LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Comentario Seglar al Evangelio del Domingo III de Pascua - 14 de Abril de 2013
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 13 de abril de 2013

Comentario Seglar al Evangelio del Domingo III de Pascua - 14 de Abril de 2013

Publicado por Ciudad Redonda

EL EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Juan 21, 1-19
Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado

COMENTARIOS DE SEGLARES

DESDE LOS SIGNOS DE LA "NUEVA CREACIÓN" EN LA VIDA COTIDIANA
(mujer, casada, ya jubilada, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

El evangelio de este domingo nos muestra una nueva forma de aparecerse Jesús a los discípulos. Esta vez lo hace, como a nosotros, en nuestra vida, cuando estamos inmersos en las tareas diarias, cansados, afanados y no conseguimos nada. En cambio, cuando Él aparece, nos indica el camino, nos da la luz, todo se transforma y sin esfuerzo conseguimos innumerables frutos.


Muchas veces en mi vida experimento que hago las cosas a mi manera, confío en mí, en mis propios frutos y entonces no veo los frutos ni me siento satisfecha.
En cambio cuando veo la luz, confío en Él y me pongo en sus manos todo es distinto, como los discípulos consigo frutos sin esfuerzo. Esta vivencia me lleva a fortalecer mi fe y confianza en Jesús que a menudo me sorprende llevándome por caminos insospechados.
Después nos invita a comer, a compartir la comida que Él nos prepara. Fundamental este hecho de comer la comida con la que los cristianos rehacemos las fuerzas: La Eucaristía. Le pido al Señor que nunca me falte el hambre de ese alimento

PARA REZAR
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Señor y Dios nuestro Misericordioso,
por tu Presencia real y Viva, Resucitado, en medio de nosotros.
Te damos Gracias a Ti, Señor Jesucristo Resucitado,
porque Tú, Dios nuestro, siempre tomas la iniciativa
para buscar momentos adecuados de Encuentro con nosotros
y llenarnos de tu Vida y tu Alegría con tu Presencia entre nosotros.
Tú nos enseñas hoy, Señor y Dios nuestro, que apareces siempre
en medio de nuestra vida, en cualquier momento, a veces sin esperarlo,
para que nosotros estemos siempre dispuestos a “ceñirnos” los trajes,
y ponernos a servir a los demás cuando sea necesario “mojarnos”
en el mar de la vida y de nuestra sociedad, para transmitir tu Mensaje.
Tú, Jesucristo Resucitado, nos recuerdas hoy, una vez más,
que sin la Luz de tu Presencia entre nosotros, no lograremos nada
porque sin Ti, la noche y la oscuridad se apodera de nuestro corazón
dejando de ser fecunda nuestra evangelización a cada persona…
Pero junto a Ti, y uniendo nuestro esfuerzo a Ti, amanece de nuevo
y Tú transforma todo nuestro ser en eficaces “pescadores de personas”
y en portadores valientes de tu Palabra de Vida que transmiten Esperanza.
Gracias porque Tú nos recuerdas que tu acción en medio del mundo
continúa hoy en día a través de nosotros, que nos llamas como tus discípulos
y nos envías a una misión, invitándonos a cambiar nuestras actitudes pasivas
por una actitud de Servicio y Entrega que nos lanza al “mar del mundo”
comprometiéndonos y “mojándonos” con los problemas de los más débiles
y de los más necesitados en nuestra sociedad, para vencer las injusticias
y superar entre todos las carencias producidas por nuestros egoísmos.
Te damos Gracias, Jesús Resucitado, por el Alimento de tu Eucaristía
que nos da la fuerza necesaria para no decaer en nuestros trabajos cotidianos
y para superar el cansancio o desánimo en las tareas pastorales o misioneras.
Gracias por el regalo que nos das de poder pertenecer a tu Iglesia Universal,
en la que todos tenemos cabida y nadie se pierde porque Tú estás Presente siempre.
Te pedimos que Tú nos ayudes cada día a unir nuestro trabajo y esfuerzo
al Pan de Vida de tu Eucaristía, para estar dispuestos al servicio misionero,
siguiendo siempre la Voz de tu Voluntad y así lograr abundantes logros junto a Ti.
Señor Jesús de la Misericordia, permítenos ser siempre discípulos cercanos a Ti,
amados por Ti, que logren reconocerte en los acontecimientos sencillos y cotidianos,
y así poder comunicarle a los demás que Tú Vives Presente entre nosotros. Amén

PARA VIVIR ESTA SEMANA
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Vemos una clara diferencia con esta nueva actitud de Jesús a la hora de invitar a echar las redes y pescar. Ahora lo hace desde la orilla (la figura del reposo eterno). Antes lo hizo con ellos, bregando en el mar (es el símbolo del mundo actual, agitado por la "tempestad de los asuntos y el oleaje de una vida caduca"...). Igual podemos pensar que ya no está con nosotros, por que no se "sube" a nuestra barca. Nos está haciendo ver que, es verdad, su condición ha cambiado, Él ha superado ese modo de existencia, pero que no dejará nunca de acompañarnos. Para nuestra vida, el Señor nos indica con estas apariciones, que permanecerá siempre a nuestro lado, de otra forma, pero provocando los mismos frutos que antes. Si nos damos cuenta, quizás no tanto para los apóstoles que vivieron con Él, pero para nosotros, 2.000 años después, es un mensaje de esperanza ,de continuidad, de compromiso con nuestra existencia en esta vida terrena. No debemos sentirnos solos, el Señor, desde la orilla, nos sigue invitando a echar las redes, vela por nosotros, sabe cómo somos, lo que necesitamos. Digámosle como Pedro, después de la tercera pregunta, "Señor, Tú lo sabes todo, Tú sabes que te quiero..." es decir, reconozcamos con humildad nuestra naturaleza pecadora, nuestra inconstancia... y abramos un diálogo continuo, en la tempestad de nuestra vida, con el Señor, atendiendo a lo que nos pide en cada momento.¡¡ Ánimo, no estamos solos, nos espera en la orilla, pero nos sigue espoleando en cada momento a hacer su voluntad, a amar al prójimo...!!


WebJCP | Abril 2007