LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Escuchar a los demás
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 16 de marzo de 2011

Escuchar a los demás


Por Ernesto Duque
Publicado por Antena Misionera

Dicen que un gitano acudió un día al párroco para pedirle que dijera una misa por su difunta señora. El párroco le acogió amablemente y apuntó en la libreta correspondiente el nombre de la señora. Preguntó a continuación qué día querían la misa, y el gitano le dijo que el 29 de junio. El sacerdote le indicó que ese día, por ser la fiesta de san Pedro y san Pablo, la misa tendría que ser de rojo, pero que él ya diría, y varias veces, el nombre de la señora. El gitano, aunque con una cara de no entender del todo el dato, aceptó.

Cuando llegó el día señalado, vino toda la numerosa familia a la iglesia y, antes de la misa, el gitano se acercó de nuevo a la sacristía. El sacerdote le aseguró que, en efecto, la misa iba a ser aplicada por su señora. Pero lo que el gitano quería decirle era esto: “Mire, con respecto a aquello que me dijo del color: las mujeres sí han aceptado, pero de los hombres ni uno solo ha querido venir de rojo”…

Después de la sonrisa, la moraleja. Porque no sólo con los gitanos, como en el caso (si es que pasó) puede suceder con otras muchas de personas. Los eclesiásticos tienden a utilizar una terminología específica, cuando no técnica, tanto en sus homilías como en los avisos y comunicaciones, y creen que la entienden todos. Pues no. A la amabilidad en acoger a las personas, hay que unir también una información y un lenguaje claros, que puedan entenderse fácilmente

Relativizar nuestras opiniones.
Nuestro mundo actual, donde estamos en contacto casi constante con personas de otras culturas, religiones, ideologías, etc. nos da la oportunidad de descubrir cuáles son nuestras actitudes respecto a lo diverso. La diversidad, y aquí hablamos concretamente de diversidad en las personas, puede ser percibida como oportunidad de crecimiento: conocer personas de otra cultura, otra religión, etc. enriquece, ensancha los horizontes, ayuda a relativizar las cosas propias (sobre todo cuando se cree que lo propio es lo mejor).

La diversidad puede ser percibida también como amenaza: veo al otro como alguien que invade mi territorio, no necesariamente geográfico sino más bien personal, de identidad. Frente a la diversidad se puede asumir también una actitud de superioridad: se acepta la diversidad, incluso se aprecia pero "lo mío, lo nuestro, es mejor".

Escuchar con empatía
Trata de ponerte en los zapatos de los demás, de tus seres queridos, tus compañeros de trabajo, o la gente que te encuentras en la calle. Realmente trata de entenderlos, de manera que puedas sentir lo que es ser ellos, por lo que están atravesando y por qué hacen lo que hacen.

Y luego sé compasivo. Una vez que has entendido a los demás, y sentido por lo que están atravesando, haz algo, aunque sea pequeño, para de alguna manera aliviar su sufrimiento. Muchas veces una simple sonrisa o un acto de amabilidad pueden ayudar mucho a alguien que está pasando por un momento difícil.

Aprende a guardar silencio
Es importante que calles para escucha a los demás. A todos nos gusta hablar, pero muy pocos quieren escuchar. Y todos queremos ser escuchados. Así es que tómate el tiempo de realmente escuchar a los demás, en lugar de solamente esperar tu turno para hablar.

Deja atrás los prejuicios. Todos tenemos prejuicios, ya sean basados en el color de la piel, la estatura, el peso, la edad o el género. Trata de ver a cada persona como un ser humano individual, con diferentes necesidades y sueños, pero a pesar de esas diferencias, busca lo que tienes en común con esa otra persona.

Evita la crítica por sistema. Todos tenemos la tendencia de criticar a los demás, ya sea a personas que conocemos o a los extraños. Sin embargo, pregúntate a ti mismo si te gustaría ser criticado si estuvieras en su situación. La respuesta seguramente será “no”. Así es que, deja de criticar, y aprende a interactuar con los demás de una manera positiva.

No trates de controlar a los demás. A nadie le gusta ser controlado. Créeme. Así es que no lo hagas. Esto es algo especialmente difícil, ya que estamos condicionados a controlar a los demás. Pero cuando sientas la necesidad de controlar, ponte en los zapatos de la otra persona. ¿A ti te gustaría tener libertad y confianza, o no? Entonces dale eso a los demás.

Aprender a cambiar
Gandhi dijo “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. A menudo vemos esta frase como si se aplicara solo para grandes cambios, tales como la pobreza, el racismo y la violencia. Sí, por supuesto se aplica a estas cosas, pero también se aplica a cambios pequeños, a todas nuestras relacionas con quienes nos rodean. ¿Quisieras que la gente se tratara con más compasión y amabilidad? Entonces comienza contigo. Aún cuando el mundo no cambiara, al menos tú si habrás cambiado.

Fíjate en cómo tus acciones afectan a los demás, especialmente cuando comienzas a tratarlos con amabilidad, compasión, respeto, confianza y amor. Pero también fíjate en cómo te hace sentir este cambio.

Si superas el miedo frente a quien es diferente y lo escuchas con profunda libertad crecerás como persona. Todos tenemos algo que aprender de todos.


WebJCP | Abril 2007