LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: V Domingo del T.O. (Mt 5, 13-16) - Ciclo A: El árbol se conoce por sus frutos
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 2 de febrero de 2011

V Domingo del T.O. (Mt 5, 13-16) - Ciclo A: El árbol se conoce por sus frutos


Por P. Félix Jiménez Tutor, escolapio

¿Saben cuál es la diferencia entre un termómetro y termostato?
Un termómetro refleja simplemente el entorno. Nos dice la temperatura, si hace frío dice que hace frío, si hace calor dice que hace calor.
Un termómetro no ejerce ninguna influencia sobre su entrono, más bien es influenciado por él.
Un termostato tiene poder, energía. Pone en marcha la calefacción, regula la temperatura, cambia las cosas. Influye en su entorno.
¿Y nosotros qué somos? ¿Termómetros o termostatos?
¿Qué quiere Jesús que sean sus seguidores? Tremenda pregunta, fácil de contestar, difícil de practicar.
"Vosotros sois la sal de la tierra. Vosotros sois la luz del mundo".
Estamos aquí, en la iglesia, porque la luz de Dios ha iluminado nuestra vida.
¿Qué vamos a hacer con la luz de Dios?
La fe es el interruptor que enciende la luz.
Sin fe, nuestra sal no vale nada y nuestra luz está oculta.
Para ser buenos termómetros lo único que tenemos que hacer es dejarnos llevar por la corriente, mantenernos callados y no testimoniar el poder y el amor de Dios. Ser como todo el mundo, reflejar los valores de nuestro entorno, de nuestro mundo.
Cristo es ciertamente el único que brilla con la luz de Dios.
Nosotros, los católicos, somos los transformadores y las líneas de transmisión para que la luz de Dios llegue a mucha más gente.
Nosotros, sus discípulos, somos necesarios para que la luz de Dios brille donde la gente vive y muere.
Nosotros somos la sal de la tierra y la luz del mundo.
Somos los termostatos en un mundo de diferentes temperaturas.
¿Qué espera Dios de nosotros?
El poder, la energía, es suyo.
La luz viene de él.
El sazón lo da su palabra.
Nosotros no somos estrellas, somos sólo sal para sazonar nuestro pequeño mundo y somos luz. "Dejen que su luz brille ante los demás para que vean sus buenas obras y den gloria a Dios".
San Ignacio de Antioquia escribió en una de sus cartas: "Así como el árbol se conoce por sus frutos, así también los que se llaman cristianos se conocen por lo que hacen.
Porque el cristianismo no es sólo una profesión externa sino que se manifiesta en el poder de la fe, si una persona permanece fiel hasta el final.
Es mejor para una persona agarrarse a su fe y ser que decirse cristiano y no serlo"


WebJCP | Abril 2007