LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: XIII Domingo del T.O. (Mc 5,21-43) - ciclo B: ¿CÓMO ES NUESTRA FE?
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 30 de junio de 2012

XIII Domingo del T.O. (Mc 5,21-43) - ciclo B: ¿CÓMO ES NUESTRA FE?



Creencia y confianza son dos pilares que, desgraciadamente, han dinamitado la sociedad del consumo y del bienestar a la que nos encontramos agarrados. ¿En qué tenemos confianza? ¿En quién y en qué creemos? Inseguridad en nuestros dirigentes y en muchas instituciones o la ausencia de confianza, de fe en alguien o en algo, aumenta nuestra vulnerabilidad. Nos hace más débiles.

1.-En el evangelio de este domingo, Jesús, se encuentra ante dos situaciones distintas pero con un mismo común denominador: existía fe allá donde se requería su presencia. Tanto el jefe de la sinagoga como la mujer que se iba en sangre confiaban plenamente su persona. Él, y con creces, premió esa fe con la salud.

La ciencia ayuda pero, bien lo sabemos, no lo es todo: llega hasta donde llega. ¿Quién puede sino Cristo arrancarnos de la muerte? ¿Quién puede sino Cristo ir más allá de esa frontera donde la técnica más moderna es incapaz de alcanzar? La técnica prolonga la vida (o la acorta). Cristo la mima, la recupera, la eterniza. La técnica necesita y mira al cuerpo. Cristo va más al fondo: a la persona, a la fe, al alma.

Ante una realidad donde parece sólo creíble lo que se demuestra o se ve, la fe, juega un papel fundamental: quien cree se salva. Quien cree vive la dimensión del dolor desde otra perspectiva. Quien pone en Jesús sus debilidades o sus hemorragias (internas o externas) está llamado a recuperarse, a sanarse.

-Flujos de desesperanza. Más allá de las promesas de nuestros gobernantes, hemos de poner nuestros ojos en aquel Dios que siempre pone aliento en nuestro camino.

-Flujos de sin sentido. Ante el pesimismo que nos invade (con la crisis cabalgando sobre nuestros hombros), el Señor nos invita a permaneced firmes en Él.

-Flujos de incredulidad. El consumismo nos ha acostumbrado a vivir bajo los dioses de lo placentero y en el camino fácil. ¿Qué consecuencias se derivarán de todo ello? El Señor nos señala un sendero: ser sus discípulos.

-Flujos de inquietud. Nos abruman muchos acontecimientos. Nos agobian las situaciones que nos rodean. Al tocar el manto de Jesús (la Eucaristía, la oración personal, los sacramentos) podemos revitalizar nuestro cuerpo físico y espiritual.

2.- La experiencia que tuvo Jesús (murió para ser resucitado por el Padre) la podemos tener cada uno de nosotros si somos capaces de dormir en la cruz con las mismas palabras de fe y de confianza con las que Él lo hizo: “En tus manos Padre encomiendo mi espíritu”. Al tercer día, Cristo saltó de la oscuridad a la luz, del absurdo a la vida, de la muerte a la resurrección. Confió, creyó y tuvo fe ciega en su Padre. Ello le valió, a Él y a nosotros, la redención de toda la humanidad.

A veces exigimos pruebas a Dios de su existencia y, en cambio, reclamamos poco a nuestra fe. A veces podemos considerar que ya son suficientes unas prácticas sacramentales, el estar bautizado o incluso el practicar de cuando en vez la caridad. ¿No hizo muchísimo más Cristo por nosotros?

-Además de caridad, con su cuerpo en la cruz, dio muestras de la grandeza de su amor

-Además de orar, defendió públicamente el Reino de Dios ante los poderosos de su tiempo

-Además de dejarse bautizar en el Jordán, no hizo ascos a ese otro bautismo de sangre: su muerte en cruz

¿Y aún nos resistimos a creer? ¿No habrá llegado el momento de publicitar, con todos los medios a nuestro alcance (especialmente desde la experiencia personal) que el manto de Cristo se sigue dilatando a lo largo y ancho del mundo? ¿No será que la humanidad, desangrándose en miles de flujos, desconoce que hay un Cristo que puede y desea taponar todas esas heridas sin más respuesta que la fe?

3.- ¡QUE NO ME FALTE LA FE!

Si llega la noche oscura, Señor,

que la venza con la luz de la fe

Si me alcanza el pesimismo y la angustia

que los supere con la alegría de la fe

Si me siento acorralado por las dificultades

que sepa descubrir el trampolín de la fe

SI me acechan dudas e incertidumbres

que se abra ante mí una hoja con palabras de fe.



¡QUE NO ME FALTE, JESÚS, LA FE!

Para responderte con generosidad

si, de mí, reclamas atención o compromiso

Para decirte que, sólo Tú eres el Señor,

si ante mí se alzan otros dioses extraños

Para seguirte, y no perderte,

si logro tocar el manto de tu Eucaristía

si alcanzo gustar el manto de la oración

si agarro, con fuerza, el manto de tu Espíritu



¡QUE NO ME FALTE, OH SEÑOR, LA FE!

Que me posibilita mirar más allá de mi mismo

de mis aflicciones y de mis egoísmos

de mi bienestar y de mis intereses

de mi comodidad o de mi pequeño mundo

de mis proyectos y de mis debilidades



¡QUE NO ME FALTE, SEÑOR, LA FE!

Y pueda verte, cuando estoy limpio

y sanarme cuando me encuentro por dentro sucio

Y pueda sentirte, cuando esto lleno de tanto

y cercano, cuando el mundo me deja vacío

Y pueda alabarte, cuando la vida me sonríe

y no olvidarte, cuando la suerte me abandona

Y te busque, cuando tantas cosas me seducen

y te encuentre, cuando todo es nada y hojalata

Amén


WebJCP | Abril 2007