LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 05 de Mayo de 2012 - IV SEMANA DE PASCUA - Ciclo B
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

viernes, 4 de mayo de 2012

Evangelio Misionero del Día: 05 de Mayo de 2012 - IV SEMANA DE PASCUA - Ciclo B


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 14, 7-14

A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos:
«Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto».
Felipe le dijo: «Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta».
Jesús le respondió: «Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen?
El que me ha visto, ha visto al Padre.
¿Cómo dices: "Muéstranos al Padre"?
¿No crees
que Yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí?
Las palabras que digo no son mías:
el Padre que habita en mí es el que hace las obras.
Créanme: Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí.
Créanlo, al menos, por las obras.
Les aseguro
que el que cree en mí
hará también las obras que Yo hago,
y aún mayores,
porque Yo me voy al Padre.
Y Yo haré todo lo que ustedes
pidan en mi Nombre,
para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
Si ustedes me piden algo en mi Nombre, Yo lo haré».

Compartiendo la Palabra
Por Mª Luz García

Queridos amigos y amigas:
Conocer, ver, creer, hacer, son cuatro verbos que articulan este fragmento del evangelio de Juan. Son, en realidad, dimensiones interiores de la relación personal del Hijo con el Padre, y de los discípulos con Cristo. El conocer, en este contexto, implica afinidad, familiaridad. Conocer a alguien, a un apersona, no se logra por la mera objetividad; requiere contacto personal.
“El que me ve a mi, ve al Padre”, esta respuesta de Jesús a la pregunta de Felipe es una de las más densas de todo el evangelio por lo que se refiere a la Cristología. Ver a Jesús es ver al Padre. La razón objetiva reside en que Jesús es el Hijo y el Padre está presente en él, habla en él, actúa en el.
El texto nos llama a fijar la mirada en él, a ver a Jesús. Se trata de un ver especial. No es suficiente un ver superficial. Es menester un ver penetrante. Se fija en la profunda identidad de Jesús; experimenta que escuchar a Jesús es escuchar a Dios mismo; que aceptar las obras de Jesús es aceptar las obras de Dios mismo.
Esta es la experiencia original cristiana. A través de los gestos de Jesús se transparentan los de Dios mismo; a través de la apertura y la misericordia de Jesús se realiza la apertura y la misericordia de Dios mismo; a través del amor entrañable de Jesús es el Padre mismo el que revela y realiza su identidad amorosa.
En el lenguaje de la teología hemos expresado esta experiencia original del Nuevo Testamento diciendo que Jesús es el sacramento de Dios; la vida histórica de Jesús es la parábola viva del Padre.
En la oración trato de revisar mi propia experiencia religiosa confrontándola con lo leído en la Palabra. ¿Qué dice el texto? ¿Qué me dice a mí? ¿Puedo confesar personalmente que para mí Jesús es el sacramento vivo de Dios Padre? ¿Qué revela de mi mismo este evangelio? ¿Qué me pide que haga?


WebJCP | Abril 2007