LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: VI Domingo de Pascua (Juan 15, 9- 17) - Ciclo B: RESPÓNDELE CON AMOR
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 10 de mayo de 2012

VI Domingo de Pascua (Juan 15, 9- 17) - Ciclo B: RESPÓNDELE CON AMOR



Quien descubre a Dios, sólo puede ofrecer, dar, entregar y regalar amor. Es como el arroyo que, empujado en sus inicios por la abundancia de nieve, va surcando y mojando rocas, montañas y valles con lo que la nieve le ha fecundado: agua.

1.- Dios es amor y, desde el mismo instante de la Navidad, nos ha mostrado el lado más débil de su ser Padre: nos ama. Por amor descendió (sin más ruido que el propio amor). Por amor ascendió a la cruz (sin más silbido que ese mismo amor) y, por amor, fue desplegándose a través de Jesucristo curando infectados, levantando muertos, calmando dolores y llamando a la vida:

-Los enfermos que tuvieron la suerte de tocar su manto, fueron sanados

-Los hambrientos que contemplaban la escasez de paz, fueron hartos

-Los tristes que oyeron el paso del nazareno, recuperaron la alegría

-Los egoístas y cerrados en sus intereses que tropezaron con él, se volvieron espléndidos y buenos.

Y es que, cuando uno choca con Jesús, a la fuerza responde con amor. Amor a Dios (piedad hacia el cielo) y amor hacia la humanidad (piedad volcada a las causas que nos producen sufrimiento, pobreza, injusticia, etc.).

¿Quieres saber si andas con Dios? Mira la dosis de amor que administras allá donde te encuentras. Ese será un buen termómetro para medir la calidad de tu unión con Dios.

2.- El amor, en Pascua, produce alegría. La Resurrección de Cristo ha sido el gran regalo de Dios a la humanidad. Con Cristo, la vida y la muerte, cambian de color. La vida, aun finalizando en la tierra, tiene proyección de futuro y, la muerte, aun siendo despeñadero en el que todos hemos de caer…lejos de tener un fondo siniestro es un paso que, lejos de ser definitivo, será superado por el don de la resurrección a la que estamos llamados. ¿Por qué? Porque, Cristo, venció, sufrió, padeció, murió y resucitó por amor. ¿Amor? ¡Sí! ¡Amor a Dios y amor infinito al ser humano!

Todo lo que toca Dios, automáticamente, lo convierte en surtidor de bondad y de delicadeza. ¿Queremos palpar a Dios? ¿Sabemos las consecuencias de estar cerca de Él? La primera, entre otras, amarnos, querernos, respetarnos, ayudarnos y procurar una vida mejor a cuántos nos rodean.

3.- “Yo tengo una fe a mi manera”, afirmaba un cristiano. Y, un sacerdote, le preguntaba: ¿Haces algo por los demás? ¡No! ¡Bastante tengo con mis problemas! ¿Das testimonio de Cristo? ¿Yo? –respondía el primero- ¡Es suficiente con que tenga fe! ¿Estás comprometido con los más desfavorecidos, eres caritativo, amas sin mirar a la persona amada? ¡Pero bueno! ¿Qué tiene que ver la fe con el amor?

4.- Esto, desgraciadamente, no es una caricatura. Abunda, por supuesto, en los dos bandos: en el lado de los que creemos en Jesús (y a veces nos fatigamos por hacer el bien a los demás) y en el lado de los que, no creyendo en Jesús o en Dios, presumen del amor al prójimo pero, ese amor, no es constante y a veces excesivamente ideologizado. Y es que, el amor cristiano, es caridad (no solidaridad). La caridad es ilimitada, no tiene en cuenta el color del pensamiento de la persona, no se fija si es para América, Asía o África, para el blanco o el moreno, el rojo o el verde. La solidaridad, muchas veces, acaba con los primeros fracasos o con decepciones. La caridad cristiana (el amor que viene de Dios) aguanta todo lo que haga falta porque arranca de la inspiración divina que nunca se acaba: del Padre.

5.- QUE NO FRACASE, SEÑOR

En el intento de descubrir y pregonar

la dignidad de las personas que me rodean

sólo así, Jesús, podré ser imagen tuya

En el testimonio del amor que se comparte y reparte,

en el convencimiento de que, el amor, engendra más amor

en la seguridad de que, el amor, se propone y no se impone

QUE NO FRACASE, SEÑOR

En sembrar, con amor, todo lo que soy y tengo

En decir, con palabras de amor, lo que pienso y espero

En transformar, con obras de amor,

aquello que, en tu nombre, toco con mis manos

En llevar, con amor, tú Palabra y tú aliento,

tu mensaje y tu reino, tu presencia y tu voluntad

QUE NO FRACASE, SEÑOR

En dar la vida, mirando si florecen resultados

En servir, esperando algo a cambio

En responderte, cuando el Evangelio me exige

En continuar el camino, sabiendo hoy y siempre,

que en esa aventura yo no estoy sólo

que Tú, Señor, me acompañas.

Que, Tú, Señor, eres la fuente del AMOR VERDADERO

Amén


WebJCP | Abril 2007