LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: CATEQUESIS: IX Domingo del T.O. (Mt 7, 21-27) - Ciclo A: Justificados por el Padre Dios
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

viernes, 4 de marzo de 2011

CATEQUESIS: IX Domingo del T.O. (Mt 7, 21-27) - Ciclo A: Justificados por el Padre Dios


Publicado por Catequistas.org


1. Lecturas de la palabra de Dios

La palabra de Dios es la primera fuente de iluminación de la vida para el cristiano. Ofrece el mensaje salvador de Jesús, pero lo hace con sugerencias concretas para cumplir la voluntad de Dios en cada momento

Primera lectura: Deuteronomio 11. 18 y 26-28

Ya desde los primeros libros bíblicos se habla de la lucha que hay entre el bien y el mal. Dios siempre está de parte del bien y odia el mal. El cristiano de hoy, como el fiel israelita de los primeros tiempos, debe volver los ojos a la palabra divina para aprender a obrar el bien.

“Grabad estas palabras en lo más íntimo de vuestro corazón. Atad estas palabras a vuestras manos como un signo, y que sean ellas como una marca sobre vuestra.
Yo pongo hoy delante de vosotros una bendición y una maldición.
Bendición hay, si obedecéis los mandamientos del Señor, vuestro Dios, que hoy os entrego.
Y maldición os llegará, si desobedecéis esos mandamientos y ose apartáis del camino que yo os señalo, para ir detrás de dioses extraños, que vosotros no habéis conocido y a los cuales no podéis servir”

Lectura Segunda: Romanos 3. 21-25

San Pablo recordó a los romanos que la justicia y la justificación son debidas a la valentía de Cristo que murió por todos los hombres. Si la justicia es un regalo, una gracia, de Dios, la justificación ha sido una conquista de Cristo, que murió para ofrecerla a todos los hombres.

“Hermanos. Ahora, independientemente de la ley, sabed que la justicia de Dios se ha manifestado y está atestiguada por la ley y los profetas.
Es justicia de Dios manifestada por la fe en Jesucristo y que es dada para todos los que creen, pues no hay diferencia alguna entre los hombres.
Todos pecaron y están privados de la gloria de Dios. Pero todos son justificados por el don de su gracia, en virtud de la redención realizada en Cristo Jesús. A El fue a quien Dios manifestó al mundo, como instrumento de propiciación, la cual realizó por su propia sangre, mediante la fe.
Así logró mostrar su justicia a los hombres, habiendo pasado por alto los pecados cometidos anteriormente.”

Tercera Lectura: Mateo 7. 21-27

Hacer el bien es de sabios. Y hace el bien el que obra con justicia y está atento a los designios de Dios. Ese tal tiene asegurada la salvación y pronto construye su casa como una fortaleza sobre roca firme.

“No son los que me dicen: "Señor, Señor", los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
Muchos me dirán en aquel día: "Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?".
Pero yo entonces les responderé: "Jamás os conocí; apartaos de mí, por que soy los que hacéis el mal".
Os digo que todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca.”

-----------

Comentario


Cumplir con la voluntad de Dios y cumplirla con amor, con paz y con fe, debe ser el primer ideal de todo cristiano. Y para cumplirla hay que reflexionar con frecuencia en las cosas que están escritas en el Evangelio. Y con frecuencia hay que preguntarse como esas cosas las cumple cada uno de nuestros vecinos y conocidos y como las cumplimos cada unos de nosotros.
Jesús es la Palabra de Dios. Acercarse a Jesús es aceptar su misterio y su proclamación de la verdad. Para vivir conforme al mensaje de Jesús es preciso asumir su realidad divina. Es hombre perfecto, pero Dios encarnado en el hombre Jesús. Y el que se encarna, el que se hace hombre, es el Verbo, la Segunda Persona de la Santa Trinidad.

Es preciso aceptar el misterio divino y conocer y aceptar también el hermoso depósito de sus mensajes. Sólo quien se entusiasma con las consignas de Jesús, las que salen de su boca y las que El mismo refleja con su vida de trabajador y de predicador, puede ponerse en disposición de cumplir esas consignas.

No basta decir con palabras que Jesús es el Señor e incluso decirlo con verdadero sentimiento y certeza. Hay que convertir esa afirmación de fe en obras de vida cristiana. Es preciso vivir conforme a la propia fe. Por ello el Señor recuerda con frecuencia que es más importante aceptar la ley divina que andar por la vida cantando sus excelencias.

Es cristiano el que vive la doctrina del Señor y la convierte en obras buenas. No basta andar diciendo que se ama al Señor. Es preciso llevar una vida como el mismo Señor llevó: con trabajo, con humildad, con fe, con sentido de Providencia, con generosidad, con paz.

El mismo lo dijo con insistencia: “No el que dice "Señor, Señor", esta en el Cielo, sino los que cumplen la voluntad del Padre”. Y por eso Jesús advierte: “Muchos dirán en aquel día: "Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?" Pero yo entonces les responderé: "Jamás os conocí; apartaos de mí, por que soy los que hacéis el mal".

Porqué Jesús avisa de que dará esta respuesta al que no viva conforme a sus mandamientos y consignas. Porque muchos van por la vida diciendo que son cristianos y no viven conforme a lo que significa el Evangelio: no viven amando al prójimo, confiando en Dios, perdonando, luchando contra el mal, haciendo obras de justicia…

+ + + + +

La comparación que Jesús pone sobre la construcción de una casa es hermosa. "Todo aquel que escucha mis palabras y obra en consecuencia, puede compararse a un hombre sensato que construyó su casa sobre un cimiento de roca viva. Vinieron las lluvias, se desbordaron los ríos y los vientos soplaron violentamente contra la casa; pero no cayó, porque estaba construida sobre un cimiento de roca viva" (Mt. 7, 24-25).

El necio construye sobre arena y cuando los ríos se desbordan, la casa se derrumba. Lo importante es construir sobre roca. Entonces la casa es fuerte y resiste las tormentas.

Construir sobre roca, es construir sobre la misma persona y sobra la total doctrina de Jesús. Jesús es Hijo de Dios, y, por ello, ha existido siempre. El es la Palabra de Dios, no sólo la proclama. Vivir y aceptar su misterio es ser cristiano de verdad.
Por Jesús, Hijo de Dios, el Padre creó el universo, y por cumplir la voluntad del Padre Jesús nos redimió del cautiverio en que estábamos sumidos los hombres después del pecado original.
El cristiano siempre ha de estar dispuesto a dar a conocer la Palabra de Dios. Aceptar la palabra que Jesús pronunció en sus mensajes e intentar aplicarla a la vida supone vivir en armonía con el Evangelio. Si nos consideramos cristianos, ¿qué actividades estamos llevando a cabo para que la Palabra de Dios sea conocida por nuestros amigos y compañeros, por nuestros familiares y vecinos, por todos los hombres? Esa es la gran pregunta que deben hacerle los cristianos, no sólo en la jornada dominical presente, sino a lo largo de toda la vida.

+ + + + + +

Muchos se quejan de que hoy no se vive conforme a la doctrina de Jesús y que la vida moderna hace que los hombres se aparten de Dios. No es cierto que las circunstancias de la vida actual sean diferentes de las que existían en otros tempos. El que quiere vivir conforme a un plan de Dios puede encontrar en todos los tiempos facilidades y dificultades. Y el que se deja llevar de las malas inclinaciones de Jesús y se aleja de su camino, lo mismo puede hacerlo hoy que en otros tiempos

La realidad que miraba Jesús en su tiempo no es diferente de nuestra realidad de hoy. Por eso sus palabras valen para hoy y valen para todos los tiempos. Además son palabras de esperanza, no de condena. Aunque advierte que no conocerá a los que no se ajustan a los planes de Dios, late en sus palabras y amenazas grandes dosis de amor. Más bien quiere decir que reconocerá y premiara pronto a todos sus amigos

Dios actúa en el mundo de manera amorosa. Y los que aman a Dios están bien preparados para superar todas las situaciones inconvenientes o peligrosas, pues cuentan con la luz y la gracia divina.

La misión que Jesús confió a sus discípulos fue ir por todo el mundo anunciando la alegría del a salvación. Y es que Jesús quiere que la salvación llegue a todo el mundo a través de los mismos hombres. Sus seguidores serán los multiplicadores de su mensaje. Serán protagonistas de lo que hacen pero siempre anunciadores del mensaje del Reino de Dios

Los cristianos de nuestro tiempo tenemos que preguntarnos si nosotros estamos a la altura del plan que Jesús nos entregó para ayudar a todos los hombres a salvarse ¿Somos nosotros capaces de sanar a otros cuando en numerosas ocasiones nuestra vida está también herida? ¿Estamos serenamente entregados a los demás? ¿Sabemos mantener la serenidad ante las circunstancias de dolor que nos rodean? Estas son las preguntas que el buen cristiano tiene que hacerse con frecuencia.


--------------------------

ESQUEMA DE UNA CATEQUESIS


1. Experiencia

Hacer una lista de de obras buenas que vemos hacer a los hombres: dar una limosna, ayudas a los amigos, rezar de cuando en cuando, trabajar para poder vivir… Una vez hecha la lista y puesta por escrito, se pueden analizar algunas de las cosas escritas y tratar de buscar algunos textos evangélicos en que Jesús recomienda hacer el bien y obrar conforma a los designios divinos.
Después se comparan cada cosa buena realizada con un edificio bien construido: cimientos, paredes, tejado, ventana, citando casas o edificios de la la tierra que son sólidos: pirámides de Egipto, calzadas romanas o incas, que han durado miles de años.

2. Reflexión

Se hace una presentación de lo importante que es cumplir la voluntad divina: amar, perdonar, trabajar… Y se insiste en lo sólido que es hacer cosas bien hechas, también en el terreno de la virtud y de la convivencia. Se insiste en que Dios quiere que los hombres cumplan con su deber, que cumplan con la palabra dada, que sean responsables de sus actos, que sean solidarios, compasivos, honrados..
Se puede sugerir a los catequizandos o escolares una lista de cualidades excelentes o admirables. Serán aquellas que impresionan a los demás por lo “naturales” que son

3. Acción

Sería interesante fabricar un “carnet de identidad” del “hombre o de la mujer perfectos” . Se puede hacer en un trabajo de grupo en forma de competición o concurso. Se ofrece un premio simbólico al que perfile la mejor ficha o mapa de rasgos que reflejen la perfección humana en el saber, en el obrar, en el compartir, en el servir

4 Colaboración

Después de fabricado el documento se buscan algunos mitos históricos que revisten rasgos ideales y que han sorprendido a la humanidad, a la pasada o a la reciente. En el terreno humano, se advierte que ningún ser humano es perfecto…
En el terreno religioso se podría hablar de algunos santos admirables… Incluso entre las figuras religiosas se pueden advertir lagunas, en cultura, en ciencia, en fortaleza, etc.
Se puede concluir que solo Cristo entre los seres masculinos y María Santísima entre las mujeres puedes ser miradas campo absolutamente perfectos…

5. Interiorización

Se pide a Dios con una plegaria compartida que nos de ciertas cualidades que consideramos primordiales. Cada uno del grupo de la clase puede realizar una petición… “Para que seamos valientes en los peligros” … “Para que seamos consecuentes con nuestras acciones”…etc. Los demás pueden responder a cada petición: “Te pedimos, Señor Jesús, que nos lo concedas


-----------------

4. Ejercicios para la catequesis


- De Pequeños

Pensar entre todo y hacer una lista de cosas buenas que Dios quiere que hagamos. En un dibujo semejante al que sigue, se pueden colocar las cosas buenas a la derecha y las cosas no buenas a la izquierda. Durante unos días se puede aumentar la lista de cosas buenas, según lo que algunos niños han hecho y ocasionalmente se puede aumentar la lista mala si existieron algunas mentiras, actos de pereza… etc.


- De medianos

Recoger en un periódico viejos las cosas o acciones, noticias o anuncios que vayan en el sentido bueno: ayudas, servicios, atenciones. Y recoger recortes de actos nocivos para los hombres. Ir poniendo un comentario ante cada noticia con lo que debería haber hecho el protagonista para conformarse co0n la voluntad divina. Y acaso entre todo se puede hacer un mural que quede varios días expuesto.

- De Mayores y Preadolescentes

Hacer un mapa de rasgos cristianos deseables a la luz del evangelio, buscando palabras de Jesús a sus Apóstoles o a las gentes: palabras de oración, de abnegación, de fortaleza, de piedad, de disponibilidad… Entre todos los miembros del grupo de la clase se puede “diseñar” el modelo evangélico que se desprende de la lectura atenta del mensaje de Jesús.
Se puede hacer lo mismo del antitipo o del modelo de hombre no evangélico. Se puede comenzar por el capítulo 23 de Mateo, y diseñar el tipo de persona o de comportamiento que Jesús fustiga…

--------------------

Complementos para la reflexión

Términos del Diccionario de Catequesis: Providencia,


Trabajo, Profesión, Misión, Virtud, Virtudes cardinales,
Valor, Valores humanos, Ascética, Responsabilidad,
Esperanza, Salvación, Progreso.




Símbolos de salvación : redención, victoria, sacrificio. Alberto Mingo. Ed. Particular, 2007

La salvación por los sacramentos. Zanorashe Schimidt. Madrid. SanPablo 2004

¿Que Dios de salvación? Claves para entender el cambio religioso. Enrique Martínez Lozano. Bilbao. Desclée de Broker. 2008

De la muerte a la salvación. Alvaro Ginel . Madrid. CCS. 2006

Vivir la salvación: así en la tierra como en el cielo. Martín Gelabert. Madrid San Pablo .2006

Así en la tierra como en el cielo. Luis F. Ladraria. Ed. Comillas,. 2007


WebJCP | Abril 2007