LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: ¿LA META? ¡EL CIELO!
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 11 de mayo de 2013

¿LA META? ¡EL CIELO!

VII Domingo de Pascua (Lc 24, 46-53) 
DOMINGO DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

“Hablen ustedes un poco más del cielo….que no nos dicen nada”. Así se expresaba una joven al finalizar una misa por un fallecido. Y es que, queriendo o sin querer, ocultamos verdades como un templo o, por lo menos, se diluyen como el azúcar en el agua. Lo cierto es que, así como es fácil hablar de las cosas de la tierra ante el auditorio, no lo es tanto hablar de aquello que no conocemos pero en lo que sí creemos: LA CIMA QUE NOS AGUARDA. EL CIELO.

1.- La Pascua va tocando a su fin. Jesús, que después de donarse generosamente por nosotros, murió y resucitó, en la solemnidad de la Ascensión está llamado a vivir definitivamente en la presencia de Dios.


Con Dios estuvo, unido en la tierra, pero –ahora físicamente y cara a cara- rodeado por la gloria celeste, disfruta de la vida de Dios, con Dios y en Dios. ¡Felicidades, Jesús! ¡Tú fidelidad y tu entrega te hacen digno de este premio, de este buen final!

En ese ascenso de Cristo hacia el cielo, nos deja marcado un surco para que, los que aspiramos a vivir en esa gloria de Dios, no nos desviemos. Jesús, al entrar en el cielo, señala una puerta abierta a todos los que creemos en El y vivimos en El. Al igual que los apóstoles, asombrados ante este Misterio, también nosotros nos quedamos maravillados ante lo que nos aguarda. Nuestra profesión de fe (Cristo es el Salvador) nos hace soñar, anhelar, gustar y luchar por esa patria celeste; por esa ascensión personal a la que todo creyente estamos llamados a realizar. Cristo, como cabeza, ha ido delante y nosotros, como su cuerpo, marcharemos detrás ¿Aspiramos a ello? ¿No nos quedamos –frecuentemente- instalados y sentados en el cómodo salón del mundo? Aspirar al cielo, es bueno; luchar por El –como Jesús lo hizo- se hace más cuesta arriba. Merece la pena intentarlo.

2.- El Señor, una vez más, nos da testimonio de lo que es: Hijo de Dios. Como tal, para que no lo olvidemos, se pone en cabeza. Que no perdamos de la órbita de nuestras aspiraciones el contemplar cara a cara al mismo Dios. Como cristianos, en esta fiesta de la Ascensión del Señor, nos hemos de comprometer más activamente en y con la misión de Jesús. No podemos quedarnos mirando al cielo (con la vista perdida) pero tampoco clavados en lo pasajero o incluso creyendo que, la Iglesia, es una especie de ONG (como muy bien alertaba el Papa Francisco en el inicio de su pontificado.

3.- Muchas cosas que decía y hacía Jesús, no las entendieron aquellos amigos de Jesús (los apóstoles). Se les hizo duro el duro lenguaje de “morir para resucitar”. Pero al final, los discípulos, volvieron a Jerusalén con alegría y alabando a Dios. Eso, entre otras cosas, se ha de ver en nuestros semblantes cristianos (la alegría y el gozo) y escuchar de nuestros labios (lo que somos y qué significa Jesús de Nazaret para todos nosotros). No escondamos aquello que profesamos: Jesús alegría del mundo, muerto y resucitado, asciende a los cielos para mostrarnos –más a las claras todavía- su victoria. ¡Enhorabuena, Señor!

4.- ¡DEJANOS LA PUERTA ABIERTA, SEÑOR!

Para gozar contigo, en la presencia de Dios
cantando y proclamando
, con los ángeles y mil coros celestiales,
que eres Santo y Dios,
Dios y Santo,
eternamente santo por los siglos de los siglos.

¡DEJANOS LA PUERTA ABIERTA, SEÑOR!

Y, después de entrar Tú en el reino de los cielos,
Comprender esperando
que, un día también nosotros,
tendremos un lugar en algún rincón eterno
Y, al contemplar la grandeza de Dios,
festejar, en la gloria de ese inmenso cielo,
que ha merecido la pena ser de los tuyos
permanecer firmes en tus caminos
guardar tu nombre y tu memoria
meditar tu Palabra y tu mensaje
soñar con ese mundo tan diferente al nuestro


¡DEJANOS LA PUERTA ABIERTA, SEÑOR!

Que no la cierre el viento del camino fácil
Que no la empuje nuestra falta de fe
Que no la obstruya nuestro afán de tener aquí


¡DEJANOS LA PUERTA ABIERTA, SEÑOR!

Para vivir y morar contigo
Para amar y vivir junto a Dios
Para sentir el soplo eterno del Espíritu
Para gozar en el regazo de María Virgen
¡NO NOS CIERRES LA PUERTA DEL CIELO, SEÑOR!



WebJCP | Abril 2007