LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Dia: 16 de Febrero de 2011 - VI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO A
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

martes, 15 de febrero de 2011

Evangelio Misionero del Dia: 16 de Febrero de 2011 - VI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO A


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 8, 22-26

Cuando Jesús y sus discípulos, llegaron a Betsaida, le trajeron un ciego a Jesús y le rogaban que lo tocara. Él tomó al ciego de la mano y lo condujo a las afueras del pueblo. Después de ponerle saliva en los ojos e imponerle las manos, Jesús le preguntó: «¿Ves algo?» El ciego, que comenzaba a ver, le respondió: «Veo hombres, como si fueran árboles que caminan».
Jesús le puso nuevamente las manos sobre los ojos, y el hombre recuperó la vista. Así quedó sano y veía todo con claridad. Jesús lo mandó a su casa, diciéndole. «Ni siquiera entres en el pueblo».

Compartiendo la Palabra
Por CELAM - CEBIPAL

Un proceso hacia la luz completa
“Le volvió a poner las manos en los ojos y comenzó a ver perfectamente”

El evangelio de hoy nos presenta un interesante proceso hacia la luz. Si ya leímos el texto, notamos que partimos de una constatación: el ciego no llega por su propia cuenta ni pide él mismo la curación. Es presentado por otros quienes a su vez piden su curación. Saben que el contacto con Jesús es suficiente y por eso le piden que lo toque. El primer versículo nos presenta en forma breve pero completa la situación a resolver.

El texto nos presenta una serie de 7 verbos bien interesantes que hacen parte de un proceso muy bien elaborado.

1. Tomar de la mano
2. Sacar fuera del pueblo
3. Poner saliva en los ojos
4. Imponer las manos
5. Preguntar
6. Volver a poner las manos
7. Enviar

Veamos por partes.

1. Tomar de la mano.
Jesús toma al ciego de la mano. Él conoce muy bien su realidad y sabe que sin alguien que lo guíe no puede ir a ninguna parte. Jesús había podido pedirles a otros que lo guiaran, pero es Él mismo quien asume esta tarea. Es como asegurarnos su presencia aún en los momentos más oscuros, no sólo indicando verbalmente sino en un contacto directo con el ciego. La acogida es el primer paso que se debe dar cuando se quiere ayudar a alguien.

2. Sacar fuera del pueblo.
Es evidente que Jesús quería hacer las cosas discretamente. A Jesús no le interesan los espectadores. Un verdadero proceso de cambio generalmente se realiza en lo íntimo de la persona y a veces los espectadores lo obstaculizan.

3. Poner saliva en los ojos.
Ya en otra oportunidad Jesús usa su saliva para curar. Recordemos el texto que nos traía la liturgia el 10 de febrero. Es como si Jesús quisiera transmitirle al ciego su misma forma de ver las cosas.

4. Imponer las manos.
En muchas ocasiones Jesús realizaba este gesto. Imponer las manos es transmitirle a otra persona la fuerza y energía que se posee. En esta Caso Jesús transmite al ciego la fuerza sanadora del Espíritu Santo.

5. Preguntar.
No se puede suponer nada. Era necesario que este ciego compartiera con Jesús su proceso de sanación. Es interesante ver cómo esta curación no es de una. Jesús la hace en dos etapas y no precisamente porque la primera le hubiera salido mal. Jesús quería hacer consciente al ciego de su propio proceso de curación, por eso le pregunta: “¿Ves algo?”(23)

6. Volver a poner las manos.
Era necesario nuevamente tomar contacto directo con el ciego. Quien acompaña procesos no puede dejarlos en la mitad. Eso fue lo que hizo Jesús. El ciego ya veía algo y esto era mejor que estar ciego, pero el plan de Jesús era curarlo totalmente.

7. Enviar.
Es interesante el gesto de Jesús que, no sólo lo saca del pueblo sino que al final le prohíbe entrar nuevamente en él. Ya no se debe vivir más de lo que se dejó. Con una nueva mirada lo importante es tirar siempre hacia delante. Esto es lo que parece decirnos Jesús.


Para cultivar la semilla de la Palabra en lo profundo del corazón:

1. ¿Cómo podemos interpretar el hecho de que Jesús haya curado al ciego en dos etapas?

2. ¿Cuál es la constancia y consciencia en los procesos de madurez que voy haciendo? ¿Cómo es mi proceso de acercamiento a Jesús y a su palabra?

3. ¿En qué forma podemos como familia o comunidad hacer un proceso similar al del ciego, de la oscuridad a la luz? ¿Qué puesto debe ocupar Jesús allí?


WebJCP | Abril 2007