LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Contactar con lo cotidiano
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 19 de enero de 2011

Contactar con lo cotidiano


Publicado por Antena Misionera

Cuando oímos hablar de "la predicación profética", echamos mano de nuestras experiencias dentro del género "predicación" (un sermón, una homilía, un discurso, una conferencia...) y nos imaginamos a los Profetas hablando así a la gente y comunicándoles ideas y reflexiones acerca del "deber ser", enunciando principios dogmáticos y normas morales y exhortándoles después a ponerlos por obra.

Lo otro,"lo que es", "lo que pasa" cada día (tener buena salud o perderla, pasar por un bache económico o por una etapa próspera, enamorarse , sufrir una decepción o un fracaso, temer el paro, experimentar alegría de vivir , estar agobiado por pequeños problemas...) nos parece que tiene que ver menos con "lo de Dios", como si perteneciera a las pequeñas informaciones y anécdotas que vienen por el revés de las hojas de los almanaques, en comparación con las densas elucubraciones que nos ofrece el último best-seller teológico (2 volúmenes) que acabamos de comprar.

Tendemos a colocar la realidad cotidiana en la categoría de lo irrelevante, bien separada de lo que consideramos trascendente, profundo y valioso que es de lo que merece la pena hablar y escribir y predicar. No fue ese el caso de los profetas de Israel y nunca su predicación estuvo apartada de las experiencias, las imágenes, el lenguaje de aquellos a los que se dirigían. La palabra no se les comunica solamente en su interioridad: está incorporada a un mundo que está más allá del profeta y por eso se le llama a mirar fuera, no para ser confirmado en lo que ya sabía, sino para ser sorprendido, maravillado como en la primeras mañanas de la creación.
“¿Qué ves Jeremías?- Veo una rama de almendro. Y me dijo el Señor:- Tienes una buena vista..."(Jer 1,11). El Señor pone a Jeremías ante algo banal, algo que todo el mundo puede ver. Pero allí donde los demás no ven mas que una rama florecida, el profeta aprende a escuchar una palabra: "Así soy yo, vigilo sobre mi palabra para cumplirla". “Levántate y baja a casa del alfarero que allí te haré oí mis palabras" (18,1).

No es, por tanto, en la reflexión ni en la sola interioridad donde se escucha la palabra sino bajando, acercándose a los lugares en apariencia intrascendentes de la vida humana donde se revela al profeta.

Dolores Aleixandre RSCJ *
Religiosa y teóloga


WebJCP | Abril 2007