí.

JESÚS GRACIA LOSILLA
jesus@dabar.net



PARA CONSIDERAR Y REFLEXIONAR EN GRUPOS

Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo
(Mt 4,1)

Preguntas y cuestiones
¿Cómo vivimos las tentaciones? Como debilidad o como posibilidad.
Descubrimos la presencia del Espíritu cuando en muchas ocasiones en la vida nos conduce a situaciones que no nos gustan, ni nos agradan, y ni siquiera buscamos.
‘Se acercaron los ángeles y le servían’. Hemos vivido esa experiencia, la cercanía de la presencia divina, pese a nuestra condición de pecado. ¿Cómo ha sido?



PARA LA ORACION

Señor, iniciamos este tiempo de conversión a Ti. Que la fuerza de tu Palabra y la Comunión con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo nos empujen a vivir de forma gozosa y renovada la fe en Cristo
-----------------------------------
Padre de bondad, Tú nos muestras a Cristo como ejemplo de fidelidad a Ti. No dejes que vivamos alejados de Ti. Que las dificultades y pruebas de cada día no nos impidan amarte a Ti sobre todo lo demás.
-----------------------------------------
Te damos gracias, Señor y Dios Nuestro, Padre de Misericordia y fuente de perdón, por tu Hijo Jesucristo, obediente y atento a tu voluntad, y siempre unido Ti.
Has puesto ante nuestros ojos, al comenzar este tiempo de de preparación para la Pascua, la imagen de Tu Hijo, Mesías y Siervo fiel.
Ayúdanos a fijarnos en él, a vivir como él, a amar y servir como él, a ser fieles como él en la tarea y misión que a cada uno nos has encomendado.
Él es la luz que ilumina nuestra fe para reencontrarnos contigo, y vivir como hijos de la Luz, reflejando en nosotros la imagen de tu amor.
Él es el agua viva, que calma y sacia la sed que tenemos de Ti, para convertirnos cada uno de nosotros en manantial de vida tuya para los demás.
Él es la vida nueva que transforma a todo aquel que por la fe escucha tu Palabra y acoge tu plan amoroso de salvación.
Que tu Espíritu, Señor, nos acompañe siempre para que nada, ni nadie se interponga entre tú y nosotros. Que el lugar más importante de nuestra vida lo ocupes sólo tú. Que no te sustituyamos por falsas promesas de felicidad que nunca llega, ni te cambiemos por aparentes “libertades” que esclavizan y destruyen. Sólo tú tienes “palabras de vida eterna”, palabras y obras de vida de verdad.
-----------------------------------
Te alabamos, Señor, porque el participar del Cuerpo y la Sangre de tu Hijo nos fortalece en el camino de vuelta a Ti. Danos tu gracia, Padre, para que en este tiempo de conversión y siempre, vivamos desde el trato de hijos contigo, para vivir hacia los demás a través de la caridad.


LA MISA DE HOY

MONICIÓN DE ENTRADA
Sed bienvenidos todos a la celebración de la Eucaristía en este primer domingo de Cuaresma. Desde el miércoles pasado, con el signo de la imposición de la ceniza, estamos encaminados hacia la Pascua. El Señor nos regala esta Cuaresma como una gran oportunidad para abrirnos a la novedad arrolladora de la vida que en Cristo nos ofrece.
Que El Señor nos ayude a reconocer y renovar nuestra condición de bautizados, de discípulos e hijos siempre unidos a Él, para así amar como Él.

SALUDO
Hermanos: El Señor Jesús, Nuestra Pascua, que dirige nuestros corazones para que amemos a Dios sobre todas las cosas, esté con todos vosotros

ACTO PENITENCIAL
Reconocemos que Dios no ocupa el centro de nuestras vidas y proyectos. En muchas ocasiones los sustituimos por otras cosas, otras personas.
Ahora, con sinceridad de corazón pedimos al Señor que tenga misericordia de nosotros y nos ayude a volver de nuevo a dirigir nuestros pasos a Él.
-Porque prescindimos de Ti, a la hora de organizar nuestra vida. Señor, ten piedad.
-Porque rechazamos el proyecto de servicio y entrega, que tienes para nosotros. Cristo, ten piedad.
-Porque cerramos nuestros oídos a la llamada que nos haces a reconciliarnos contigo. Señor, ten piedad.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA
Dios crea al hombre. Tiene para él un proyecto de amistad y vida plenas. El hombre con su propio pecado rompe este equilibrio. Al querer vivir sin contar con Dios, el hombre dice no a la acción del amor de Dios en él. La Cuaresma es llamada a situar a Dios en el centro de la vida del cristiano.

SALMO RESPONSORIAL (Sal 50)
Misericordia, Señor: hemos pecado.
Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa, lava del todo mi delito, limpia mi pecado
Misericordia, Señor: hemos pecado.
Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado: contra ti, contra ti sólo pequé, cometí la maldad que aborreces
Misericordia, Señor: hemos pecado.
Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme; no me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu.
Misericordia, Señor: hemos pecado.
Devuélveme la alegría de tu salvación, afiánzame con espíritu generoso. Señor, me abrirás los labios, y mi boca proclamará tu alabanza.
Misericordia, Señor: hemos pecado.

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA
San Pablo nos habla de Cristo y de Adán. En ellos muestra dos formas distintas de relación con Dios Padre. Adán rechazó el plan de Dios. El pecado nos trae la muerte. Cristo, con su obediencia al Padre destruye el pecado y nos devuelve la vida, reconciliándonos con Dios.

MONICIÓN A LA LECTURA EVANGÉLICA
Jesús es tentado en el desierto. Su misión como Mesías es cuestionada a partir de cada una de las tentaciones. La respuesta de Jesús es clara. Dice sí a la voluntad de Dios, su Padre. Elige el camino de ser el Siervo de Dios desde la fidelidad, la entrega voluntaria y total de la propia vida, de forma humilde, confiada y gratuita.

ORACIÓN DE LOS FIELES
A Dios, Padre de misericordia y Señor de todo lo creado, le presentamos nuestras suplicas. Responderemos: Padre, escúchanos.
-Por la Iglesia, llamada a ser en medio de nuestra sociedad, signo de la vida nueva que Cristo es para toda la humanidad, para que esté siempre atenta a lo que el Señor Quiere de ella. Oremos.
-Por los que están al frente del gobierno de las naciones, y trabajan en instituciones públicas, políticas y económicas, para que el respeto a todas las vidas humanas, y a cada una de las etapas de la vida de la persona, inspiren sus acciones y planes. Oremos.
-Por aquellos que viven sin esperanza, para que el Señor haga brotar en ellos la experiencia del amor que Él nos tiene. Oremos.
-Por nuestra comunidad (parroquial) para que cada uno colocando a Dios como el centro de nuestras vidas tomemos conciencia de nuestro Bautismo, y practiquemos la caridad con nuestro prójimo. Oremos.
Oración: Señor, atiende nuestras súplicas, y concédenos vivir este tiempo cuaresmal como momento oportuno para reencontrarnos contigo, y comunicar a otros el gozo de la fe en tu Hijo Jesucristo. El que vive…


CANTOS PARA LA CELEBRACION

Entrada: Cómo le cantaré al Señor (del disco «Mis canciones», de Cantalapiedra); Gloria a Cristo Señor (Canto de Entrada para Cuaresma, tomado del disco «Cantos para participar y vivir la Misa», de C. Erdozain).
Acto Penitencial: Kyrie gregoriano (I CLN B 1).
Salmo: Crea en mí, oh Dios (CB-478) o el salmo de Espinosa Perdón, Señor (I CLN 508).
Antífona antes del Evangelio: LdS o Tu palabra me da vida.
Ofrendas: Quizá el silencio puede ser muy elocuente en este día.
Santo: El mismo que se esté ensayando.
Comunión: No adoréis a nadie (de Luis Alfredo Díaz); No podemos caminar (O 13); Como le cantaré al Señor (si no se ha cantado al inicio),
Final: Silencio o Música gregoriana o polifónica distinta para significar el tiempo cuaresmal.



Director: José Ángel Fuertes Sancho •Paricio Frontiñán, s/n• Tlf 976458529 Fax 976439635 • 50004 ZARAGOZA
Tlf. del Evangelio: 976.44.45.46 - Página web: www.dabar.net - Correo-e: dabar@dabar.net


WebJCP | Abril 2007