LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Noticias Misioneras del Mundo: 18 de Enero de 2011
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

martes, 18 de enero de 2011

Noticias Misioneras del Mundo: 18 de Enero de 2011


Carta del arzobispo de Madrid con motivo de la Jornada de la Infancia Misionera
El obispo de Orihuela-Alicante anima a los niños de su diócesis a seguir a Jesús todos los días
Fallece la Madre Montes, misionera en Venezuela
Más de 200 familias del Camino Neocatecumenal enviadas en misión por el Papa

Image Hosted by ImageShack.us
Carta del arzobispo de Madrid con motivo de la Jornada de la Infancia Misionera
OMPRESS-MADRID (18-1-11) El arzobispo de Madrid, cardenal Rouco Varela escribe a los niños madrileños animándoles a vivir con alegría la Jornada de la Infancia Misionera del próximo domingo 23 de enero.
“Tras las Navidades, -escribe- nos toca seguir la vida ordinaria del colegio, los amigos, los deberes..., y como Jesús está con nosotros, si lo seguimos a Él de verdad, la vida ordinaria se convierte en verdaderamente extraordinaria, y no sólo queremos abrazar con amor las cosas que tenemos cerca, y sobre todo a las personas, sino a todo y a todos, hasta los últimos confines de la tierra.”
Haciendo referencia al lema de esta Jornada, Mons. Rouco les recuerda que “para los bautizados, que hemos sido hechos verdaderos hijos de Dios y estamos tan unidos a Jesús que formamos un solo Cuerpo con Él, seguirle quiere decir hacerlo presente con nuestros pensamientos, palabras y obras en las cosas de cada día, en las horas de clase, en el trato con nuestros padres y hermanos, en nuestros juegos, en el descanso, cuando hacemos los deberes del colegio..., es decir, en la vida que cada uno de nosotros tenemos. Porque ser cristiano no consiste en hacer cosas raras, sino en hacer con mucho amor y con mucha alegría lo que nos toca hacer, aunque muchas veces nos cueste. Porque es verdad que, a veces, nos cuesta cumplir con nuestras obligaciones, y protestamos porque no nos apetece hacer lo que nos mandan, o lo que no nos gusta tanto. Pero sabemos que ¡seguimos a Jesús!, y entonces no podemos dejar de hacer lo que debemos mirándole a Él, que seguro que también vivió muchas veces en Nazaret, con su Madre la Virgen María y San José, por amor a nosotros, lo que le costaba y le hacía sufrir. ¡Seguir a Jesús es ser su amigo! Y en la Misa, sobre todo el domingo, su Día, el Día del Señor, es cuando nos unimos totalmente a Jesús, recibiéndole en la Sagrada Comunión; así crece más y más nuestra amistad con Él.”
El cardenal, en esta carta a los niños, les habla de otros cristianos como ellos, “muchos viven en países en los que son muy pocos los cristianos, y los otros niños los critican o se ríen de ellos por creer en Jesús, y hay sitios donde incluso los persiguen y quieren obligarlos a renegar de su fe, pero muchos de ellos están dando un testimonio precioso de amor a Jesús, que nos amó primero dando su vida por nosotros. ¡Ojalá sepamos todos seguir su ejemplo! En este día de la Infancia Misionera, la Iglesia quiere recordaros todo esto, que a todos los niños del mundo, y de modo particular a los más necesitados de amor y de ayuda, los tengamos muy presentes en nuestro corazón. Ellos cuentan con nuestras oraciones y con nuestro amor; cuentan con nuestro recuerdo y con nuestra ayuda económica, para poder comprar Catecismos y Biblias, y para recibir formación humana y cristiana. En esta Jornada recordamos de este modo, con nuestra oración y con nuestras obras, a todos estos niños. Seguro que también a vosotros os gustaría que los demás niños se acordaran de vosotros si estuvierais sufriendo (...)”
“Vamos a comprometernos a seguirle a Él y a darlo a conocer a todos, en casa y en el colegio, en todas partes, cada uno siguiendo el camino que nos indica Jesús. A Él le pido también, con la intercesión de la Virgen, Nuestra Señora de la Almudena, que os bendiga a vosotros, a vuestras familias, a vuestros profesores y amigos. Y todos vosotros pedid también por mí al Señor”.

El obispo de Orihuela-Alicante anima a los niños de su diócesis a seguir a Jesús todos los días
OMPRESS-ALICANTE (18-1-11) Mons. Rafael Palmero Ramos, obispo de la diócesis Orihuela–Alicante, explica a los niños de su diócesis a través de una carta, la importancia de la jornada misionera de los niños y les invita a no permanecer indiferentes y que se atrevan a “seguir a Jesús” como dice el lema de esta Jornada de la Infancia misionera del próximo domingo. “Jesús invita a cada uno de nosotros: sígueme con los niños de Oceanía. Ante esta llamada no podemos permanecer indiferentes. Nadie como los niños nos enseña a seguir a Jesús (…).
Para seguir a Jesús con los niños de Oceanía hemos de hacernos niños. Jesús eligió a los pequeños para significar quiénes son realmente importantes en el Reino de los cielos (Cf. Mt 18,1–5). Los sitúa Jesús en el centro de la comunidad, los pone como modelo. Todo niño, que es expresión de pobreza, debilidad y desamparo, encarna la actitud que hemos de tener los discípulos ante Dios y con los hermanos. Sí, para entrar en el Reino de los cielos (Cf. Mt 18,2) hemos de hacernos como niños; para anunciar y seguir a Jesús Dios también hemos de hacernos como un niño. Pero Jesús va más allá. Él acoge a los pequeños y dice: El que acoge a un niño como éste en mi nombre, me acoge a mí (Mt 18,5).
Acoger a un niño en nombre de Jesús es acoger y amar al mismo Jesús. Jesús se nos hace cercano en los niños de Oceanía. Así entendemos la queja de Jesús con sus discípulos, cuando regañaban a los niños y les impedían acercarse a Él: Dejad que los niños se acerquen a mí; no se lo impidáis, pues de los que son como ellos es el reino de Dios (Mc 10,14). No debemos impedir el derecho que tienen los niños de ser bendecidos por Jesús. Jesús quiere bendecirlos y es necesario, para ello, que nosotros posibilitemos el encuentro con Jesús (...).
De la mano de los niños de Oceanía, nuestra cercanía a Jesús ha de ser generosa, desprendida, no a tiempo parcial, sino dándonos totalmente y poniendo en común lo que tenemos (...).
La generosidad de nuestra entrega, puesta en las manos de Jesús, se multiplica siempre y hace posible la solución de tantos problemas que tienen que ver con la vida de miles de niños en Oceanía.
Os invito a ser generosos. No se trata de una obra en sentido único, es decir, el rico ayuda al pobre. Aquí son todos los niños, ricos y pobres, quienes aprenden a dar y a recibir. Los niños ayudan a los niños significa solidaridad y condivisión”.

Fallece la Madre Montes, misionera en Venezuela
OMPRESS-VENEZUELA (18-1-11) En la madrugada del 12 de enero pasado fallecía en la paz del Señor, la Hermana María Montemayor Fernández Pinzón Hernández, más conocida como “la Madre Montes”. Su salud estaba en franco deterioro desde hacía algún tiempo. Sin embargo, ella seguía, observante, alegre, cumpliendo con lo que podía hacer: rezar y preocuparse por sus muchachos de San Javier del Valle en Venezuela.
La Madre Montes fue una institución y era muy querida especialmente por todos los jóvenes que han pasado por el Colegio Fe y Alegría de San Javier que la recuerdan con cariño. Siempre en movimiento, haciendo lo imposible para que no faltara en la mesa de sus muchachos el pan de cada día. En Mérida era conocida por todos, montada en la camioneta, hablaba, ordenaba, pedía, vivía y se desvivía por esta obra que construyó junto con el padre José María Velaz.
Según cuentan desde Mérida, Venezuela, tenía madera de santa y no le faltaba razón, pues por sus venas corría la sangre del Cardenal Spínola y de varias de su familia, consagradas también a Dios para servir a los más necesitados. Fue un ejemplo de entrega hasta el final.
María Montemayor había nacido en Moguer, provincia de Huelva, el 8 de junio de 1922. Profesó en la Congregación de Esclavas del Divino Corazón. Llegó a Venezuela en septiembre de 1976, aunque anteriormente fue misionera en Japón. Fue fundadora junto al padre Velaz del Colegio Fe y Alegría de San Javier del Valle.
Actualmente llevaba a cabo al proyecto “De los sin Techo”; con ayudas recibidas desde España, facilitaba los materiales de construcción y los beneficiarios colocaban la mano de obra, con este proyecto ayudó a varias familias, la última casa que entregó lo hizo en el Arenal. Vivió para Dios y para los demás.
Sus restos descansan en el cementerio de La Culata, junto a otras hermanas de su congregación.



Más de 200 familias del Camino Neocatecumenal enviadas en misión por el Papa
OMPRESS-ROMA (18-1-11) El Papa manifestó su alegría por poder enviar, a diferentes partes del mundo, "a más de 200 nuevas familias que, con gran generosidad, se han hecho disponibles y parten para la misión, uniéndose idealmente a las 600 familias que ya trabajan en los cinco continentes. Queridas familias -dijo-, la fe que habéis recibido como don sea la luz que se coloca en el candelabro, capaz de mostrar a la gente el camino del cielo. Con el mismo sentimiento, enviaré 13 nuevas "missiones ad gentes", que estarán llamadas a dar testimonio de la Iglesia en ambientes muy secularizados de varios países, o en lugares en los que todavía no ha llegado el mensaje de Cristo".
Por este motivo, el Papa recibió ayer en el Aula Pablo VI a Kiko Argüello y a Carmen Hernández, iniciadores del Camino Neocatecumenal, y al padre Mario Pezzi, acompañados por los equipos itinerantes responsables del Camino en más de 120 naciones, así como un grupo numeroso de sacerdotes, seminaristas y familias.
"Desde hace más de cuarenta años -dijo el Santo Padre en su discurso- el Camino Neocatecumenal contribuye a reavivar y consolidar en las diócesis y en las parroquias la iniciación cristiana, favoreciendo un gradual y total redescubrimiento de las riquezas del Bautismo, ayudando a saborear la vida divina, la vida celestial que el Señor inauguró con su encarnación, viniendo entre nosotros, naciendo como uno de nosotros".


WebJCP | Abril 2007