LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 31 de Marzo de 2011 - III SEMANA DE CUARESMA - CICLO A
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 30 de marzo de 2011

Evangelio Misionero del Día: 31 de Marzo de 2011 - III SEMANA DE CUARESMA - CICLO A


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 11, 14-23

Jesús estaba expulsando a un demonio que era mudo. Apenas salió el demonio, el mudo empezó a hablar. La muchedumbre quedó admirada, pero algunos de ellos decían: «Éste expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios». Otros, para ponerlo a prueba, exigían de Él un signo que viniera del cielo.
Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: «Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra. Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque -como ustedes dicen- Yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul. Si Yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces. Pero si Yo expulso a los demonios con la fuerza de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes.
Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras, pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita las armas en las que confiaba y reparte sus bienes.
El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama».

Compartiendo la Palabra
Por CELAM - CEBIPAL

Estas con Jesús para ser liberados del mal
“El que no está conmigo, está contra mi, el que no recoge conmigo desparrama”

La Palabra de Dios, que ha venido iluminando y orientando nuestro camino cuaresmal, nos ha mostrado en las parábolas y discursos de Jesús los diferente matices del amor cristiano, con una particular acentuación en la reconciliación, el perdón y la misericordia como experiencias fundamentales de nuestra identidad de hijos de Dios. La vivencia del amor a la manera de Jesús es el sello que distingue a sus discípulos.

El Evangelio de hoy tiene como contexto anterior la enseñanza de Jesús sobre la oración según la versión de Lucas. En la oración pedimos al Padre el pan de cada día (11,3), el pan es el don del amigo que ya está descansando para dar al amigo que viene de viaje (11,6-7), es el símbolo de la “cosa buena” que un papá –por muy malo que sea- nunca le niega a su hijito (11,11-12).

Y en la oración, que siempre es escuchada (11,10), obtenemos el don del Espíritu Santo (11,13), que es el don mayor del Padre con el cual también nosotros podemos vencer al maligno. Y esto porque la lucha de Jesús en el desierto, continúa en nosotros sus discípulos (11,4).


1. Jesús, libera del mal con el dedo de Dios

En nuestros texto (que tiene sus paralelos en Mateo 12,22-30 y Marcos 3,22-27), vemos a Jesús, quien después de expulsar a un demonio es acusado por sus opositores de hacerlo con el poder de Beelzebul, el príncipe de los demonios (11,14-16).

“Pero él, conociendo sus pensamientos” (11,17) les explica cuán contradictoria e ilógica es su acusación: “Si pues Satanás está dividido contra si mismo, ¿cómo va a subsistir su reino?...” (11,18).

“Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a ustedes el Reino de Dios” (11,20). En la victoria sobre el mal, Jesús revela su misterio y da un signo inequívoco de la llegada del Reino de Dios.

“Por el dedo de Dios” (11,20). La imagen expresa en la Biblia la realidad del poder de Dios actuando en medio de la gente (ver Deuteronomio 9,10; Éxodo 7,18; 8,15). “Por el dedo de Dios”, es decir, con la fuerza de Dios, con su Espíritu, Jesús libera de la esclavitud del pecado y reconstruye en cada persona el rostro de hijo para el cual fue llamado.

El gesto que Jesús realiza es un gesto pascual. Lo que Dios hizo en el pasado, liberando al pueblo de la opresión y la esclavitud, lo realiza ahora en Jesús. Por eso afirma sin rodeos que “ha llegado a ustedes el Reino de Dios”.


2. Quien conoce a Jesús, siente la necesidad de optar por El

Esta presentación del Jesús pascual, vencedor del maligno, nos orienta enseguida en una dirección práctica para el discipulado:

Quien reconoce en Jesús la llegada del Reino de Dios, no puede no seguirlo. Conocerlo, es acogerlo y optar por él: “El que no está conmigo, está contra mi, el que no recoge conmigo, desparrama” (11,23).

Por tanto:

• Quien está con Jesús recoge frutos de vida: recuperar la filiación perdida, entra en el corazón del Padre y ama a los hermanos con sus mismos sentimientos. Estar con Jesús lleva a tener su mismo Espíritu.

• Quien no está con él, desparrama (11,23b), es decir, pierde su vida, queda indefenso en manos del enemigo. En cambio con Jesús “el más fuerte” (11,22), que ha derrotado definitivamente al maligno, es posible vencer las insidias del mal, y ser los hijos amados del Padre (ver 11,2.13).


Cultivemos la semilla de la Palabra en lo profundo del corazón

1. ¿Qué quiere decir que Jesús libera del mal con el dedo de Dios?
2. ¿En qué momentos de mi vida he constatado que estoy con Dios? ¿En qué momentos o situaciones he constatado lo contrario?
3. ¿Qué implicación “pascual” tiene el ser discípulo de Jesús? ¿De dónde proviene la victoria sobre el mal? ¿Qué hay que hacer para obtenerla?


Oración comunitaria para la cuaresma

“Todos: Ha llegado a Ustedes el Reino de Dios (Lucas 11,20)
Lector: El que crea y sea bautizado, se salvará (Marcos 16,16)
Todos: Ha llegado a Ustedes el Reino de Dios
Lector: Que es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo (Romanos 14,17)
Todos: Ha llegado a Ustedes el Reino de Dios
Lector: Por Cristo, que se entregó a sí mismo
para librarnos del mal,
según la voluntad del Padre,
a quien sea la Gloria por los siglos (Gálatas 1,1-5)
Todos: El Reino de Dios ha llegado a Ustedes”
(Del Monasterio Apostólico “Piedra Blanca”, Francia-Chile).


WebJCP | Abril 2007