LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 01 de Abril de 2011 - III SEMANA DE CUARESMA - CICLO A
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 31 de marzo de 2011

Evangelio Misionero del Día: 01 de Abril de 2011 - III SEMANA DE CUARESMA - CICLO A


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 12, 28b-34

Un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Cuál es el primero de los mandamientos?»
Jesús respondió: «El primero es: "Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único. Señor; y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas". El segundo es: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo". No hay otro mandamiento más grande que éstos».
El escriba le dijo: «Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que Él, y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios».
Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: «Tú no estás lejos del Reino de Dios».
Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Compartiendo la Palabra
Por CELAM - CEBIPAL

Nuestro amor a Dios se expresa en el amor fraterno
“No existe otro mandamiento mayor que esto”

Hemos recorrido ya una buena parte de nuestro itinerario cuaresmal. En este día penitencial, tenemos la oportunidad de verificar el camino recorrido e intensificar nuestro proceso de conversión, escuchando y siguiendo las enseñanzas de Jesús, nuestro Maestro.

En el Evangelio de hoy Jesús vuelve a enfocar la característica fundamental de nuestro discipulado: el amor a Dios y el amor al prójimo, como expresión máxima de la voluntad del Padre sobre nosotros.


1. EL amor es lo primero

Después de haber escuchado la discusión de Jesús con los saduceos sobre la resurrección de los muertos, “un escriba se acercó a Jesús, y le preguntó: ‘¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?’” (Marcos 12,28).

La pregunta que el escriba le dirige a Jesús es simple y directa, no tiene asomo de hostilidad o ironía. De la manera como concluye el diálogo entre los dos (ver 12,32-34) podemos pensar que este hombre se ha acercado a Jesús con un sincero deseo de aprender de él.

Jesús le responde: “El primero es: ‘Escucha Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor, y amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas’” (12,29-30). Y “El segundo es: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’” (12,31). En su respuesta Jesús está uniendo dos citas del Antiguo Testamento: la primera de Deuteronomio 6,4-5, que sintetiza la profesión de fe del pueblo de Israel, y la segunda de Levítico 19,18, referida al amor al prójimo.

Notemos que el escriba en su pregunta hace referencia a un solo mandamiento: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos? Jesús, por el contrario, le responde añadiendo un segundo, y concluye afirmando que es uno solo: “No existe otro mandamiento mayor que estos” (12,31).


2. Amar a Dios en el hermano

La originalidad de Jesús está en unir los dos mandamientos en uno solo y afirmar que éste es mayor de todos los mandamientos. Notemos cómo la palabra que conecta a los dos mandamientos y hacen de ellos uno solo es precisamente la palabra Amor.

Jesús siempre unió el amor a Dios y el amor al prójimo hasta el punto que no se puede vivir el uno sin el otro. Juan, el discípulo amado, supo expresar estupendamente, es su primera carta esta síntesis del amor aprendida en la escuela del Maestro “pues quién no ama a sus hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve. Y hemos recibido del Él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano” (1 Juan 4, 20-21).

Jesús es la expresión viva de esta síntesis: El, el Hijo amado, quien vive con el Padre en una relación de amor indescriptible, hace visible este amor, amándonos a nosotros hasta el extremo de entregar su propia vida (ver Romanos 5,81). Recordemos de nuevo el pensamiento de Juan: “En esto hemos conocido lo que es el amor, en que dio su vida por nosotros” (1 Juan 3,16).

En la cuaresma, El Maestro de la Vida nos está pidiendo con insistencia este ejercicio de amor, amar como somos amados por el Padre, amarnos unos a otros como Jesús nos ha amado.


Cultivemos la semilla de la Palabra en lo profundo del corazón
1. Según Jesús: ¿cuál es el primero y mayor de los mandamientos?
2. ¿En qué forma mi relación con Dios incide en mi relación con los demás?
3. ¿Cómo podemos hacer vida en nuestra familia o en nuestra comunidad el mandamiento que Jesús nos dejó?


“Debemos amar la oración.
La oración dilata el corazón hasta el punto de hacerlo capaz
de contener el don que Dios hace Sí mismo”
(Beata Teresa de Calcuta)


WebJCP | Abril 2007