LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Homilías y Reflexiones para el V Domingo del T.O. (Mt 5, 13-16) - Ciclo A
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 5 de febrero de 2011

Homilías y Reflexiones para el V Domingo del T.O. (Mt 5, 13-16) - Ciclo A


Publicado por Iglesia que Camina

“NO SE PUEDE OCULTAR UNA CIUDAD”

Se puede ocultar todo lo que está en el llano, pero no todo lo que está arriba en la cima de una montaña. Así es para Jesús la realidad de un cristiano. Un cristiano no debiera poder ocultarse. Y no porque los cristianos vivamos en la cima de los montes, sino porque nuestra vida debiera brillar demasiado, debiera resplandecer demasiado.

Es que la verdad no tiene porqué ocultarse ni callar.
Es que la luz de una vida auténtica no tiene porqué ocultarse ni esconderse.
Es que la santidad de una vida vivida a la luz del Evangelio no tiene porqué ocultarse.

La luz brilla e ilumina aunque la noche esté oscura. Por más que el mundo ande mal y esté a oscuras, las vidas de verdad tienen demasiada luz para no alumbrar incluso de noche.

El hombre puede alejarse de Dios, pero la vida vivida con la autenticidad del Evangelio será siempre como el faro que guía a los marineros incluso de noche.
El hombre podrá negar a Dios e incluso decir que no existe, pero mientras haya quien vive de verdad la experiencia de Dios, nadie podrá estar convencido de lo que dice.

Es que la luz siempre es más fuerte que las tinieblas y las sombras. Hasta un simple fósforo encendido es más que la oscuridad que lo rodea.

Por eso Jesús nos dice “vosotros sois la luz del mundo”. Es la misma definición que dio de sí mismo cuando dijo: “Yo soy la luz del mundo y el que me sigue no camina en tinieblas.” Es aquí donde me viene la inquietud y la preocupación: ¿Por qué entonces los cristianos iluminamos tan poco? ¿Por qué los cristianos pasamos tan desapercibidos que apenas se nota nuestra presencia dondequiera que estemos? ¿Será que la linterna de nuestras vidas lleva las pilas del Evangelio ya gastadas? ¿Será que el Evangelio en el que decimos creer está apagado en nuestras vidas y ha dejado de alumbrar? ¿Será que no hemos tomado en serio nuestro Bautismo, nuestra fe, ni hemos tomado en serio a Dios en nosotros?

Un cristiano que no es luz y no alumbra no es cristiano de verdad. El mundo necesita cristianos que alumbre e iluminen. No necesita cristianos apagados, sino cristianos que irradien luz y que el Evangelio los brote por todos los poros como el sudor en los días calurosos de verano.




LA IGLESIA, “LUZ DE LAS GENTES”

Así comienza la Constitución conciliar sobre la Iglesia “Lumen Gentium”, “Luz de las Gentes”. Y lo hace en relación precisamente a Jesús: “Por ser Cristo luz de los pueblos, este Sagrado Concilio, reunido bajo la inspiración del Espíritu Santo. Desea vehementemente iluminar a todos los hombres con su claridad, que resplandece sobre la faz de la Iglesia, anunciando el Evangelio a toda criatura (Mc 16.15) Y como la Iglesia es en Cristo como un sacramento o señal o instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad de todo el género humano…” (LG,1)

La Iglesia, al igual que Jesús, está llamada a ser no sólo para un grupo, una cultura, una raza o un pueblo sino para todo el mundo. Como cada pueblo tiene sus propios símbolos y expresiones, por eso mismo la Iglesia está llamada a tener distintos rostros en cada pueblo. La Iglesia no puede tener un solo rostro, si es que quiere iluminar al resto de los pueblos.

Pero la luz y la sacramentalidad de la Iglesia no provienen de sus grandes manifestaciones, y exterioridades sino de su vinculación con Cristo. Por eso la verdadera reforma o conversión de la Iglesia no está tanto en el cambio de sus estructuras, cuanto en la vivencia interna de estar animada por el Espíritu que es quien la configura con Cristo.

Por eso mismo, la Iglesia tiene que estar atenta constantemente a todo aquello que pueda apagar su luminosidad. No será configurándose con lo que piensan los hombres ni con lo que siempre se ha hecho, sino configurándose con la vida y el estilo de vida de Jesús. Todo lo demás, puede ser bonito, pero no es lo sacramental de la Iglesia.





¿CUÁNTOS DIOSES HAY?

Bueno esta pregunta me lo hicieron desde niño en el Catecismo. ¿Respondería hoy lo mismo que entonces? Porque antes respondíamos que un solo Dios y nos quedamos tan anchos. Pero hoy me doy cuenta de que deben existir varios:

El Dios que castiga. Y el Dios que ama.
El Dios que condena. Y el Dios que salva.
El Dios que tiene que hacerme milagros. Y el Dios que no suele hacer milagros.
El Dios que tiene que darme trabajo. Y el Dios que no tiene oficina de empleos.
El Dios para cuando estamos en la Iglesia. Y el Dios para cuando estamos en la calle.
El Dios para los buenos. Y el Dios que también ama a los malos.

Como ves cada uno ves cada uno nos vamos creando nuestro propio Dios.

El Dios que nos conviene. Y el Dios que no nos interesa.
El Dios que tiene que estar a mi disposición. Y el Dios que no se deja manipular.
El Dios que permite que los malos triunfen. Y el Dios que parece no hace nada para que yo que soy tan bueno consiga lo que quiero.
El Dios que parece no olvidar lo que hicimos hace años y por eso nos castiga ahora. Y el Dios que ya olvidó todo lo malo de mi vida.

Ese oficio de ser Dios es todo un lío porque nunca acierta con nuestros gustos y deseos.
Por eso decía hace unas semanas en esta página que Dios no va al fútbol porque a qué equipo va ayudar para que gane.
Decimos que somos “monoteístas”, pero la realidad de nuestras vidas nos dice que todos somos bastante “politeistas”. De todos modos, yo me quedo con el Dios de Jesús, aunque muchas veces sienta que no me echa una mano en aquello que a mí me gustaría. ¿Y cuál es el tuyo?





DÍAS DE SOL Y DÍAS NUBLADOS

Hay días de sol y días nublados. También en los días nublados luce el sol, sólo que las nubes impiden ver sus rayos con claridad, pero aún así dejan pasar la luz.

Algo semejante acontece con la vida de la Iglesia y del cristiano. No todos los días sus vidas son realmente claras. Tenemos que contar con nuestras debilidades. No por eso vamos a negar que esa luz exista, no tardará en volver a clarear y la vida volverá a tomar su verdadero color y volverá a hacer sol y volverá a iluminar.

El pecado es como una nube que oscurece el sol de nuestras vidas, h hasta puede apagar su luz, pero la conversión nos hace recuperar nuestro resplandor. El sacramento de la penitencia, la confesión, es como la escoba que barre la oscuridad y las nubes que nos impide ser luz para los demás.

Tenemos que ser luz y debiéramos serlo todos los días. Sin embargo, el mismo Jesús reconoce nuestras flaquezas por eso nos ha regalado con la gracia de la conversión y de la confesión para que volvamos a ser esa luz del mundo. La penitencia hace posible que nuestras vidas vuelvan a ser luminosas.

Por eso mismo, la confesión no solo es buena para nosotros. Cuando nos confesamos y decidimos cambiar de vida estamos encendiendo nuestras vidas para que vuelvan a ser luz para los demás. Cuando tú te confiesas, no solo te haces un favor a ti mismo, también nos lo haces a todos los que estamos contigo. ¡Cuántas nubes o nubarrones barre la confesión para que el sol de nuestras vidas vuelva a iluminar y calentar a la comunidad! “Vosotros sois la luz del mundo”, como el sol es la luz del mundo. Unos y el otro suelen tener nubes. A unas las lleva el viento, a otras las limpia el sacramento del arrepentimiento y la conversión.





Y DIOS TAMBIÉN SE RÍE

¿Quién ha sido el que nos ha inventado un Dios serio, de cara cuadrada y casi amargado? No entiendo a los que dicen que "Dios es amor" y luego nos ponen pánico en el corazón y miedo a Dios. Prefiero un "Dios amor" porque un Dios que ama, es un Dios que también se ríe. ¿Has visto reír a Dios en tu vida?
No tengas miedo a Dios, ni siquiera si has metido la pata hasta arriba. Dios gusta hacer fiesta para aquellos que están de regreso a casa. Aunque los hijos mayores no quieran saber nada de fiestas. Es que "Dios es amor" y Dios prefiere reírse a llorar. Mi Dios es un Dios que se ríe.
No me gustan los "hijos mayores", prefiero los hijos pequeños. ¿Que son más traviesos? Sí y hasta se van de casa con todo, pero luego regresan. Los hijos mayores son unos aguafiestas. Para ellos el corazón no vale. Y claro, Dios piensa lo mismo que yo. "Dios es amor", por eso le encanta reírse.
No me gustan los que dicen que Dios me va a condenar. ¿Que lo merezco? De eso no tengo la menor duda, pero a Dios le falla más el corazón que su poder. El corazón de Dios tiene debilidad por los que han caído y quieren levantarse. Claro. "Dios es amor". Por eso le encanta la fiesta y reírse.
Dios es omnipotente. Qué palabra más rara. He mirado el Evangelio y nunca se la he escuchado a Jesús. Sin embargo, me ha repetido infinidad de veces que "Dios es amor", que Dios me ama, que es débil y que se muere de amores por mí. Claro. "Dios es amor" y le gusta reírse.
Me encantan los grandes que se hacen pequeños. ¿Sabes lo divertido que es ver a los grandes jugar y divertirse como los niños? Por eso me encanta Dios. Siendo tan grande se le ocurrió hacerse niño. Jugar como niño. ¿Le voy a tener miedo a Dios? ¿Quién tiene miedo a un niño? Claro, mi "Dios es amor", Por eso le gustan las risas de niño y de los niños.
A Dios le encanta la diversión. Le revientan los seriotes que venden caras sus sonrisas. Y le encanta verte feliz, alegre, contento. ¿Le vas a escatimar hoy a Dios tu alegría? Si quieres ofrecerle algo, no le ofrezcas tristezas, ofrécele sonrisas, tu alegría le encanta. Claro, mi "Dios es amor", por eso se ríe de todo.


WebJCP | Abril 2007