LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: La cerilla que encendió el fuego
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 9 de mayo de 2012

La cerilla que encendió el fuego


Publicado por OMPRESS
190 Años de la Fundación de la Pontificia Obra de la Propagación de la Fe

No podemos decirlo de otra manera más justa que esta si nos referimos a la fundación de la Propagación de la Fe. Su fundadora, esa joven mujer capaz de amar más allá de las fronteras del propio yo, del propio egoísmo, de la búsqueda, algunas veces desmedida, de aplausos y reconocimientos que poco y nada tienen que ver con el Evangelio. Paulina Jaricot fue la cerilla que encendió el fuego.

Remontarnos a los orígenes de la Propagación de la Fe para celebrar su 190° aniversario de fundación, es volver la mirada y el corazón, a la vida y el corazón de esta mujer, llena de Dios y con un amor entrañable a cada ser humano y toda la Iglesia.

Además, Paulina ha sido una genial organizadora, recordemos la manera en que puso por obra esa inspiración recibida de Dios al momento de la gestación de la Propagación de la Fe, en un invierno de 1819. Repasemos. El plan trazado consistía en formar grupos de diez personas, cada una de las cuales se comprometiera a formar otro grupo de diez. Cada una de estas personas estaría dispuesta a hacer una ofrenda de dinero por semana y a rezar una oración por las misiones cada día.

Era un plan sencillo que de a poco involucraba a todos y ayudaba a ir creando una conciencia misionera, tan necesaria en nuestros días para poder salir del circulo de las propias necesidades y ser capaces de abrir los ojos hacia el mundo, sobre todo hacia quienes viven en la desesperación y la soledad de la pobreza extrema, en las grandes periferias de este mundo globalizado.

Hoy, la Propagación de la Fe sigue teniendo esa vocación de servicio que Paulina le imprimió con el testimonio de su propia vida completamente entregada a las misiones. Hoy, esta Obra esta llamada a ser la “cerilla que enciende el fuego”, en medio de un mundo, con matices muy diferentes a los de la época de Paulina, pero desafiante como entonces, con grandes pobrezas que arrinconan a los más debiles y vulnerables, con grandes redes digitales que bien podemos leer como nuevos canales para llevar a todos el anuncio del Evangelio.Hoy, estamos llamados como en los origenes de esta Obra a despertar la conciencia misionera del entero Pueblo de Dios, a animar a la generosidad para servir a la causa del Evangelio colaborando con las misiones en todo el mundo.

También hay que decir que es bastante común que los amigos de Dios sufran persecución y malos entendidos, soledad y tantas otros sufrimientos…. Para Paulina no fue diferente, durante la gestación y luego en la puesta en marcha de la Obra de la Propagación. Muchos no la entendieron, otros la miraron con ojos llenos de envidia y tuvo que provar el abandono de Jesús y su soledad. Sin embargo el Cura de Ars, quien la conocia muy bien, no la abandonó; tampoco lo hizo María Dubois, aquella jovencita que el mismo Cura de Ars le habia mandado para que la acompañara. No abandonan los amigos en la hora más dificil o en la prueba, sino que allí están para sostener, animar y caminar junto al amigo. Así como se destaca la profunda intimidad con Jesús, en la vida de Paulina a lo largo de toda su vida, también sobresale la cruz, las marcas del crucificado. Estas marcas y su historia son el certificado de autenticidad de la Obra de la Propagación de la Fe como obra e inspiración de Dios.

Que esta santa mujer, nos anime a salir del propio cascaron de la mediocridad y la tibieza en la vida cristiana, nos ayude a ensanchar el corazón y a servir a Jesús anunciándolo a todos, acá, en nuestro propio lugar y más allá de las fronteras.

Huellas Misioneras

Los invitamos a rezar para que esta Obra siga viva y vigente en los cinco continentes.

Oración para obtener el milagro por la intercesión de la Venerable Paulina Jaricot quien fundó la Obra el 3 de Mayo de 1822

Tú inspiraste, Señor, a Paulina María Jaricot
la fundación de la Obra de la Propagación de la Fe,
la organización del Rosario Viviente
y su compromiso radical
con el mundo obrero.

Dígnate ahora apresurar el día en que la Iglesia
pueda celebrar la santidad de su vida.
Haz que su ejemplo
arrastre a muchos cristianos
a entregarse al servicio de la evangelización
para que los hombres y mujeres de hoy,
en toda la tierra,
descubran tu Amor Infinito,
manifestado en Jesucristo Nuestro Señor
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo
por los siglos de los siglos.

Amen


WebJCP | Abril 2007