LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: VII DOMINGO DE PASCUA. Solemnidad de la Ascensión del Señor a los cielos
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 20 de mayo de 2012

VII DOMINGO DE PASCUA. Solemnidad de la Ascensión del Señor a los cielos


Por Angel Moreno

Act 1, 1-11; Sal 46; Ef 1, 17-23 Mc 16, 15-20)

TEXTO BÍBLICO:
“Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.”

CONTEXTO:
“Jesús fue haciendo y enseñando hasta el día en que dio instrucciones a los apóstoles, que había escogido movido por el Espíritu Santo, y ascendió al cielo.”

“Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo.”

“Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas; tocad para Dios, tocad, tocad para nuestro Rey, tocad.”

CONTEMPLACIÓN
Humanidad resucitada de mi Señor Jesucristo, triunfador del dolor y de la muerte. Hijo amado de Dios, sentado a su diestra, que habitas para siempre en el seno de tu Padre y en el corazón de los que te aman, y haces del interior de las personas recinto celeste de tu amor trinitario.

Cristo glorioso, que revelas la bendición que supone dejar de verte corporalmente, para sentir el aliento de tu Espíritu, y para sabernos acompañados de tu presencia íntima y permanente.

Déjanos, Señor, percibir el espacio anchuroso de nuestro propio interior y gustar la relación enamorada que mantienes en la hondura del ser con los que te aman. No te has ido, tan sólo has dejado de mostrarte a nuestros ojos, para que te notemos presente en las entrañas.

Hoy nos adelantas en ti nuestro propio destino: vivir para siempre en el gozo, la luz, el amor, que significa sentarse a la derecha de Dios. Haznos profecía del cielo, por mostrar en nuestros rostros la semblanza con tu humanidad divinizada.

MISIÓN
- “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.”


WebJCP | Abril 2007