LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 03 de Marzo de 2011 - VIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO A
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 2 de marzo de 2011

Evangelio Misionero del Día: 03 de Marzo de 2011 - VIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO A


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 10, 46-52

Cuando Jesús salía de Jericó, acompañado de sus discípulos de una gran multitud, el hijo de Timeo -Bartimeo, un mendigo ciego- estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que pasaba Jesús, el Nazareno, se puso a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí!» Muchos lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten piedad de mí!»
Jesús se detuvo y dijo: «Llámenlo».
Entonces llamaron al ciego y le dijeron: «¡Ánimo, levántate! Él te llama».
Y el ciego, arrojando su manto, se puso de pie de un salto y fue hacia Él. Jesús le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?»
Él le respondió: «Maestro, que yo pueda ver».
Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado». En seguida comenzó a ver y lo siguió por el camino.

Compartiendo la Palabra
Por Silvia Ugarte

Queridos hermanos:
Conocemos el mundo por los sentidos, la vista suele ser uno de lo más apreciados. Siempre he pensado lo triste que debe de ser no poder ver, sobre todo si después de haber tenido esta facultad, se pierde por algún motivo. Este aprecio especial no significa que los demás sentidos sean menos útiles, están en nuestro cuerpo y es porque cada uno tiene una función irreemplazable.
El evangelista nos cuenta hoy que el ciego Bartimeo estaba al borde del camino y cuando supo que pasaba cerca de allí Jesús, el hijo de David, comenzó a gritarle que tuviera compasión de él (Mc 10, 47-48). También nosotros cuando nos vemos en problemas, en situaciones difíciles, de sufrimiento,… clamamos compasión y solución. De algún modo nos vemos reflejados en el ciego del texto.
Pero ¿qué sucede cuando somos incapaces de ver? ¿O cuando no queremos percibir la realidad? ¿También pedimos que se nos conceda la vista? Pueden ser muchos los motivos y las direcciones de nuestra ceguera. Hay ocasiones en que no vemos porque estamos tan dentro del meollo que nos es imposible y son los de fuera quienes dan la voz de alerta: mira! Otras, en cambio, “no conviene” observar hacia nuestro interior o a nuestro alrededor y optamos por padecer la ceguera conscientemente.
Por otra parte, podemos convertirnos en impedimento para que otros vean, como aquellos que no querían que Jesús escuchara el clamor de Bartimeo; o bien ser justamente lo contrario, como aquellos que se le acercan y le comunican que Él le llama.
En fin, podemos meditar con el texto contemplando la escena desde dentro y encarnar a cualquiera de sus personajes, o incluso agregar alguno más. Siempre con la presencia de Jesús que escucha y ve nuestras llamadas.
Pidamos a Jesús que nos regale la visión en los momentos de ceguera, sea del tipo que sea; y que nuestra mirada sea limpia y sincera.


WebJCP | Abril 2007